Mohammed Katir: "Salí de la nada".  deporte

Mohammed Katir: “Salí de la nada”. deporte

Mohamed Katir (izq.) Celebra con Tomoti Ceruyot después de correr 1.500 metros ayer en Mónaco.CLEMENTO MAHUDE / AFP

“No sé cómo explicar las sensaciones que siento cuando tengo ambos discos. Eso es orgullo, sí. Salí de la nada. No puedo explicarlo. “Es casi medianoche cuando Mohamed Katir abandona la estación antidopaje en el Estadio Luis II de Mónaco. Tres horas después de terminar segundo en los 1.500m en la Liga Diamante después del campeón mundial Tim Kenuyot de Kenia. el récord español de 1.500 metros (3 millones 28,76 segundos) que tenía Fermín Cacho desde el inicio el 13 de agosto de 1997 (3m 28,95s), el deportista de Mula (Murcia) todavía, por supuesto, no ha rebajado el calor hace un mes en Florencia, una noche de frío, lluvia y viento, ya había batido el récord nacional de los 5.000 metros (12 metros 50,79 segundos).

La voz lo traiciona cuando contesta el teléfono. “Estoy muy feliz”, canta Katir, de 23 años, superando un récord que existía un año antes de que ella naciera, un pregón que no acompaña al habitual “no lo puedo creer” o “es asombroso”. ” Al contrario, dice: “Por supuesto, esperaba esta marca, por supuesto. Estaba haciendo muy buenos entrenamientos y tenía que salir sí o sí. Nunca considero el miedo a no saber competir. Siempre he pensado que si haces bien tu trabajo, siempre saldrá bien “. Y aunque la afición se debate entre la admiración y la sorpresa y conoce más que escepticismo, pesimismo histórico de la razón, pues la historia del atletismo español y mundial está llena de estrellas fugaces y falsas, Katir no arruga ni oculta sus ambiciones a la hora de hablar. “Por supuesto, pensé en adelantar a Cheruiot, el campeón mundial de Kenia que no estará en Tokio. Pero tiene mucha más experiencia y supo correr mejor. En un año, eso pasará ”, dijo Katir, a quien le gustaría conocer en persona y hablar con Cacho, de quien todo el mundo habla, sobre su oro en Barcelona 92 ​​(3 millones 40,12 segundos).

Más información

Su confianza, su autoconfianza lo atestiguan Jorge González Amo, plusmarquista español en los 1.500 metros (3 metros 40 segundos) entre 1968 y 1977, hasta la irrupción de José Manuel Abascal y titular nacional del fondo mediático. “Hace unas semanas Kathir me advirtió que yo estaría huyendo a Mónaco en los años 30, y ella huiría aún más …”, dice González Amo, encantado y feliz con el desarrollo de su especialidad y solo lamentando que Ignacio Fontes y Jesús Gómez, dos de los españoles en los 1500 metros hasta Tokio, no competirían en Mónaco, lo que les permitiría mejorar en un segundo sus récords. “En Montecarlo siempre obtienes alrededor de 1.500 magníficos. Este año, los primeros 12 cayeron de 3m 32s y hubo récord para Oceanía y Polonia, excepto España ”, dice González Amo. Y claro que somos un poco escépticos sobre las decepciones que hemos sufrido, pero no hay que olvidar que estamos hablando de una marca de hace casi 30 años y que luego hubo unos pocos que tocaron los 30 y la bajaron. .. “.

Como poseedor del récord español simultáneo en los 1500 my 5000 m, Katir iguala a otro de los míticos centrocampistas españoles, José Luis González de Toledo, que entre 1987 y 1996 ostentaba ambos récords españoles simultáneamente (3 m 30,92 seg y 13 m 12 , 34 seg). Con un calcetín blanco y negro y sus Asics rosas con placa de carbono, espuma superreactiva y mini clavos de grafeno en la suela en lugar de clavos, Katir se convirtió en Mónaco en la décima atleta mundial de la historia (y la segunda de la temporada) del 1500. m, 2,76 s del récord mundial, 3 m 26 s de Hicham El Guerruj y ocho centésimas del récord europeo que ostenta el fenómeno juvenil noruego Jakob Ingebrigzen.

Sus 12 millones 50,79 segundos por 5.000 lo sitúan en el puesto 27 de la historia de los 5.000 y el cuarto año, en una lista liderada por el propio Jakob Ingebrigzen (12 millones 48,45 segundos). “Podría haberme vuelto a Tokio y correr ambas distancias”, dijo Kathir, un padre de Marruecos y una madre de Egipto que emigró a España cuando Mohammed tenía cinco años. “Pero mi entrenador, Gabby Llorente, y yo estamos de acuerdo en que es mejor correr bien una que dos mitades”. En Tokio, correrá 5.000 metros.

“Está siguiendo el entrenamiento muy duro de Ingebrigzen”, revela Miguel Mostaza, técnico que estaba con Kacho y ahora con Kathir, “y ya le he aconsejado que se pegue a él en carrera e intente aplastarlo con su magnífica y larga final”. Katir no es un deportista con un final explosivo, con un cambio atómico en los últimos metros, pero tiene una gran capacidad para mantener una altísima velocidad en los últimos 600 metros. Me recuerda un poco a Reyes Esteves ”. Ingebrigtsen es su modelo y ejemplo, superándolo por 1.500 monegascos por primera vez en su carrera, con lo que, en cierto sentido, llega la derrota que le infligió el plusmarquista europeo en la lucha por hacerse con el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada. . (Granada), donde ambos llevan la vida de un monje durante varios meses al año. “Mi plan para los próximos días es correr 3.000 metros en Londres el martes 13 de julio, pero solo para pensar en ganar, no para marcar. Luego me iré a mi casa en Mula por una semana, porque hace dos meses que no veo a mi familia, y el 21, en Tokio, donde iré a por todo, aunque habrá grandes rivales en los 5000 metros. explica Qatir, un deportista que se inició tarde en el atletismo a los 18 años en la ciudad de Mula, que no tiene pista de atletismo y que hace un año apenas era conocido por sus mejores marcas (3 millones 36,59 segundos a 1500m y 13m 50, 19s en 5000) no eran de clase mundial. Su gran salto comenzó el pasado invierno tras disfrutar de un entrenamiento solitario y solitario debido a la pandemia, cuando corrió 3.000 metros desde Karlsruhe en pista cubierta en 7 metros 35,29 segundos, la sexta mejor época mundial del año.

“Pero lo desconocido hay que matizarlo”, dijo González Amo, quien elogió el éxito de los hijos de inmigrantes exitosos, ya que fue mucho más difícil salir adelante con todos los obstáculos que tuvieron que superar. “Hace dos años, cuando estaba en mi segundo año en la Sub-23, derroté a los mejores españoles en los rallies, pero porque todavía no tenía la nacionalidad española. [la obtuvo a los 21, el 31 de diciembre de 2019] No estaba en nuestro ranking y la gente no lo notó.

Katir, explica González Amo, corre con facilidad y se mueve con suavidad, avanza sin inmutarse, a un ritmo muy rápido, y su cabello vuela detrás de él, con la cabeza echada hacia atrás. “Y no, no me voy a hacer un corte de pelo, aunque se espera que las temperaturas en Mula estén por encima de los 42 grados estos días antes de hornear calor, en lugar de hacerme un corte de pelo”, defendió Katir una de sus señas de identidad, su mid- cabello negro hacia atrás, su sentido de la personalidad. “Y si no lo corto, me pasa como Sansón …”

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y. Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *