Real Madrid y Girona se disputan La Liga con el gol por bandera | Fútbol | Deportes

Bellingham y Dobvyk. Pero también Stuani, Rodrygo o Joselu. Esta temporada es testigo de sus nombres una y otra vez. Son los máximos goleadores de los dos equipos que, en principio, pugnan este curso por conquistar La Liga. Por un lado, el Real Madrid. Los blancos están viviendo una época dulce en la competición liguera, con tan solo una derrota frente a cuatro empates y unas meritorias 18 victorias de 23 partidos disputados.

Pero su mayor pesadilla es un equipo catalán. Y no es su histórico rival. Un sorprendente Girona les combate jornada sí y jornada también por ser la cabeza de la clasificación. Muchos equipos sin títulos son capaces de colocarse en zona Champions cuando el sol golpea fuerte en agosto, pero ya pocos son capaces de mantener el ritmo en Navidad. Solo el Real Madrid llegó a la cifra de 55 puntos a estas alturas del campeonato.

El conjunto de Ancelotti se queda con los puntos, pero los pupilos de Míchel, con los goles. El Girona está a seis goles de pulverizar el registro que dejó en la temporada pasada. Si la clasificación fuese por goles y no por puntos, primero y segundo se cambiarían los papeles. El Barça ocupa el tercer lugar con 47 goles, y el Atlético le sigue con 45.

El Girona tiene atino. Y mucho. Sus goles esperados (también llamados xG, es la probabilidad de que una ocasión sea gol según cómo haya sido la jugada) es bastante inferior a las veces que han cambiado el marcador a su favor. No todo es tan dulce más al sur de Cataluña. El Barça lidera las estadísticas de xG muy por encima de los combinados punteros de la clasificación. El Real Madrid, así como el Girona, también marca una cifra de goles esperados inferior a los tantos que ha marcado.

Trabajo colectivo con dos destellos

Que el Girona y el Real Madrid hayan alcanzado, a estas alturas del campeonato, semejante cifra goleadora, se explica por la cantidad de jugadores que han visto cómo su hambre de gol se saciaba al fondo de la red. Siete jugadores, tres de los de Míchel por cuatro de los de Ancelotti, han anotado esta temporada en liga más de cinco goles. Pero detrás de esto, muchas veces hay un pase mágico, o uno fortuito, de un compañero que regala un gol. Ocho jugadores han realizado cuatro o más asistencias durante estas 23 jornadas, cuatro cada conjunto.

Unos números escandalosos que, al extrapolarse a Europa, bien continúan a la cabeza de la liga española, pero no así al liderato general. Las cifras que marcan, en una carrera por el pichichi del campeonato nacional, el ucranio Dovbyk y el inglés Bellingham, a los que se une el español Mayoral para gozo del Getafe, chocan con nombres asociados al gol, como los clásicos Kane (Bayern de Múnich) y Mbappé (PSG), así como Lautaro Martínez Inter), Guirassy (Stuttgart), Openda (Leipzig), Haaland (Manchester City) o Salah (Liverpool).

Respecto a cómo aprovechan los minutos que disponen, a pesar de que hay más blancos que promedian por partido más goles esperados y asistencias esperadas (la probabilidad de gol de un pase que acaba en remate), dos rojiblancos (el mencionado Dobvyk y el incombustible Stuani) se sitúan en lo alto de goles y asistencias esperadas por partido.

Las remontadas por bandera

Si por algo se caracterizan estos conjuntos, es por la mentalidad de ganador que muestran en cada partido. Los datos resaltan que reciben muchos goles al poco de iniciar el encuentro. El Real Madrid ha sufrido un tercio de los goles en contra en los primeros 15 minutos. El Girona, casi la mitad a la media hora de juego.

Pero el partido para ellos no acaba ahí. El árbitro y no la cabeza es quien decide en qué momento termina el encuentro. Así lo muestran las reacciones tras el paso por banquillos de ambos conjuntos: del minuto 45 al 75, Ancelotti les mete la idea a sus chicos de marcar. Casi la mitad de los goles blancos se han anotado en este periodo. El Girona, por su parte, pone la quinta marcha cuando el cuarto árbitro comienza a preparar la pantalla del tiempo de descuento,

Por no hablar de los tiempos de descuento. Ambos conjuntos solo han recibido tres goles (dos el Girona por solo uno del Madrid) más allá del 90, cuando hay poco tiempo de reacción. Sin embargo, los blancos han visto puerta hasta cuatro veces después de que se mostrase el ‘90+’, por tres del Girona.

El Real Madrid golpeó primero en la ida, con un abultado 3-0 a finales de septiembre que aún figura como la única derrota del Girona. Pero los números indican que la animación y la emoción pueden caracterizar la jornada de hoy.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Sobre el Autor