Perú incinera los restos del terrorista Abimael Guzmán por orden de la Fiscalía  Internacional

Perú incinera los restos del terrorista Abimael Guzmán por orden de la Fiscalía Internacional

La policía está trasladando los restos de Abimael Guzmán a una morgue en Lima este mes.
La policía está trasladando los restos de Abimael Guzmán a una morgue en Lima este mes.Fotógrafo autónomo / EFE

El cuerpo del fundador del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, permaneció en la morgue del Callao en Lima durante 12 días hasta la madrugada de este viernes, cuando representantes de la Fiscalía y los Ministerios de Justicia e Interior lo trasladaron al crematorio de Hospital de la Marina en el mismo barrio donde fue incinerado. El trámite fue posible luego de que hace una semana el Congreso aprobó un reglamento que permite a un fiscal ordenar la incineración de los restos mortales de los condenados por terrorismo o traición a la patria, así como de miembros de líderes subversivos que fallezcan en prisión. El presidente Pedro Castillo firmó la ley el pasado sábado. El Ministerio Público dijo que la fiscalía de Calao, que se encarga de evaluar la identidad de los restos, completó el trabajo el miércoles. Los resultados de la prueba de ADN fueron los más largos conocidos.

Guzmán murió el 11 de septiembre a la edad de 86 años de neumonía luego de complicaciones de salud a mediados de julio. Nacido en Arequipa, estudió derecho y filosofía, es profesor y cuerpo administrativo en la Universidad de San Cristóbal de Huamanga (en Ayacucho) y en la década de 1970 fundó el grupo político maoísta y sectario, que opera especialmente entre los sindicatos. La organización inició la «lucha armada» en mayo de 1980 para tomar el poder estatal y destruir el sistema democrático. En 20 años, las actividades terroristas de Shining Road han provocado más de 31.000 muertes. El período de conflicto interno dejó más de 69.000 muertos, según el informe final de la Comisión sobre verdad y reconciliación de 2003.

Más información

Elena Iparagire, esposa del fundador de la organización terrorista, solicitó al Ministerio Público los restos de Guzmán, pero la solicitud fue rechazada. La ley promulgada por el Parlamento y el Ejecutivo, relativa a los restos de miembros de la dirección de grupos terroristas, establece que la cremación se realiza después de una autopsia y se basa en la protección de la «seguridad nacional y el orden interno», que podría verse afectado durante el traslado, entierro o entierro de dichos cadáveres.

Un comunicado del Ministerio del Interior dijo en la mañana del viernes que apoyaba las acciones del Ministerio de Justicia para dispersar las cenizas «con un tiempo y lugar de naturaleza preservada, como exige la ley». El periódico La republica Informó que el ministro de Justicia, Aníbal Torres, y el ministro del Interior, Juan Carasco, estuvieron con un fiscal durante la cremación.

La norma, que prevé la cremación de los cadáveres de líderes terroristas, llegará a casi una decena de presos, entre ellos Iparagire, que cumple cadena perpetua desde que un grupo de reconocimiento de la policía antiterrorista detuvo a Guzmán y a la dirección de Luminous Road en Lima en septiembre. 1992. Guzmán fue condenado a cadena perpetua por un tribunal integrado por jueces no identificados – jueces impersonales – y sin garantías del debido proceso. Una resolución de la Corte Constitucional dictaminó que, durante la última década, debe ser juzgado una y otra vez y condenado a cadena perpetua por las masacres de Lucanamarca (Ayacucho, 1983) y Tarata (Lima, 1992). En el primer caso, miembros de Shining Road mataron a 69 pobladores, y en la capital detonaron un carro bomba que mató a 25 personas e hirió a más de 200.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

El exsecretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, el abogado Ronald Gamara, dijo a EL PAÍS que esperaría una decisión interina sobre el destino del cuerpo del líder terrorista. «Hablo como un activista de derechos humanos: puede haber una decisión que respete el derecho de la esposa a disponer de los restos y al mismo tiempo proteger el orden y la seguridad del estado», dijo al diario. El experto agregó que pensaría lo mismo de los restos de Osama bin Laden.

Gamara, un ex abogado anticorrupción, también dijo que se podría esperar una acción legal internacional sobre la ley supuestamente afectada, ya que la norma, aprobada hace una semana, tiene nombre propio. «No promuevo este tipo de acciones, pero es probable», dijo. Algunos de los prisioneros con similar suerte en el crematorio fueron Oscar Ramírez Durand, apodado «Feliciano», y Florindo Flores Hala, apodado «Artemio», quienes no fueron detenidos con Guzmán, sino en años posteriores. Ramírez pasó a un operativo policial en 1999, mientras Flores permanecía escondido entre las montañas y la Amazonía peruana, con una columna armada dedicada al narcotráfico, y finalmente fue arrestado en 2012.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y obtenga todas las claves de información de la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *