"Mi escuela ni siquiera tiene agua, no podemos volver a clases presenciales".

«Mi escuela ni siquiera tiene agua, no podemos volver a clases presenciales».

Mariana Carmona Picardo, maestra de primaria en Holanda, en la delegación de Iztapalapa, no oculta su decepción. Este lunes tuvo que volver a reunirse con sus alumnos de quinto grado, pero las malas condiciones escolares no se lo permitieron. La Secretaría de Educación (SEP) anunció hoy el inicio de las clases de tiempo completo en la Ciudad de México luego de un año de educación a distancia debido a la pandemia del covid-19, pero en la escuela de Carmona los padres decidieron no enviar a sus hijos por la situación del centro. no garantiza un retorno seguro: no hay agua, los baños están en pésimo estado, las aulas no tienen suficiente ventilación y el equipo de limpieza provisto por el cuerpo educativo es tan pequeño que apenas alcanza para un día. «Estoy en la idea de defender el aula y la escuela pública incluso en condiciones adversas, pero no podemos volver a la escuela cuando ni siquiera tenemos agua para que los niños se laven las manos», dijo la Maestra de 32 años.

MÁS INFORMACIÓN

La escuela está ubicada en el distrito Progreso Sur de Iztapalapa, una de las zonas más pobres de la capital y que se encuentra entre las más afectadas por la pandemia. El problema del agua, dice la maestra, lleva cinco años, aunque antes de la crisis de salud podían mantener clases con cañerías que compraban con el dinero que pagaban sus padres al inicio de cada curso escolar o con ingresos de ferias escolares. . “El problema con el agua es que cuando la colonia tampoco tiene escuela, porque no hay un tanque lo suficientemente grande para almacenarla”, explica Carmona. Luego de un año de educación a distancia, la infraestructura de la escuela se ha deteriorado y las autoridades, comprometidas con garantizar condiciones seguras de retorno, se han olvidado de esta escuela y otras de la zona que se encuentran en una condición similar. “Es difícil conseguir tuberías de agua para lavar los platos en el comedor o que los niños puedan lavarse las manos. Por eso las madres decidieron no volver a la escuela ”, repitió la maestra. “La situación se ha planteado con la supervisión de la zona porque hay varias escuelas que no tienen los recursos. Llevo cinco años trabajando aquí y siempre ha sido lo mismo ”, agregó.

A esta escuela asisten 580 alumnos y trabajan 28 profesores. Es un centro de tiempo completo, lo que significa que las sesiones comienzan a las ocho de la mañana y terminan a las cuatro de la tarde. Carmona atiende a 30 alumnos de quinto grado, a los que enseña solo siete materias. Dijo que el aprendizaje a distancia era difícil de implementar por parte de la SEP como medida para evitar la infección debido a la pandemia. Algunos de sus alumnos tienen problemas de conexión o no cuentan con el equipo adecuado para realizar cursos en línea. “Hay unos pocos que no tienen internet fijo, para los que grabo clases y trabajo con folletos. Les envío videos por WhatsApp ”, explica Carmona. «La educación en línea no es lo mismo. Ahora que están abiertas otras escuelas, me siento en desventaja porque es importante para mí encontrar mi grupo, volver a una rutina que les permita consolidar su educación; para intercambiar ideas. Es decepcionante que no pueda volver atrás, me desespera ”, dijo la maestra.

Regreso a clases en la Ciudad de México, en imágenes

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sindicato de 600.000 personas del sector, advirtió a mediados de abril que las escuelas del país no contaban con las condiciones básicas para un regreso seguro a las clases presenciales. CNTE publicó los resultados de una consulta realizada a más de 18.000 educadores -entre maestros, porteadores, limpiadores, personal administrativo, etc.- a quienes se les preguntó sobre las condiciones en las escuelas en las que trabajan. Los resultados muestran un panorama complejo que representa un gran desafío para las autoridades mexicanas: cuatro de cada 10 escuelas no tienen agua potable; solo dos de cada 10 tienen aulas grandes que permiten observar la distancia entre los estudiantes; El 56% tiene un sistema eléctrico «ordinario», es decir, antiguo, y tres de cada 10 escuelas no tienen desagüe.

Este lunes, más de 80.000 alumnos regresaron a clases en forma directa en la capital, aunque el regreso fue «voluntario», según funcionarios municipales, quienes fueron criticados tanto por padres como por profesores por regresar, que muchos no consideran seguro. Las autoridades dijeron que hoy habían abierto 1.103 escuelas, 387 públicas y 716 privadas, con unos 10.000 maestros. «No tenemos prisa, estamos aprovechando una oportunidad. La ausencia de la escuela de este año tuvo consecuencias para la educación y el impacto emocional en los niños. El hecho de que se interrumpa esta ausencia de la escuela, que los niños se reúnan, es fundamental y debemos trabajar por esta apertura ”, dijo Luis Umberto Fernández, la autoridad educativa de la capital, a mediados de mayo. «Lo que me preocupa cuando regreso es que la mayoría de las madres son jóvenes y aún no han sido vacunadas, por lo que podría ser una fuente de contagio porque las aulas no están ventiladas», dijo la profesora Carmona, quien sí recibió la vacuna contra el covid -19. junto con 2,5 millones de maestros en todo el país. Mientras los medios muestran imágenes de niños somnolientos que regresan a la escuela después de un año de ausencia, Carmona se resigna a no ver a sus alumnos, que seguirán estudiando en casa, ya que no tienen escuela para garantizar su regreso seguro a la cara – clases presenciales.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *