Ni con Sánchez, ni con el Papa, ni con Casado: la diplomacia de Díaz Ayuso |  Madrid

Ni con Sánchez, ni con el Papa, ni con Casado: la diplomacia de Díaz Ayuso | Madrid

Isabel Diaz Ayuso con Isabel La Cattolica. La foto, tomada en Washington, es más que un retrato del presidente de Madrid con la estatua de la reina. Realizado a las puertas de la Organización de Estados Americanos, donde se reunió con su secretario general Luis Almagro, resumió que el viaje del líder popular a Estados Unidos subraya algunas convenciones políticas y diplomáticas. Díaz Ayuso, presidente regional, se reúne con representantes de organismos internacionales. Choca a lo lejos con el presidente español Pedro Sánchez. Critica al de México. Y sus disculpas por la conquista estadounidense hacen feo al Papa Francisco. Cuando llega el jueves y solo un puñado de congresistas acude a la reunión que concluye la gira, ya se sabe por qué Díaz Ayuso mantuvo un viaje que coincidió con la convención del PP de Pablo Casado. De contradicciones a contradicciones, encuentra un gran escaparate.

«Sin conocer todos los detalles del viaje, se puede concluir que algunas de sus declaraciones superan claramente los límites de acción que la ley le permite hacer, además de traer extravagancias que rayan con lo grotesco», dijo Mariola Urea. Catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de La Rioja, que recuerda las restricciones establecidas en la Ley de Acción Exterior y Servicios para las Actividades Internacionales de las Comunidades Autónomas. Continúa: «Algo, en cambio, en consonancia con la forma de acción política [Díaz Ayuso] también internamente, por lo que no debería ser una sorpresa «.

“El artículo 3 de la ley habla de la necesaria lealtad entre administraciones en materia de acción exterior, y el artículo 11 se refiere a que las Comunidades deben obedecer las herramientas de planificación desarrolladas por el Estado en sus acciones exteriores”, recuerda Joan David Janner, catedrático de Derecho Internacional Público en la Universidad de las Islas Baleares. «No parece muy apropiado y que lo que se dijo del Papa cuando viajó a Estados Unidos tiene sentido», prosiguió. «Pero la crítica al Papa es también parte de una crítica política gratuita al consumo interno de sus electores», concluyó, insistiendo en que las declaraciones de Díaz Ayuso deben ser interpretadas en el contexto «de la estrategia política de enfrentamiento PP-PSOE». «”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, posa junto a una estatua de la reina Isabel I de Castilla, frente a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington (Estados Unidos).
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, posa junto a una estatua de la reina Isabel I de Castilla, frente a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington (Estados Unidos).Lenin Noli / EFE

En cualquier caso, el posible conflicto no pasó desapercibido para el mandatario, cuyo equipo informó a la cancillería antes de que comenzara. Tras reunirse con representantes del Banco Interamericano de Desarrollo, Díaz Ayuso propuso un proyecto de cooperación a impulsar, subrayó, «siempre con respeto al gobierno español, que es el responsable directo en las relaciones con el Banco». Nadie dice nada sobre por qué asistió Díaz Ayuso a la reunión.

También se realizan reuniones con fondos de inversión. O con el equipo editorial del periódico El periodico de Wall Street. O con la representación española en el Capitolio, donde solo aparecen cinco de los 38 representantes esperados, y uno, el congresista californiano de origen mexicano, Raúl Ruiz, discrepa con algunos de los comentarios que hizo el presidente de Madrid sobre la población indígena durante la gira. . En todas estas citas, un total de 13, Díaz Ayuso vende su proyecto para Madrid y los deja a todos con palabras amables y sin hacer nuevas inversiones para la región.

¿Hasta qué punto la gira mediática y propagandística debería fortalecer la imagen de Díaz Ayuso como un político moderno de derecha? ¿Y cuánta experiencia de lobbying para atraer inversiones, empresas y negocios en Madrid?

El séquito presidencial proporciona pistas para responder a estas preguntas. El ministro de Economía, Javier Fernández Lasketti, no viaja a Estados Unidos. El director del servicio de español, Tony Canto, tampoco es responsable de buscar oportunidades de negocio a través del idioma. Viajan el director general de medios de la comunidad, la oficina de prensa del presidente o su poderoso jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez.

Por lo tanto, el panorama general del viaje se cuida en detalle. Yo puedo. Liderazgo. Independencia. Estos son los conceptos que intentan transmitir las fotos y videos distribuidos por el equipo presidencial. Telemadrid, que PP y Vox controlan gracias a un cambio legislativo aprobado por la Asamblea, ofrece una amplia cobertura del viaje de Díaz Ayuso por Estados Unidos, que incluye una entrevista con un origen lejos de la casualidad: la Casa Blanca. Desde su encuentro con representantes de la sociedad española en Nueva York, donde atacó a la población indígena y advirtió contra la leyenda negra, como si hubiera leído Imperiofobia, una foto con una colosal serie de soroli a sus espaldas. Y hay imágenes que la representan atravesando las calles de Nueva York como si fuera una heroína de Sexo en Nueva York. Siempre atormentado por los micrófonos y grabadoras de los medios españoles.

Isabel Diaz Ayuso, en Nueva York.
Isabel Diaz Ayuso, en Nueva York.Sam Simmonds. Piscina / Europa Press

«Lo único que ha cambiado sobre el pasado de los viajes de otros presidentes regionales es la atención de los medios», dijo un experto en relaciones internacionales que pidió no ser identificado. Esta atención mediática es mayoritariamente española, por lo que es normal que ella continúe lidiando con la política interna allí, porque eso es lo que le preguntan los medios que la siguen, por lo que indudablemente está involucrada en política o diplomacia internacional y viola algunas de estas. códigos. Y agregó: «No presumiría de que estuvo involucrado en la política interna durante sus viajes, ya que nunca ha intentado hacer otra cosa, y la demanda de inversión que hacen otros presidentes regionales es convertida en política interna por los medios de comunicación».

Hay un precedente en el compromiso de Díaz Ayuso de utilizar los temas internacionales para dar forma a la política nacional. En enero de 2020, el presidente de Madrid vio que Sánchez no aceptaba a Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela, en La Moncloa. Inmediatamente le organizó un acto de alfombra roja y un baño masivo en la Real Oficina de Correos de Madrid y le cedió una mansión en el Canal de Isabel II para pasar la noche. Esta fue la confirmación de que el PP pretende utilizar Madrid, donde la comunidad y la capital gobiernan, como un alboroto de su oposición, el gobierno del PSOE y Podemos.

Más de año y medio después, Díaz Ayuso reprodujo esta estrategia en Estados Unidos. Allí, por ejemplo, se reunió con Carlos Vecchio, representante de Guido en Washington, quien se presentó como embajador de Venezuela en el país.

«Asistir a reuniones de importancia política es muy importante porque quieren entender el significado de nuestra administración», defendió el presidente madrileño tras una reunión en Washington con confianza cerebral Global Americans, que es quien te regala este balcón con vista a la Casa Blanca para una entrevista. «Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Cada vez me queda más claro. Será un shock «, agregó. “El propósito de este viaje es dar a conocer a la Comunidad de Madrid como un lugar para invertir, así como seguir impulsando la cultura española y España”, dijo en su despedida. Y diagnostica: “Los impuestos y la burocracia innecesaria son un lastre para la inversión en España, nos perjudican abiertamente, así como la gestión de visados ​​de inversión”.

Unas horas después, Díaz Ayuso voló a España para estar este sábado en la Convención Nacional del PP. Allí le espera Casado, el conflicto abierto por su intención de presidir el PP en Madrid y las preocupaciones de un sector del partido que teme que tome posiciones para un posible ataque a la dirigencia nacional. Ella lo niega. Su viaje a Estados Unidos refuerza en todo caso su imagen de gran icono de la formación: de Nueva York a Washington, Díaz Ayuso eclipsó la convención errante del PP.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *