Protestas: Colombia enfrenta la peor pandemia en medio de disturbios sociales |  Internacional

Protestas: Colombia enfrenta la peor pandemia en medio de disturbios sociales | Internacional

Un grupo de manifestantes participó en Kali en una protesta contra el gobierno de Ivan Duke, el 30 de abril de 2021.
Un grupo de manifestantes participó en Kali en una protesta contra el gobierno de Ivan Duke, el 30 de abril de 2021.LOUIS ROBAYO / AFP

Hace apenas unos días, Colombia superó el medio millar de muertes diarias por primera y única vez durante la pandemia.

Esta tercera ola sorprendió al país, así como a muchos (no a otros) el estallido de protestas que comenzaron con el Paro Nacional el pasado miércoles. Los ciudadanos acuden a él con (y no menos importante) una tasa de pobreza relativa, que cierra el 42% en 2020, según el Departamento Nacional de Estadística, dato que no se veía desde 2012.

La cifra es mayor en las ciudades, lo que de hecho representa casi la totalidad de este aumento. Según los relatos del DANE, la epidemia, como fenómeno urbano inevitable tanto en la infección como en las medidas tomadas para controlarla, ha generado tres millones de nuevos pobres en Colombia. 1,1 millones en Bogotá.

El número de muertos revela que las ciudades verdaderamente grandes de Colombia han «desplazado» los picos: primero el Caribe: Barranquilla (junto con su único vecino) y Cartagena; entonces entraría la capital; y de ahí que Medellín buscará un crecimiento más sostenible en el tercer trimestre de 2020.

Medellín también será la primera en explotar en este tercer pico, junto con el rebrote en Barranquilla, que sorprendió a quienes creen que la propagación del virus en el año anterior será una barrera inmunológica suficiente, llegando al 60% según estudios basados ​​en pruebas de anticuerpos representativas realizadas por la autoridad epidemiológica nacional.

No por varias razones, todas estaban relacionadas con el hecho de que la inmunidad no es un valor absoluto, sino relativo. En este caso, hay al menos dos cosas en juego: primero, la distribución de los casos pasados ​​no debería haber sido territorialmente homogénea. Si se concentran en determinados barrios, en determinadas familias o zonas de cada ciudad, significa que el virus ha tenido suficiente para entrar en estas zonas potencialmente infecciosas. A esto hay que agregar un segundo factor decisivo: durante este año pandémico, le dimos al virus tiempo y espacio en el mundo para mutar y mejorar su capacidad de escapar de la inmunidad adquirida por infecciones pasadas. No del todo, pero sí lo suficiente. Por ejemplo: se estima que estos conservantes sirven solo 54% -78% frente a la variante conocida como P1 de origen brasileño. Algo parecido le pasa a alguien que nació en Reino Unido. Ambos, con una presencia probada en Colombia, probablemente hayan jugado un papel clave en la extraordinaria velocidad ganada por este nuevo pico.

Cabe recordar que las consecuencias de las protestas, si las hubiera, aún no aparecen en los datos, debido al doble retraso entre la fecha de contagio y la aparición de los síntomas, así como la confirmación de la infección en datos oficiales.

La vacunación está aumentando pero ausente

La única herramienta universal que el mundo ha encontrado contra el virus es la vacunación. Se realiza en Colombia desde mediados de febrero, pero su crecimiento es lento en comparación con Argentina, Brasil o México.

El principal obstáculo para que esta curva se acelere es la llegada de dosis a Colombia, obstaculizada por la oferta y la demanda limitadas, que llega a toda la población mundial. Para superar esta limitación, el gobierno colombiano sumó a los acuerdos anunciados en diciembre y enero, la compra urgente de varios millones de dosis a la farmacéutica Sinovac, que debían llegar entre marzo y abril. Con esto, esperábamos lograr un sostenido 200.000 dosis administradas al día, el ritmo necesario para la meta marcada por el gobierno: 70% de la población vacunada antes de fin de año.

Pero Sinovac ha retrasado los partos, posponiendo los aumentos esperados (y provocando la necesidad de una segunda dosis para muchas personas mayores de 70 años que deben ser reprogramadas). Así, aunque la tendencia es alcista y hay varios días con cifras por encima de las 150.000, solo en raras ocasiones la meta antes mencionada es superar las 200.000.

Como no se abre la restricción de oferta global, las autoridades colombianas han optado por flexibilizar el orden que han establecido para la administración de vacunas: por ejemplo, incluir a todas las personas entre 50 y 59 años en la siguiente etapa, que generalmente solo consideran enfermedades acompañantes y determinados perfiles laborales. Además, el Ministerio de Salud sigue de facto una política de fases superpuestas: activa las primeras dosis para los menores de 65 años cuando aún quedan dosis secundarias para administrar a los ancianos (pero asegura que se conserven los viales necesarios para ello); y la próxima etapa comenzará antes de que las personas de 60 a 65 años estén completamente vacunadas.

Esta decisión prioriza la eficiencia sobre otras consideraciones, como la equidad. La frecuencia territorial de vacunación por sujetos también muestra cómo las desigualdades en el acceso a la salud se reflejan en la implementación del plan.

Las áreas tradicionalmente menos atendidas por el estado están rezagadas en las tasas de vacunación. La excepción en la región amazónica se debe a una estrategia de contención contra el virus de Brasil, un país fronterizo que alcanzó su punto máximo unas semanas antes que Colombia. Pero más allá de eso, áreas como la ciudad portuaria de Buenaventura tienen cobertura, que es solo una quinta parte de la Barranquilla caribeña, con un sistema de salud más saludable.

La próxima reforma del sistema de salud es, de hecho, otro tema polémico en las movilizaciones en curso. Aparte de los detalles de dicha regulación, que es bastante ambiciosa, el tema principal es que el 95% de la cobertura de salud que disfruta la población colombiana en papel no se convierte en igualdad de acceso para toda la población. Así, si bien la protesta puede abordarse con argumentos más o menos a favor de la reforma, la base más plausible es un reclamo de equiparación territorial y entre personas con acceso efectivo a la salud.

Aquí, como ocurre con otras personas que dudan sobre la insatisfacción, el problema parece estar más en el desarrollo efectivo y, sobre todo, justo de la capacidad estatal que en los grandes cambios comunicativos o normativos.

Mientras tanto, la tercera ola avanza junto con la vacunación, que, como en otros países, parece estar funcionando. Al menos esto sugiere una evolución menos pronunciada de las defunciones en el segmento de población mejor cubierto: los mayores de 80 años. Sus antecesores inmediatos, los de 70 a 79 años, siguen sin embargo el mismo ritmo, sumando otra tragedia a un país que los ha ido acumulando recientemente.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *