Por qué se recomienda que su hijo viaje en reversa durante el mayor tiempo posible  Mamás y papás

Por qué se recomienda que su hijo viaje en reversa durante el mayor tiempo posible Mamás y papás

Anna Barsenilla está segura de que el viaje inverso salvó la vida de su hijo de seis años cuando sufrió un brutal accidente el pasado 14 de junio. Un coche chocó contra su carril a la entrada del túnel de Bolumbourou de Zala (Vizkaya) y chocó de frente con ellos. “Quedé completamente inconsciente después del impacto, pero mi hijo, que viajaba en la parte de atrás con la silla al revés, se desató de la silla y caminó hacia adelante para alcanzarme y soltarme el cinturón, ya que quería salvarme”, dijo. me dijo más tarde ”, explica por teléfono. Los conductores de los vehículos, que se movían en la parte trasera en ambas direcciones y lo presenciaron, dieron la alarma y confirmaron que el niño estaba completamente ileso. El conductor del otro vehículo, aunque intentaron reanimarlo, murió. Anna tuvo que ser sacada por los bomberos en un rescate bastante complicado, ya que sufrió múltiples heridas y estaba inconsciente y la llevaron en helicóptero al Hospital de Cruz. «Tuve una cirugía de emergencia en la rodilla derecha y la pierna izquierda. A la semana siguiente y después de varias transfusiones me operaron la pelvis, que me mantiene en silla de ruedas, y tengo que ir a rehabilitación durante una hora al día. Anna dice que hay graves consecuencias en este momento: está aprendiendo a caminar de nuevo, recuperando masa muscular y equilibrio. Calculan que pasará un año en rehabilitación.

Más información

A ContraMarcha Salva Vidas viene insistiendo desde hace años en la importancia de utilizar sistemas de retención infantil que se opongan a la marcha a través de campañas informativas y difundiendo la seguridad de los vehículos a través de redes sociales, medios y blogs. Jesús Rodríguez, guardia de seguridad civil y asesor técnico en sistemas de retención infantil, miembro fundador de la asociación, explica que viajar con mochila a la caminata es la opción más segura hasta tener al menos cuatro años. ¿Por qué hasta cuatro años? «Porque a esta edad, un niño con un percentil medio todavía está construyendo la estructura ósea, los músculos del cuello y la columna. Si tenemos un accidente automovilístico y el niño no viaja en reversa, su cabeza sobresaldrá hacia adelante, lo que hará que sus músculos, que aún no están formados, no puedan soportar este agarre, lo que puede provocar más lesiones ”, dijo. . También insiste en que cuatro años no es el límite, porque hoy, gracias a muchos fabricantes de sistemas de retención infantil, esta medida de seguridad se puede extender más allá de esa edad. «Hay sistemas de retención infantil anti-marcha que se pueden utilizar hasta 125 cm de altura o 32 kg de peso, dependiendo de la marca y modelo del sistema de retención infantil», añadió.

Con los hashtags #AcmAlMaximo y #SigoViajandoSeguro, la asociación lanzó este jueves 30 de septiembre una campaña para concienciar sobre la necesidad de ampliar el uso de los sistemas de retención infantil en la marcha durante el mayor tiempo posible para minimizar los daños al caso de una vía. accidente. El caso del incidente en el que sobrevivieron Anna Barcenila y su hijo es el mejor ejemplo. Sin embargo, desde la asociación, señalaron que ha vuelto a los niveles de 2015 en cuanto a información sobre los sistemas de retención infantil. “Hay muchas familias que entienden que sus hijos tienen que viajar de espaldas a la caminata en los primeros años de su vida, pero no tienen tan claro que tienen que seguir de espaldas a la caminata más allá de lo obligatorio, que es es lo que es hoy. es de 15 meses o nueve kilogramos según la normativa de homologación de la silla usada. Creemos que la información no llega a las familias con tanta claridad como hace unos años. Y como no es la ley sino el conocimiento lo que salva vidas, queremos recordar que los niños deben viajar el mayor tiempo posible de espaldas a la caminata, después de los cuatro años recomendados ”, dice el experto en seguridad vial y Premio Ponle Brake 2015.

Aunque durante el embarazo preparamos cuidadosamente todo lo necesario cuando nace el bebé, los expertos en seguridad recuerdan que el sistema de seguridad infantil también debe ser una prioridad. El precio ya no es excusa para no optar por estos sistemas, porque, según Jesús Rodríguez, actualmente es posible comprar un asiento trasero seguro a un precio asequible. “Encontramos en el mercado sillas con almohadilla Plus Test, que es una señal de que una silla ha superado pruebas incluso más exigentes que las pruebas de homologación básicas, por menos de 200 euros. Sillas que te darán una vida útil de entre tres y cinco años, dependiendo del crecimiento del niño que las utilice ”, dijo.

Una medida que no llega

Anna Barsenila dice estar segura de que si su hijo no hubiera viajado en reversa, habría tenido graves consecuencias neurológicas que no le habrían permitido llevar una vida normal o incluso habría muerto porque el golpe fue brutal. De hecho, el niño vuelve a viajar con un sistema de retención trasero y, dice su madre, «lo hará siempre y cuando tenga una silla de peso y altura que se lo permita». Dado que los estudios han demostrado que dar marcha atrás reduce el riesgo de lesiones y rescatistas y que la propia DGT recomienda colocar la silla en la dirección opuesta a la caminata durante el mayor tiempo posible: ¿por qué no se completa el cambio en la regulación? de circulación para que los niños viajen hasta al menos cuatro años en reversa? “En 2013, soy la directora de la DGT María Seguí, se intentó hacer obligatorio el uso de sillas mirando hacia atrás en España a los cuatro años. Desafortunadamente, esto quedó en la experiencia. Necesitamos preguntarle a la DGT por qué esta medida, que se ha demostrado que salva vidas, no continuó ”, se queja Jesús Rodríguez.

El número 218 de la revista Traffic and Road Safety de la DGT ya incluía un artículo «Mejor» en 2013, mirando hacia atrás, anunciando que la DGT ofrecería el uso de estos sistemas durante al menos cuatro años. «Esto ya era conocido para los menores de dos años, ahora se sabe para los menores de cuatro», dijo Juan Carlos González Luque, titular de la Unidad Coordinadora de Investigación de la DGT, en el artículo mencionado. El texto también incluye la posición de diversos organismos internacionales, como la Sociedad Estadounidense de Pediatría de Estados Unidos, el Departamento de Transporte del Reino Unido o el Consejo Alemán de Seguridad Vial, a favor de maximizar el viaje de regreso a la caminata; y se ha utilizado para negar áreas comunes alrededor de estos sistemas, como el problema del aumento de mareos, nerviosismo en los niños o la posibilidad de lesiones por espacio limitado.

Este cambio habría puesto a España a la vanguardia de la seguridad vial infantil, pero la reforma del Reglamento, que finalmente entró en vigor en 2015, no incluyó definitivamente esta medida, sin conocer muy bien el motivo de su rechazo. Hasta que él llega, hay campañas para informar y concienciar a las familias para que amplíen el sistema de detención el mayor tiempo posible de espaldas a la caminata. Para que se puedan contar historias como la del hijo de Anna.

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook,, Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *