Protestas colombianas: Fiscal colombiano mata a dos manifestantes que bloqueaban la carretera en Cali |  Internacional

Protestas colombianas: Fiscal colombiano mata a dos manifestantes que bloqueaban la carretera en Cali | Internacional

La Cruz Roja Colombiana recogió el cuerpo del fiscal linchado luego de disparar contra dos manifestantes.LOUIS ROBAYO / AFP

Kali vuelve a ser el epicentro de la violencia durante otra jornada de protestas en Colombia. Este viernes, tres personas murieron en el distrito La Luna de la tercera ciudad de Colombia. Los videos transmitidos en las redes sociales muestran a un fiscal, armado y vestido de civil, que huye después de disparar contra dos manifestantes. En represalia, un grupo de hombres encapuchados lo persiguió y lo linchó hasta matarlo. El fiscal general Francisco Barbosa confirmó que era empleado de esta organización, pero aseguró que no estaba de servicio. «A Freddie Bermúdez se le unió el Cuerpo Técnico de Investigación y, según la información recopilada hasta el momento, disparó a varias personas, matando a algunos civiles», confirmó Barbosa, lamentando la muerte de los tres. El presidente Iván Duque viaja a la ciudad para asistir al Consejo de Seguridad ante el caos que estalló durante la jornada.

Según versiones que han aparecido en Cali, Bermúdez se molestó por el retén y utilizó su donación de armas contra los manifestantes. Los videos muestran a uno de los jóvenes que murió en el asfalto. Esta situación surgió entre los que bloqueaban la vía y los que querían cruzar. La lucha trajo esta loca situación de muerte y dolor ”, dijo el alcalde de Kali Jorge Ivan Ospina y llamó a la calma y al diálogo. En Candelaria, también en el departamento del Valle del Cauca, se informó del asesinato de un joven perteneciente al llamado «frente» de los manifestantes. Según el alcalde de la ciudad, Jorge Elieser Ramírez, hubo un «enfrentamiento entre la comunidad y los jóvenes que estaban en las barricadas (bloqueos)». La gobernadora Clara Luz Roldan reconoció que la situación de seguridad estaba sobrepoblada y fijó un horario de tarde a partir de las 7:00 p.m.

Conversaciones interrumpidas

En medio de esta situación de deterioro en algunos lugares, principalmente en departamentos del Pacífico colombiano como Valle del Cauca y Cauca, donde en los últimos días se han incendiado una sede judicial y una alcaldía, las conversaciones entre el gobierno y el comité de huelga se han estancado. . El preacuerdo para la instalación de una mesa de negociación aún no ha sido aprobado, con las partes ancladas en sus líneas rojas. Si bien el comité de huelga exigió como pasos iniciales garantías de movilización, cese la represión policial y el presidente Iván Duque se resuelva a condenar los abusos de las fuerzas de seguridad, ahora el ejecutivo exige a las organizaciones que convocan marchas que rechacen y levanten los bloqueos. A pesar del deterioro de la seguridad en Cali, se llevaron a cabo marchas pacíficas en el resto del país un mes después de que comenzara la huelga nacional.

Más información

El desbloqueo de carreteras se ha convertido en una prioridad de fricción, y el gobierno ahora está rechazando la figura del corredor humanitario que han exigido los manifestantes. «Para el gobierno nacional, este tema está fuera de discusión», dijo Emilio Archilla, delegado de cohesión de Duke. “Necesitamos dejar en claro que los bloqueos representan una amenaza para los derechos de todos los colombianos. Afectan la movilidad, el empleo, el emprendimiento, el flujo de bienes y servicios, destruyen puestos de trabajo ”, dijo este viernes el propio mandatario en una entrevista con Blu Radio. “No solo debemos rechazarlos, sino cultivarlos con toda la capacidad de la fuerza pública en el territorio.

Para el gobierno, la crisis también se ha producido en el ámbito de la diplomacia, ya que Colombia ha sido objeto de incesantes críticas por la represión de las protestas y reiterados episodios de uso excesivo de la fuerza a lo largo del mes. En este frente, la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez pasó la semana en Estados Unidos, donde viajó para limitar los daños desde que fue nombrada canciller. Este viernes se reunió con el secretario de Estado Anthony Blinken, quien, según su gabinete, «expresó su preocupación y condolencias por la pérdida de vidas durante las recientes protestas» y «reiteró el derecho indiscutible de los ciudadanos a protestar pacíficamente». El jefe de la diplomacia estadounidense también respaldó el difícil diálogo entre el gobierno del Duque y el comité de huelga, además de reafirmar el compromiso de la administración Biden con la paz en Colombia.

A pesar de que la gira del nuevo canciller está dominada por las cuerdas en torno a la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Colombia, como afirman diversas organizaciones sociales, el encuentro con Blinken es un logro de la maltrecha diplomacia colombiana. El gobierno lo describió como la primera visita de un líder latinoamericano. El punto de acceso social se produjo cuando Bogotá todavía luchaba por remodelar las relaciones con Washington después de apostar por la reelección del republicano Donald Trump, lo que dejó a muchos líderes demócratas irritados. Cincuenta congresistas del partido del presidente Biden se apresuraron contra el liderazgo de las protestas e incluso exigieron la suspensión de la asistencia policial colombiana.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *