"No se conoce una etapa de tanta agitación en la historia de Canarias".  Comunidad

«No se conoce una etapa de tanta agitación en la historia de Canarias». Comunidad

El presidente del Gobierno de Canarias Ángel Víctor Torres (Arucas, Gran Canaria, 1966) tuvo que afrontar una larga serie de circunstancias adversas en tan solo dos años de mandato: un devastador incendio forestal en su isla natal, la quiebra del turoperador inglés Thomas Cook, turista cero provocada por la pandemia, el aumento del paro y la pobreza … La erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, es el último y más brillante episodio. Asegura, sin embargo, que tiene la decisión y el apoyo de todo el país para enfrentarlo. «Creo que quizás la parte más difícil aún está por llegar».

Pregunta. Han pasado dos semanas desde la erupción. ¿Cuál es la valoración que realiza el Gobierno de Canarias sobre la erupción del volcán y sus consecuencias durante este período?

La respuesta. Permanecemos en estado de emergencia. No podemos decir que la situación se esté estabilizando. Este fenómeno es diferente, por ejemplo, del fuego. En este caso, todavía estamos en Tiempo Y existe el riesgo de que en las próximas semanas tengamos algunas sorpresas desagradables. Espero que no.

pag. Hay muchos frentes que se abren. Quizás la más urgente sea la crisis de la vivienda. ¿Cuáles son las medidas tangibles que ya han tomado las administraciones al respecto?

R. Hay fases que van desde la inmediatez a medio y largo plazo. El primero consiste en responder a las personas que se han quedado sin hogar. Por eso encontramos unos 300 que el gobierno puede comprar. Más de 100 de ellos se adquirirán antes de fin de año, algunos incluso en dos semanas. Este es un trabajo enorme que debe hacerse rápidamente, que no tiene precedentes y que requiere la cooperación y participación de cuatro administraciones.

pag. Muchos de los afectados han perdido los hogares donde vivían sus abuelos y familias. ¿Planea rechazar la transferencia fuera de lo que ha sido su entorno durante años?

R. Si. De hecho, cuando aparecí por primera vez después de la erupción, expliqué que el gobierno ya estaba trabajando en un decreto ley que permitiría la reclasificación de tierras para que, donde no se permitiera la urbanización, los residentes pudieran construir casas y así mantener sus raíces.

pag. ¿Cómo será la comisión mixta creada este viernes para afrontar la crisis?

R. La coordinación será con el gobierno de Canarias, junto con el de España. Pero existen diferentes competencias. Los municipios los tienen en servicios sociales; El Cabildo los tiene en guardia; y el gobierno de Canarias, en vivienda, en el sector primario o en el empleo, que complementaremos con fondos propios o del gobierno central. Liberaremos a los que sean necesarios: este no es un problema económico.

Lo que puede ser más lento es el proceso administrativo. Para ello, hemos tomado decisiones de recursos humanos para equipar la Oficina Única de Atención, que se abrirá en unos días para dar respuesta a quienes ahora puedan choque. Hay que ponerse en la piel de quienes han perdido su proyecto de vida. Esto no se puede arreglar ni siquiera con todo el dinero que se puede dar. Por eso creo que quizás lo más difícil esté por venir.

pag. Esta erupción no llegó a Canarias en el mejor de los casos. ¿Espera que esto tenga un impacto aún mayor en la economía de las islas?

R. El coronavirus no ha provocado más casos en Canarias que en el resto del mundo. Pero la pandemia ha afectado principalmente al turismo. Y las Islas Canarias conviven con el turismo, lo que nos ha llevado a tener un paro mucho mayor.

Y al mismo tiempo, una concatenación de líos que en todo momento ha puesto a prueba a la sociedad ya las administraciones canarias. Como fenómeno migratorio que afecta fundamentalmente a las islas y hace que tengamos en custodia a cerca de 3.000 menores no acompañados. Espero que ahora, con el inicio de la temporada alta, el turismo se esté recuperando y podamos superar nuestro PIB.

No hay etapa en tantas desgracias en la historia de Canarias. De ninguna manera. Y, sin embargo, seguimos resistiendo. Somos ocho islas. Todos estamos con La Palma y juntos la salvaremos y restauraremos. La herida permanecerá abierta para siempre. La Palma nunca volverá a ser la misma. Pero he visto una sociedad que enfrenta esta adversidad no con resignación sino con integridad. Esta isla, Isla bonita, será de nuevo. Con un nuevo volcán en su historia.

pag. Canarias cuenta con diversas reclamaciones abiertas contra el Gobierno central, como los mencionados menores no acompañados o el cumplimiento del régimen económico y fiscal autonómico. ¿Cree que estas demandas se pueden diluir con la urgencia de la erupción?

R. Las prioridades de la Agenda Canaria han cambiado. Hasta ahora, el primer punto ha sido negociar los presupuestos para 2022, y en ellos se incluye todo lo que es competencia de Canarias, el Régimen Económico y Fiscal, nuestros acuerdos y nuestra singularidad … Pero, por encima de eso, hay un recuperación absoluta.

El gobierno español respondió y respondió. Esto no quiere decir que no hubo errores, que no deberíamos haber exigido la máxima participación de los ministerios. Pero las relaciones entre este gobierno y el de España son fluidas, directas. Y hay que admitir algo indiscutible: ante lo sucedido, pretendíamos ser el gobierno de España día y noche al de Canarias, el Cabildo y los ayuntamientos.

Además, fueron muchas otras cuestiones que logramos cerrar durante estos dos años, como la posibilidad de utilizar el excedente, el Plan Integral de Empleo o la provisión especial para Canarias en ERTE. También habrá quienes digan que todavía no es suficiente y que entienden que la única política posible es la del enfrentamiento entre los gobiernos de la época. Yo pienso que lo opuesto es verdadero.

PAG. ¿Cómo valora el papel de la oposición en Canarias?

R. Hizo el trabajo y continuará haciéndolo. El día que llegaron el rey y el primer ministro, nos dirigimos al cuartel de El Fuerte, donde se alojaban los evacuados. Había poca gente allí, pero entre ellos había un niño menor de 50 años que tenía un bar en una de las áreas devastadas. Me acerqué al presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata, del Partido Popular. Nos señaló y nos dijo. «Yo soy del PP, pero les pido a los dos que estéis unidos».

Este mensaje explica lo que la gente nos pide: olvidar el oportunismo político o las elecciones. «Quédate con nosotros, ayúdanos». El Parlamento de Canarias estaba en lo más alto, al igual que el resto de presidentes regionales. No tengo más que palabras de agradecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *