Relaciones Exteriores convoca consultas con embajador en Managua en protesta por el territorio de Ortega en general |  España

Relaciones Exteriores convoca consultas con embajador en Managua en protesta por el territorio de Ortega en general | España

La Embajadora de España en Manuagua, Maria del Mar Fernandez-Palacios.
La Embajadora de España en Manuagua, Maria del Mar Fernandez-Palacios.EMBAJADA DE ESPAÑA EN NICARAGUA

La cancillería convocó a consultas este miércoles a la embajadora de España en Manuagua, María del Mar Fernández-Palacios, en protesta por una nota emitida ayer por el gobierno nicaragüense, «en la que se hicieron acusaciones graves e infundadas contra España y sus instituciones». así como mentiras groseras sobre el poder judicial y el proceso electoral ”. La convocatoria de consultas del embajador es una de las formas más duras de protesta diplomática, un preludio de la ruptura de relaciones.

Más información

La nota de la Cancillería nicaragüense, que provocó la reacción del ministro José Manuel Albarez, acusó a España de «inadmisible injerencia en los asuntos internos de Nicaragua» e inmiscuyó en totum revolutum La respuesta de las autoridades españolas al desafío de la independencia con la guerra sucia contra ETA. El gobierno de Daniel Ortega condenó «la cínica y constante injerencia, injerencia e injerencia» en sus asuntos internos, «inapropiada para gobiernos y regímenes democráticos que violan constantemente los derechos de sus pueblos a la autonomía o procesos autónomos de independencia».

A continuación, recordó a España «sus graves problemas pendientes, que se remontan a la década de 1980, cuando su entonces presidente socialista [en cursiva en el texto]“El señor Felipe González creó los denominados Grupos Terroristas de Liberación (GAL), que tiñeron para siempre a España de responsabilidad por crímenes de lesa humanidad nunca investigados ni juzgados”. La nota añade que España no ha aclarado “ninguno de esos crímenes de odio y de lesa humanidad que la ONU no prescribe: es decir. democracia perfecta”.

Condena por violaciones de derechos humanos

Nicaragua se ha convertido en un paria internacional frente a las violaciones sistémicas de los derechos humanos por parte del gobierno encabezado por Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. El régimen de Managua ha eliminado cualquier alusión a la democracia en las elecciones parlamentarias del 7 de noviembre: tras la detención de 32 líderes de la oposición el viernes pasado, se canceló el único candidato de la oposición en las elecciones, Alianza Ciudadanos por Libertad (ACxL).

En un comunicado pidiendo consultas con el embajador, la Cancillería española recordó que «las decisiones tomadas por el gobierno nicaragüense para impedir la participación de la oposición en las elecciones generales […]junto con la aprobación de un marco legal represivo, quitan las debidas garantías al proceso electoral en proceso de creación y privan de credibilidad a sus resultados ”. Tras rechazar «categóricamente» la nota de la Cancillería nicaragüense, la Cancillería exigió que Nicaragua «respete los compromisos internacionales de derechos humanos y sus propias disposiciones constitucionales, garantizando los derechos de todos sus ciudadanos y la libre participación política».

El lunes pasado, Asuntos Exteriores lamentó la decisión de revocar la personalidad jurídica de la candidatura de la oposición y llamó a Ortega a «liberar de inmediato a los actores políticos detenidos, restablecer la personalidad jurídica de los partidos políticos de oposición y las organizaciones de la sociedad civil y permitirles postularse en las elecciones.»

La crítica española a las medidas represivas del tándem Ortega-Murillo es compartida por Estados Unidos y la Unión Europea. El gobierno nicaragüense convocó este lunes a consultas con sus embajadores en Argentina, México, Colombia y Costa Rica, cuyos líderes habían criticado los ataques a los líderes de la oposición y previamente habían convocado a sus respectivos embajadores en Managua para consultas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *