Refugio Juncal: Mujer fructífera de Ecuador ha albergado a 10.000 migrantes venezolanos en su casa desde 2017. |  Que se esta moviendo ...  Planeta del futuro

Refugio Juncal: Mujer fructífera de Ecuador ha albergado a 10.000 migrantes venezolanos en su casa desde 2017. | Que se esta moviendo … Planeta del futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección «Planeta del futuro» por su aporte informativo diario y global a la Agenda 2030. Si quieren apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

En el patio de la casa de Carmen Carselen (Ibara, Ecuador, 1971) se amontonan sillas y colchones de plástico blanco, y al fondo un televisor de plasma, que emite una serie de dibujos animados. De uno de estos muros de cemento enyesado cuelgan las nueve reglas de la Casa Refugio Juncal, en las que se puede leer: «Agradece, esta casa es de una familia que quiero (sic) que abra sus puertas para recibirte».

Esta vendedora de frutas y verduras de Ipiales, ciudad colombiana cercana a la frontera con Ecuador, se dedica desde hace cuatro años, sin descanso ni ayuda económica, a ser refugio de todos los venezolanos que huyen de su país y pasan por la ciudad de El Juncal desde sólo 2.500 habitantes ubicados al norte de Ecuador, en Imbabura, la región fronteriza con Colombia. «Nunca pensamos que mi casa se convertiría en un refugio, solo pensamos en ayudarlos», explica Carmen, recordando la tarde en que comenzó todo. Ella y su esposo, luego de un día de mercado, conocieron a 11 niños, uno de los cuales se desmayó y les suplicó «y se lanzaron al auto» para pedir un plato de comida. Según el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR), son los primeros de 10.000 venezolanos a los que Carselen les ha concedido asilo en casa y de forma gratuita desde 2017. La mayoría de los migrantes huyen a pie de Venezuela para llegar a Perú o Chile, o se quedan en Ecuador.

Más información

«Tuve que volver a mi propio pasado para averiguar por qué estaba haciendo todo esto», explica emocionada Carselen, sentada en su sala de estar, a la que se accede cruzando la cocina industrial ubicada en el primer piso de una casa de tres pisos. , lo que llevó a alimentar a cualquiera que pareciera tener hambre. Cuando solo tenía 10 años, su padre, un mayorista adinerado con un grave problema de alcohol, tiró su ropa a la carretera y la echó de la casa. Incluso antes, a los cinco años, había dejado varias cicatrices en su cuerpo, que señala en su brazo y garganta al recordar esos días. Decidió no volver y buscar la casa de su hermano a pie. “Y dormía en la calle, en un parque, porque era muy joven y no encontraba bien la dirección. Nadie me ayudó, así que siempre retrocedo en el tiempo y hago lo que la gente no ha hecho por mí. Esa es mi lógica «, dijo.

Carcelen, que viaja casi todos los días al mercado de Ipiales, excepto los jueves y domingos, para vender la mercadería y así tener dinero para vivir y mantener su centro de acogida, admite que llora mucho. ser humano. «Es lo mejor que puedo hacer en mis años», dijo, refiriéndose a su refugio, que ahora centra su vida.

«Somos un gran equipo», explica orgullosa de su familia. Esta mujer afrohereditaria de voz enérgica y mirada profunda tiene ocho hijos: seis varones, todos biológicos, y dos hijas adoptivas, a quienes cuida tras la muerte de sus respectivas madres. A cada uno de ellos, de 30 a 12 años, se le asigna una tarea en casa: cocinar, lavar platos, registrar nuevas visitas … Se encargan de llevarlos al médico si hay alguien que se lesione, o buscar ropa, zapatos. … Si voy, sé que no tengo nada de qué preocuparme. Me quito el sombrero ante lo que hacen.

Sus instalaciones han llegado a 500 personas en un día para comer y hasta 138 para dormir

Durante las primeras medidas improvisadas en su albergue, recuerda Carmen, realmente recibió mucha ayuda del barrio con donaciones de arroz, ropa y zapatos, que poco a poco se fueron desvaneciendo. Desde el inicio de la pandemia, el servicio jesuita lo ha estado ayudando durante siete meses con la compra del 70% de los alimentos, y ACNUR proporciona kits de higiene y limpieza para los nuevos visitantes. “En los días en que todas las puertas estaban cerradas y se veía mucha gente caminando, parecíamos ver zombis pasando, con muchos niños y enfermos tirados en la calle”, se queja Carcelen, quien dice que solo se quedó con su casa cerrada durante ocho días. Sus instalaciones han acogido a 500 personas en un día, para comer y hasta 138 para dormir.

Reglamento del albergue El Juncal.
Reglamento del albergue El Juncal.Belén Hernández Hernández

El secreto para mantener su hogar en un lugar de paz, como explica Carcelen, es el estricto cumplimiento de las reglas: las armas, las drogas y las peleas están prohibidas. “En mi casa esto no se califica ni se clasifica, y así como se da un plato de comida a los buenos y a los malos. No soy Dios para juzgarlos ”, dijo, lamentando que en algún momento de esos cuatro años hubiera sido acusado por líderes políticos de la región de usar el lugar como tapadera para la trata de personas o el narcotráfico.

Carselen, quien forma parte del coro de la iglesia y tiene profundas creencias religiosas, disfruta de un contacto y conversación constante con los «transeúntes» que llegan a su puerta, y les explica que les cuenta la historia de los primeros «migrantes» en la tierra. José y María, que no recibieron posada. “Puede resultar que al 70% de Venezuela ya no se le pueda ayudar, pero hay un 30% que son estos niños y hombres que vienen aquí a caminar, que se pueden salvar, que son la esperanza para este 70%”.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo,, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro boletín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *