Ocho años de prisión para el presidente de Osbank y cuatro años para el pseudolíder sindical Manos Limpias |  Ciencias económicas

Ocho años de prisión para el presidente de Osbank y cuatro años para el pseudolíder sindical Manos Limpias | Ciencias económicas

El ex presidente de Ausbanc, Luis Pineda, en un expediente.

El tribunal nacional condenó al presidente de la Asociación de Consumidores de Servicios Bancarios (Ausbanc) Luis Pineda a ocho años de prisión y al secretario general del pseudo-sindicato Manos Limpias Miguel Bernad a cuatro años por chantajear a bancos y empresas para que paguen en a cambio de evitar acciones legales o campañas de desprestigio en su contra. Los fiscales han solicitado la sentencia de Pineda de más de 118 años de prisión y más de 24 años para Bernad.

En una sentencia de 195 páginas, los Magistrados de la Sección Cuarta de la Sala Penal condenaron a Pineda a cinco años de prisión por un delito continuado de extorsión y tres más por fraude, mientras que Bernad fue condenado a tres años por un delito de extorsión y otro año. por el mismo delito en el grado de experiencia. La sala también condenó al vicepresidente de Ausbanc, Ángel Garay, a un año de prisión y a María Mateos, directora del Departamento Jurídico, a seis meses de prisión, ambos por complicidad en extorsión.

Más información

Por el contrario, la Corte absolvió a los otros seis imputados (la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete y los directores de Ausbanc Alfonso Solé Gil, María Teresa Cuadrado, María Isabel Medrano, Rosa Aparicio y Luis María Jordana) de todos los delitos que se les imputan: es. organización delictiva, extorsión, denuncia falsa, amenazas, fraude, blanqueo de capitales y administración desleal.

Como comprobó el tribunal, la conspiración creó Ausbanc en 1986 y, con el fin de ‘obtener dinero en busca de una ganancia impulsada por Pineda’, mientras demandaba a entidades financieras, promovió acuerdos extrajudiciales de conciliación. El ejercicio de la acción colectiva, dicen los jueces, fue simplemente una herramienta para que las entidades accedan a reclamos económicos formalizados a través de acuerdos publicitarios u otras fórmulas. En caso de que accedieran a firmarlo, aun cuando el proceso fue iniciado o seguido por los abogados de las delegaciones territoriales, se abandonó cualquier solicitud adicional.

Si se da la circunstancia de que las entidades no cumplen con los requisitos económicos que normalmente impone Pineda, ya sea porque el contrato publicitario implica costos excesivos o porque el legal es inasequible, esto puede derivar en un efecto reputacional negativo de diferente naturaleza, o por medio de publicaciones noticiosas. que no corresponden a la realidad o por la “difusión hiperbólica” de un hecho aislado en la entidad en cuestión, incluso mediante la organización de manifestaciones frente a la sede del banco.

Las campañas de ataque a la marca oa sus gestores se modulaban en función de si finalmente se rendían a sus pretensiones económicas firmando acuerdos o renovándolos.

La decisión establece que los pagos efectuados se disfrazaron como anuncios en las revistas Ausbanc, cuyas copias se distribuyeron gratuitamente, con la excepción del 2% de las ventas, o como «estudios de mercado» realizados por el denunciante. revisiones de decisiones judiciales, ya sea mediante patrocinio u otros eventos.

El tribunal explicó que la relación entre Luis Pineda y Miguel Bernad comenzó a fines de 2012 y se prolongó hasta 2016, cuando fueron rescindidos debido al proceso judicial en curso. Según la Sala, dado que Ausbanc Consumption ha emprendido una acción civil contra las entidades bancarias, Pineda ha advertido que otra forma de obtener grandes sumas de dinero es a través del proceso penal. Para ello, estableció la fórmula obvia de cooperación con “Manos Limpias”, que como acusación popular insistió o apareció en diversos procesos con gran cobertura mediática.

Al hacerlo, a cambio de alimentar a Ausbanc con Manos Limpias, que se subsistía en gran parte con aportes gratuitos, Miguel Bernad le dio al imputado Pineda la oportunidad de comparecer en el proceso penal con la exclusiva idea de solicitar el dinero investigado, para incrementar su fondos propios y del grupo Ausbanc a cambio de insistir en su despido o desvío del procedimiento, ya que dicho procedimiento es compartido por ambos y aplicado por ambos ”, se lee en la sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *