Pandemia reduce la movilidad geográfica de los trabajadores a su nivel más bajo en una década |  Ciencias económicas

Pandemia reduce la movilidad geográfica de los trabajadores a su nivel más bajo en una década | Ciencias económicas

Un pasajero pasó por el aeropuerto de Barajas el año pasado entre tiendas y bares cerrados.
Un pasajero pasó por el aeropuerto de Barajas el año pasado entre tiendas y bares cerrados.Effe

La pandemia ha acelerado algunas tendencias y ha detenido otras. Entre ellos se encuentra la movilidad geográfica de los trabajadores: el año pasado solo el 2,1% de los empleados cambiaron de municipio a residencia, el porcentaje más bajo en más de una década, según las últimas Estadísticas de movilidad laboral y geográfica publicado este viernes por Instituto Nacional de Estadística (INE). En 2019, justo antes de que COVID-19 forzara el bloqueo y asestara un duro golpe a la economía global, la movilidad geográfica de los empleados en España alcanzó su punto máximo en 2011.

INE construye el suyo Estadísticas de movilidad laboral y geográfica, que se publica una vez al año, cruzando el padrón municipal con los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) y tomando como referencia el primer trimestre de cada año. La edición publicada este viernes, que abarca los tres primeros meses de 2021, refleja que ha disminuido el número de ocupados y parados que se han desplazado en el último año. “La tendencia entre 2017 y 2020 fue creciendo y ahora ha bajado a una proporción muy alta, ya sea porque no tenía sentido pasar a trabajar, porque la contratación estaba por debajo de la del año normal, o porque era más complicado para la logística, «dijo Valentin Bote. director de Randstad Research.

Más información

Porque la pandemia no ha hecho más que exacerbar el impacto de cualquier recesión en el mercado laboral: ralentiza aún más la movilidad de los trabajadores, que se ve como una especie de termómetro que mide la salud de la economía. Si es alto, las cosas van bien; si cae, hay vientos recesivos. Esto se refleja en las estadísticas del INE a partir de 2010. Los años en los que la movilidad laboral desciende, además de 2020, son los de la crisis económica, en particular 2013 y 2012, en los que también se produjo una caída significativa en el número de empleados.

Sin embargo, lo que sucedió el año pasado no tiene precedentes. En términos porcentuales, el número de empleados ha disminuido menos que en 2012 y 2013, pero la movilidad ha disminuido mucho más desde entonces. «Al analizar las cifras de estas estadísticas, hay que tener en cuenta que las relativas a la movilidad en el último año se han visto afectadas por las limitaciones derivadas de la pandemia del covid-19», dijo el INE en una nota.

Bote enfatiza que hay una gran diferencia entre la crisis financiera y la de COVID-19. «El primero estaba entre comillas, solamente crisis económica. En este caso, hay un componente de salud que ha complicado muchas cosas ”, dijo. No solo ha asestado un duro golpe a la economía, especialmente a los sectores relacionados con el turismo, y ha limitado la movilidad a un mínimo de meses; esto también provocó incertidumbre sobre la vuelta a la normalidad. “Cambiar de vivienda y de municipio por una familia es una decisión económica muy importante que se debe tomar en un entorno de incertidumbre. En tiempos de crisis, justo cuando aumentan los ahorros, también se posponen las grandes decisiones familiares.

Solo el 2,1% de los empleados

En números absolutos, 407.600 de los 19.206.800 ocupados en el primer trimestre de 2021, el 2,1% del total, han cambiado de municipio en el último año. En el caso de los desempleados con más probabilidad de reubicarse, así como de los jóvenes, los trabajadores temporales y los extranjeros, el porcentaje es ligeramente superior (3,5%), aunque es el más bajo de la serie y más de un punto porcentual por debajo del el máximo alcanzado en el año anterior (4,7%).

Donde se han producido cambios importantes, está en la lista de comunidades con mayor movilidad geográfica entre los empleados. La clasificación la lidera Madrid: el 2,8% de sus trabajadores se han desplazado en el último año. Le siguen Castilla-La Mancha (2,6%), Cantabria, Galicia, País Vasco, Cataluña, Navarra y Castilla y León, que se sitúan por encima de la media nacional del 2,1%. Las Illes Balears, que en la edición anterior eran la tercera región más móvil, ocupan el último lugar. La Rioja y Canaria también se encuentran en la mitad inferior del ranking, cuando en la publicación de hace un año ocuparon el primer y segundo lugar respectivamente.

Javier Blasco, director de Adeco El Instituto del Grupo explica que la movilidad ha caído más en aquellas comunidades que han impuesto restricciones muy estrictas, como Andalucía, y que son muy dependientes del turismo. Y recuerda que España tampoco es campeona de la movilidad geográfica: más del 30% de los empleados siguen viviendo en el mismo municipio donde nacieron, según el INE. Una pregunta que, según Blasco, tiene mucho que ver con motivos culturales relacionados con la preferencia por ser propietario de una vivienda: «Es una doble hipoteca: con el banco y por la falta de movilidad geográfica».

Trabajar a distancia

Los analistas ya han advertido que la pandemia y la detención ralentizarán la movilidad geográfica, aunque dudaron de un elemento que ha invadido la vida de millones de españoles precisamente por la crisis de salud: el teletrabajo. Sin embargo, los datos del INE dejan claro que la posibilidad de realizar ejercicios de larga distancia, forzados por la crisis de salud, aún no ha afectado a la movilidad.

«Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. De hecho, hay algo de frustración, porque trabajar de forma remota tenía que significar que mucha gente se había mudado a la España vacía, y estaba claro que no era así ”, dijo Blasco. «No creo que se vea el impacto en la movilidad hasta que tengamos una buena comprensión de lo que es el teletrabajo y hasta que las empresas tomen las decisiones finales».

Bote de Randstad también cree que es demasiado pronto para saber cómo afectará el teletrabajo a la movilidad laboral. Pero cree que hay un viaje. Explica que antes de la crisis, el nivel de trabajo intensivo a distancia -más de la mitad de los días laborables a distancia- no llegaba ni al 5%, mientras que ahora ronda el 10%.

«Esperamos que se consolide entre un 7% y un 7,5%». Esto no significa que todo el mundo vaya a cambiar de municipio, pero el potencial surge sobre todo en las grandes ciudades ”, explica Bote. “Ahora se está trabajando más a distancia en Madrid, a pesar de que el precio de los inmuebles es más alto y las casas son pequeñas. Esto genera tensiones, que podrían dar lugar a un salto en las estadísticas el próximo año. Pero no debemos olvidar que además de la vivienda, elementos como las escuelas, la infraestructura sanitaria, el transporte influyen en la decisión. ¿Y el posible impacto ya se verá en 2021? «Eso esperamos, porque eso sería una señal de que esta crisis ha terminado», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *