PASO 2021: Semana de vértigo para que el peronismo argentino recupere los votos |  Internacional

PASO 2021: Semana de vértigo para que el peronismo argentino recupere los votos | Internacional

El peronismo cerró filas para ganar votos y retener el poder en el Congreso argentino. El gabinete, creado por la guerra abierta entre el presidente Alberto Fernández y su segunda, Cristina Fernández de Kirchner, luego de la derrota en las primarias comenzó como un rollo de vapor para recuperar el terreno perdido de cara a las elecciones parlamentarias del 14 de noviembre. Anuncios de reunión, reuniones a las ocho de la mañana en la sede de gobierno y anuncios de medidas políticas y económicas destinadas a mejorar los bolsillos y el humor social de los argentinos.

El nuevo jefe de gabinete, el veterano líder peronista Juan Manzur, está a cargo de la comunicación oficial. En una presentación pública de la nueva publicación, Manzur anunció el martes, junto con la ministra de Salud, Carla Vicotti, que se habían levantado casi todas las restricciones que aún estaban vigentes debido a la pandemia de COVID-19. Las máscaras ya no eran obligatorias en las calles y otros espacios abiertos; las fronteras estarán totalmente abiertas al turismo extranjero: se ha permitido que los establecimientos comerciales, gastronómicos y culturales vuelvan al 100% de su capacidad; y se permitió el regreso del público a eventos masivos, como el fútbol, ​​la religión pagana de los domingos en Argentina.

Más información

Fuera de las puertas, se acabó la crisis política que paralizó al Poder Ejecutivo argentino. «Redoblaremos nuestros esfuerzos», dijo el miércoles el presidente en una de sus pocas apariciones públicas esta semana al encabezar la apertura de una facultad de medicina en las afueras de Buenos Aires. Rodeado de líderes nacionales, alcaldes y simpatizantes, Fernández reiteró que había escuchado el mensaje expresado en la elección y decidió darle un nuevo impulso a la política de gobierno.

Argentina realiza elecciones parciales el 14 de noviembre, eligiendo la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. El partido gobernante controla ambas cámaras, que perdería si se repite la enorme derrota de hace dos semanas. La oposición Unión Juntos por el Cambio ganó en 18 de las 24 provincias en las elecciones primarias del 12 de septiembre, en las que se votó a los candidatos a diputados nacionales. Todas las áreas importantes quedaron en manos de la oposición, incluida la provincia de Buenos Aires, bastión histórico del peronismo y responsable de casi el 40% del voto nacional. En las ocho provincias donde se votaron los preliminares a senadores, seis quedaron en manos de la oposición y dos en las del partido gobernante.

La campaña electoral de los próximos dos meses se centrará en la economía. Mientras la oposición estudia los próximos movimientos, el gobierno está acelerando su recuperación económica con medidas de consumo. El martes ordenó un aumento del 52,7% interanual del salario mínimo, que en marzo llegará a 33.000 pesos (unos 300 dólares al tipo de cambio oficial). Tras varios años de pérdida de poder adquisitivo, el aumento supondrá una recuperación real de los salarios más bajos al superar la inflación, que se espera rondaría el 48%. Para las clases más pudientes, el ejecutivo eximió del pago del impuesto al trabajo a quienes ganaban menos de 175.000 pesos brutos mensuales (casi $ 1.700, al tipo de cambio oficial, 900 en el mercado informal).

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

La semana que viene, se espera que el gobierno anuncie un bono de emergencia para los jubilados y las personas de menores ingresos más afectados por la pandemia COVID-19 y la cuarentena impuesta para tratar de reducir su impacto. Las restricciones han profundizado la crisis que atraviesa el país desde 2018, y la pobreza se ha elevado al 42% de la población, la cifra más alta en casi dos décadas.

«Estos eran anuncios previstos para después, pero después de perderlos se aceleraron», dijo la politóloga Lara Goiburu, dado que el gobierno ha tomado la iniciativa y antepone la política económica a la utilidad. «En noviembre, veremos si estas medidas son suficientes para poner más dinero en los bolsillos de la gente o si los ciudadanos quieren reformas estructurales», preguntó.

Además de impulsar políticas públicas, el ejecutivo también busca recuperar territorios que el 12 de septiembre dieron la espalda a la coalición gobernante Frente de Todos y votaron por la oposición, como la provincia de Buenos Aires y gran parte del norte argentino. «El peronismo manda», dijo Manzur, quien se encuentra de licencia como gobernador de la norteña provincia de Tucumán, como antesala a la primera reunión conjunta de gabinete, en la que resurgieron figuras con mucha experiencia política, como Aníbal Fernández, ahora al frente. de la cartera. de Seguridad y Julián Domínguez, Ministro de Agricultura.

«Manzur tiene un buen diálogo con los gerentes [provinciales] y Domínguez con los alcaldes de la provincia de Buenos Aires. Hay una lectura sobre un retorno al peronismo, que se reconecta con el territorio y su programa tradicional de garantizar pan y trabajo, no al peronismo metropolitano, con programas relacionados con el siglo XXI hasta ahora ”, dijo Goiburu.

En los barrios, activistas políticos y dirigentes de movimientos sociales afiliados al gobierno van de casa en casa buscando al 32% de los argentinos que han optado por no ir a las urnas, a pesar de que el voto es obligatorio en Argentina. Ellos decidirán el resultado de las elecciones legislativas y con él la maniobrabilidad del gobierno durante los próximos dos años.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y obtenga todas las claves de información de la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *