Paul Rusesabagina: Ruanda se declara culpable de terrorismo en Hotel Rwanda |  Internacional

Paul Rusesabagina: Ruanda se declara culpable de terrorismo en Hotel Rwanda | Internacional

Un tribunal ruandés condenó el lunes a Paul Rusesabagina, el personaje ruandés interpretado en la película por el actor Don Cheadle, a 25 años de prisión por pertenecer a una organización terrorista. Hotel Ruanda (2004). Este era el veredicto esperado, ya que en septiembre de 2020, el avión en el que viajaba Rusesabagina a Burundi aterrizó en el aeropuerto de Kigali. Fue arrestado en la capital de Ruanda y acusado de «nueve cargos de terrorismo, incendio premeditado, secuestro y asesinato contra civiles inocentes y desarmados en suelo ruandés, incluido el distrito de Nyabimata-Nyaruguru en junio de 2018 y el distrito de Nyungwe-Nyamagabe en diciembre», como explicó la Oficina de Investigación de Ruanda (RIB) en ese momento. Human Rights Watch describió el arresto como una «desaparición forzada», mientras que el jefe de inteligencia de Ruanda aseguró que Rusesabagina había «caído en una trampa impecable».

Más información

La película de 67 años, inspirada en Rusesabagina, cuenta la historia de la astucia y la astucia que tuvo que contratar como gerente actual del Hotel Mille Collins en Kigali para proteger a más de 1.200 personas durante el genocidio de 1994, que terminó en apenas Cien días, con 800.000 vidas, la mayoría de la etnia tutsi asesinada a machete, quemada viva o baleada a quemarropa por rebeldes hutus.

«La isla del miedo en un mar de fuego», como describe Rusesabagina al hotel de lujo, que a través de cerveza, muchos dólares en efectivo, puros y una mezcla de encanto y convicción, le permite mantener vivos a sus clientes y a las personas que acudir en busca de ayuda, se convirtió en un referente de lo sucedido tanto en Ruanda como en el extranjero, donde el silencio y la inacción fueron luego vistos como vergonzosos fracasos por parte de la comunidad internacional. Dos años después del genocidio, Rusesabagina, una hutu casada con una mujer tutsi, recibió amenazas de muerte y decidió ir a Bélgica, donde solicitó asilo y luego obtuvo la ciudadanía. Reanudó su vida en la discreción que siempre lo había caracterizado. Condujo un taxi, compró una casa en las afueras y pocos años después emigró a Estados Unidos, donde residía cuando viajaba, durante el cual fue detenido, acusado de ser «fundador, líder, patrocinador y miembro de redes terroristas violentas». , extremistas «y fuerzas armadas como el Movimiento para el Cambio Democrático en Ruanda (MRDC) y PDR-Ihumure», como lo justifica el RIB por emitir una orden de arresto internacional en su contra.

La popularidad que logró con la película. Hotel RuandaAunque cuestionado por algunos de los supervivientes, esto permitió a Rusesabagina formar una coalición en oposición al gobierno de Paul Kagame, el comandante rebelde tutsi, que asumió el poder después de que sus fuerzas capturaran Kigali, poniendo fin al genocidio. Rusesabagina nunca negó pertenecer al MRDC y financió a su brazo armado, el Frente de Liberación Nacional (FLN), desde el exilio, pero negó que «quisiera que los objetivos de los ataques fueran civiles».

En un mensaje de video de 2018 utilizado por la oficina del fiscal para la cadena perpetua, Rusesabagina dijo que era hora de usar «todos los medios posibles para cambiar Ruanda». El ex empresario y activista acusa al gobierno de Kagame de violar los derechos humanos y una política anti-hutu que perpetúa la división y el enfrentamiento en el país.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

«Este proceso no tiene nada que ver con la película o su estatus de celebridad, sino más bien con las vidas de los ruandeses perdidos por sus acciones y las organizaciones a las que pertenecen o lideran», dijo Kagame en un comunicado realizado por Rusesabagina. comenzó el juicio. En ellos, asegura que el grupo creado en el exilio está librando una lucha «diplomática» por representar a los millones de refugiados y exiliados ruandeses que no se atreven a regresar al país. «No somos una organización terrorista», dijo a la cámara.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *