para Volodymyr Zelensky, la presidencia rusa de la ONU prueba «la quiebra» de la institución

Metropolitano Pavlo bajo arresto domiciliario

El metropolita Pavlo, al frente de un famoso monasterio en Kiev cuyos monjes, acusados ​​de estar vinculados a Moscú, son objeto de una notificación de expulsión, fue asignado este sábado a residencia por sesenta días por la justicia ucraniana.

“El juez de instrucción decidió aplicar una medida preventiva en forma de arresto domiciliario de 24 horas al sospechoso”, anunció el tribunal de la capital ucraniana a cargo de este caso. Y eso “durante un período de sesenta días como parte de la investigación preliminar, hasta el 30 de mayo de 2023”añadió.

Por lo tanto, el dignatario religioso debe “usando un dispositivo de monitoreo electrónico” Y “abstenerse de comunicarse con testigos en el contexto de procesos penales”señaló el tribunal.

Acusado de haber justificado la invasión rusa

Según el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), el metropolitano Pavlo es sospechoso de haber «justificó la agresión armada de la Federación Rusa contra Ucrania y glorificó a sus participantes» así como tener «violó la igualdad de los ciudadanos sobre la base de sus creencias raciales, nacionales, regionales (y) religiosas». Acusaciones refutadas por el hombre de Iglesia.

Hoy temprano, el metropolita Pavlo fue interrogado por las autoridades ucranianas, antes de que el tribunal hiciera pública su decisión, tres días después de que él y los monjes en cuestión fueran objeto de una notificación de expulsión, en el contexto del conflicto entre Ucrania y Rusia.

Este dignatario religioso fue luego enviado a un tribunal en Kiev para una audiencia seguida en particular por un periodista de AFP. Sin embargo, esto se aplazó inicialmente hasta el lunes, el metropolitano Pavlo no se sentía bien, antes de lograr reanudar.

“La colocación del metropolitano Pavlo bajo arresto domiciliario por cargos falsos es una consecuencia natural, ¡ay!, de la anarquía creada por el gobierno ucraniano”por su parte, denunció en un comunicado el jefe de relaciones con los medios de comunicación de la Iglesia ortodoxa en la capital rusa, Vladimir Legoida.

Sobre el Autor