Messi, en la casa del "fútbol champagne"  deporte

Messi, en la casa del “fútbol champagne” deporte

Leo Messi debutará este domingo con el PSG en la Ligue 1 (20.45, Telecinco) en un escenario tradicional, el estadio Auguste-Dalaune, propiedad del Stade Reims, el mítico club francés fundado en 1931 y originario de la Societé Sportive du Park Pomeri , nacido en 1911. En la década de 1950, fue el gran dominador del fútbol francés, perdiendo dos finales de la Copa de Europa (1956 y 1959) contra el Real Madrid. El primero en el Parc des Princes en la primera edición de la competición (3-4) y el segundo en Stuttgart (0-2). Por la espectacularidad de su juego, lleno de regates, muros y jugadas asociativas, y porque Reims era considerada la capital europea del “espumoso”, el equipo fue reconocido en todo el continente como el más fiel representante de champán de fútbol.

Asintiendo entre pasado y presente. El argentino debutará con su camiseta en un escenario construido a mediados de la década de 1930 como velódromo y que acogió un partido del Mundial de 1938, Hungría-Indonesia (6-0) y contra el club con más pedigrí. el país con sus seis Ligas, dos Copas y cinco Supercopas ganadas entre 1949 y 1966.

Albert Bate, primero jugador, luego entrenador; Raymond Copa, que luego fichará por el Real Madrid en viaje de regreso y cuyo apellido ahora nombra al club Ciudad Deportiva; Sólo Fontaine, que aún ostenta el récord de goles en la Copa del Mundo, 13, en Suecia en 1958; Michel Hidalgo, que luego hizo carrera como técnico francés; Robert Jonke, destacado defensor; Roger Piantoni, compañero goleador de Fontaine … formaron parte de este equipo legendario que marcó una época.

Más información

Su prestigioso pasado nada tiene que ver con su complejo presente. Regresó a la máxima categoría en 2018 con el principal objetivo de permanecer entre los grandes. Sin embargo, la ciudad, que no suele vivir en un ambiente futbolístico, se ve abrumada por más de un posible estreno en su estadio Leo Messi con Neymar y Mbape como acompañantes de lujo.

El único partido jugado en casa esta temporada contra el Montpellier contó con la presencia de 8.887 espectadores, pero 22.000 asientos se agotaron en la cita del domingo a las pocas horas de su venta. La solicitud de acreditación de la prensa también superó todas las expectativas. Casi duplicando el precedente de marzo de 2013 con la presencia del equipo parisino con Beckham e Ibrahimovic en sus filas, en las que ya se ha vivido un pequeño terremoto, pero no desde la dimensión actual. El récord de asistencia, con el estadio ya renovado, se remonta a agosto de 2012 con la visita del Olympique de Marsella (21.044 aficionados).

Al frente del Stade Reims está ahora el técnico español Oscar García Juniet (Sabadell, 48), que firmó un ilusionante proyecto de tres años, pero que sabe por experiencia que estos son los resultados, no los contratos, de este equipo en la carrera del técnico. También vive de primera mano la locura colectiva que vive la ciudad. Cuenta sus tres partidos de Liga con empates y admite que la presencia de Messi en el PSG hace del partido algo especial para él.

Más información

“No puedo olvidar que crecí y jugué en el Barcelona y que disfruté muchos años de Messi. Cuando se conoció la noticia de su salida del PSG, pensó que era un noticias falsas y hasta que lo vi no creí en absoluto. Curiosamente, cuando debuté con el Celta como técnico, en noviembre de 2019 también me enfrenté a Messi. Perdimos 4-1 y marcó tres goles. Afortunadamente, fueron una falta y un penalti, que no es lo mismo que jugar.

García Juniett le dice a EL PAÍS que se está preparando para el partido, pensando que comenzarán Messi, Neymar y Mbape. “Veremos qué pasa después, pero si Leo quiere jugar, jugará tantos minutos como crea oportuno. No he pensado en ningún enfoque o marcación especial para ello. Es incontrolable. Trabajamos aspectos colectivos. Jugamos con la defensa de tres centrales. Los zagueros, los centrocampistas, tendrán que echarnos una mano e intentaremos sujetar el balón lo máximo posible para que no lo tengan. Nos encontramos con el Celta dos veces más además de la del día de mi debut. Empatamos uno (2-2) y ese día logramos ganar en el último minuto y perdimos el último (0-3).

El técnico es realista sobre la gran diferencia entre su equipo y el PSG. “Con el equipo que tienen, con el segundo equipo lucharían por los campeones de liga. Estos tres puntos no son los que tienes, pero los combatiremos. Siempre es motivación. Estoy satisfecho con el desempeño del equipo, cambiamos de cara, somos más ofensivos, aunque nos quedamos sin delanteros.

Puedes seguir EL PAÍS DEPORTS en Facebook y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *