Protestas en Colombia: Lucas Villa y la generación cansada del uribismo  Opinión

Protestas en Colombia: Lucas Villa y la generación cansada del uribismo Opinión

Dos manifestantes en Yumbo, al norte de Cali, este martes.Andrés González / AP

Era el octavo día de protestas y Lucas Villa estaba extasiado porque sintió que su vida tenía sentido por primera vez. Su liderazgo en sus campañas se había ganado la admiración y el respeto de los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, de donde se graduaría en pocos días como instructor de educación física a los 37 años.

Lucas tuvo dificultades para navegar. A los 20, se fue con mochilas a viajar por el mundo; Se convirtió en instructor de capoeira, experimentó con el budismo, con el yoga y finalmente aterrizó en Pereira a la edad de 34 años. En ese momento, su madre, acosada por la maldición económica, tuvo que salir del país e inventarse una nueva vida en Barcelona como empleada doméstica, trabajo que le permitió enviar dinero a Pereira para mantener a sus hijos.

Lucas protestó por primera vez durante las marchas de 2019, en las que miles de jóvenes salieron a las calles para demostrar su descontento con el gobierno del Duque, no solo por sus políticas sociales y económicas, sino también por la suspensión de un acuerdo de paz. visto por su mentor Uribe como una «transmisión del castrismo-chavismo».

Esta indignación se detuvo abruptamente por la pandemia, pero solo para alimentarla. El año pasado, la pobreza llegó al 42% y, según el DANE (Estadísticas Administrativas Nacionales), hay alrededor de 1.700.000 familias que ya no pueden comer más de dos comidas al día.

Hace quince días, cuando los manifestantes volvieron a las calles, Lucas reapareció. El día anterior tenía la costumbre de abrazar a los miembros de Esmad (una fuerza policial creada para contrarrestar las atrocidades de la protesta, que había sido severamente cuestionada por su brutalidad). Subieron a los autobuses para hablar sobre la huelga, para informar a la gente lo que significaban las protestas. Lucas, como me dijeron sus hermanos, estaba cansado de tener que vivir en un estado corrupto y violento que ni creía ni quería. A las 19:30 horas del 5 de mayo recibió un disparo mientras estaba sentado en el viaducto de Pereira, lo que impedía el paso de vehículos.

Los bloqueos han creado muchos problemas en muchos sectores. Pero también los utilizaron para justificar a civiles armados que sacaron sus armas y dispararon contra los manifestantes. Esto sucedió en Kali cuando un grupo de camiones blancos conducidos por civiles armados atacaron al mingo local, que llegó a apoyar a los jóvenes en sus protestas. Un radical murió y varios más resultaron heridos en el ataque. Estos civiles armados contaron con la complicidad de la policía y la aprobación de la «buena gente», un léxico que reflejaba la existencia de una sociedad profundamente racista y excluyente.

Más información

Lucas fue estigmatizado y golpeado brutalmente. Esa es la única forma de explicar por qué le clavaron ocho balas en el cuerpo. No queda rastro del crimen, pues de manera inusual la luz del viaducto se apagó en el momento exacto en que fue disparado y, según el portal de La silla vacia, lo único que se escuchó decir a los asesinos fue: «¡Para los extraños, para bloquear!»

Es decir, Lucas Villa fue asesinado porque un rastreador de Pereira, que había sido dañado por los bloqueos, quiso matarlo. Podían haber llamado al diálogo con los manifestantes o por el peso de la ley, que en las regiones suele estar del lado de los fuertes, pero no lo hicieron. Ni siquiera se molestaron en amenazarlo o intimidarlo, para mantener su forma. Simplemente lo rociaron como si fuera un acto de limpieza social.

La estigmatización sirve para discriminar y deshumanizar al adversario con el fin de destruirlo sin ningún motivo ético. Lo hicieron con Lucas, con el ming local en Cali, y eso fue lo que hizo el presidente Duke con la protesta. Desde que comenzaron las marchas hace 15 días, Duke ha hecho todo lo posible por condenarlas, poniéndose un manto de duda para provocar desconfianza, miedo y rechazo. Luego de 15 días de desempleo, todavía no los reconoce como interlocutores, aunque fue por su presión que tuvo que retirar su reforma tributaria. Lanzada por Uribe, el presidente trató la protesta como una amenaza a la seguridad nacional y acabó con todos los manifestantes en Lucas Villa en las calles de enemigos internos, convirtiéndolos en objetos de represión y abuso de fuerza. De esta magnitud es la distorsión de los discursos de la muerte en Colombia.

Según la ONG Tremor, ya han sido asesinados 47 jóvenes, la mayoría de ellos en brutalidad policial. Otros, como Lucas, han sido asesinados por la mano negra del paramilitarismo, que nuevamente ha desempolvado sus armas.

Lucas fue denunciado como peligroso antisocial. Fue tratado como un «gamin», como «bien muerto» y como un «bandido» sin ninguna evidencia. Pero aun así lo mataron.

Sus asesinos no sabían que la protesta le permitió a Lucas recuperar su confianza. Como otros, la protesta les quitó el hambre. Ahora, gracias a las cocinas compartidas que han instalado varios puntos de resistencia, muchos jóvenes de Kali pueden comer tres veces al día.

En esencia, estas protestas son un plebiscito contra el uribismo y sus dogmas estigmatizantes. Creen con razón que merecen nuevas historias que devuelvan la esperanza a su país. No son tontos, han visto al Uribismo manejar el país como su finca desde hace 25 años, y saben que si no cambian de rumbo, los pocos cambios sociales que se han hecho se pueden revertir. También saben que no es la primera vez que están solos y que las encuestas de desempleo superan el 70%.

Ojalá los políticos y los medios de comunicación estén al mismo nivel que esta generación, que ya se despide de Uribe.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *