Mentiras para blanquear el fascismo y reescribir la historia de España  Hechos

Mentiras para blanquear el fascismo y reescribir la historia de España Hechos

La falsa comparación entre la Segunda República y la dictadura de Francisco Franco que hizo Pablo Casado el pasado miércoles no es una excepción en los discursos del líder del Partido Popular. “La guerra civil fue un enfrentamiento entre quienes querían democracia sin ley y quienes querían ley sin democracia”, dijo el presidente del PP, frase refutada por historiadores que recordaron unánimemente que la carrera de 1936 comenzó como consecuencia del golpe de Franco. Pero la declaración que Casado había escrito sobre su participación en el Congreso de los Diputados es similar a otras que hizo el propio Casado y otros líderes del PP y Vox en sus discursos para desacreditar a la Segunda República, criminalizar el comunismo y el fascismo blanco.

Más información

Prueba de ello es que el discurso de Casado, que llegó a etiquetar a la izquierda como “cadáveres que están todo el día con la guerra de su abuelo, con las tumbas de no sé quién”, no es la excepción. La consigna “Comunismo o Libertad”, acuñada por la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso (PP) en las recientes elecciones autonómicas, forma parte del mismo discurso que busca banalizar el fascismo, según el historiador argentino Federico Finhelstein. de Una breve historia de las mentiras fascistas., Prensa de la Universidad de California, 2020). Un claro ejemplo de este intento de borrar la toxicidad de la extrema derecha es otra conocida afirmación de Ayuso: “Cuando te llaman fascista, te va bien” (15 de marzo de 2021).

“Estas declaraciones tienen el mismo hilo, que es parte de una corriente europea donde hay una forma extrema de nacionalismo étnico y anticomunista”, dijo Julián Casanova, profesor de historia contemporánea de la Universidad de Zaragoza. El autor de Violencia indomable. El siglo XX europeo (Crítica, 2020) cree que este nacionalismo étnico en España, formado por una combinación de nacionalismo y catolicismo, busca anular “una historia compartida que la extrema derecha percibe como dividiendo y dañando la imagen oficial de España, de su mitología nacional”. “Están reescribiendo el pasado para tragarse la historia del antifascismo, que fue la gran fundación de Europa Occidental en 1945. [tras la Segunda Guerra Mundial]”, Agregar.

Hay muchos ejemplos claros de este rechazo a la “historia compartida” y al discurso anticomunista al que alude Casanova. Aunque la mención de “democracia sin ley” y “ley sin democracia” fue el fragmento de la intervención de Casado que más llamó la atención, el líder del PP también confirmó: “Nuestra constitución es un pacto por el cual no puede haber democracia sin ley”. ni una ley sin democracia; exactamente lo mismo que los países europeos aprendieron del fascismo y el comunismo cuando fundaron la Unión Europea “. También el 14 de abril, con motivo del 90 aniversario de la Segunda República, Casado reprendió los elogios del primer ministro Pedro Sánchez al parlamento por este período democrático. “No celebramos las fechas que dividieron a los españoles, celebramos los consensos, celebramos el Estado de derecho, celebramos la democracia, celebramos la Constitución, y no permitiremos que un gobierno socialista como el tuyo arruine el futuro de España”, dijo otro. .Guerra. O, refiriéndose a las elecciones autonómicas, municipales y europeas de 2019, el líder del PP dijo al PSOE: “Están obligando a los españoles a volver a elegir, después de 40 años, entre enfrentamiento o acuerdo, ruptura o reforma, radicalismo o integración, privilegios para algunos o la ley para todos ”.

Más información

Isabelle Díaz Ayuso usó un tono más beligerante cuando, tras la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caydos, se preguntó si las “parroquias” volverían a arder, como en 1936, o Vox cuando llamó despectivamente a los “brigadistas” los manifestantes. en Valecas para un mitin de Santiago Abascal, líder de la formación ultranacionalista. El adjetivo que inventó Vox para desacreditar a los manifestantes contra el fascismo se refiere a miembros de brigadas internacionales, muchas de ellas reclutadas por partidos comunistas que lucharon en España contra el golpe de 1936.

Pero a veces esta reescritura de la historia es más sutil, como la celebración de fechas en honor a la Reconquista. El Ayuntamiento de Badajoz, gobernado por el PP, declaró recientemente el 19 de marzo como día de la ciudad para celebrar su conquista por el rey leonés Alfonso IX en 1230, a pesar de que la ciudad fue fundada por musulmanes; en Andalucía, Vox intentó celebrar el 2 de enero el Día de la Comunidad para conmemorar la conquista cristiana de Granada; y en Murcia, la fiesta de Abascal quiere celebrar el 2 de febrero el Día Regional, en conmemoración de la conquista de 1266. Según Alejandro García Sanjuan, catedrático de historia medieval de la Universidad de Huelva y autor de La conquista islámica de la Península Ibérica y la tergiversación del pasado (Marcial Pons Historia, 2013), esta exaltación de la Reconquista restaura “la vieja narrativa nacional-católica y franquista, que pretende establecer que España es una nación forjada contra el Islam”. Pero este “discurso identitario”, según el experto, es “profundamente tóxico y sectario, ya que sirve para establecer quién es un buen español y quién no, que es el primer paso hacia la eliminación de los que piensan diferente”.

El mismo discurso del “español decente”, de “España levantándose temprano”, repetían los dirigentes de Vox en sus discursos para distinguir a sus seguidores de los votantes de izquierda. Así lo resumió Abascal en un mitin en Fuenlabrada el 19 de abril: “Somos mucho más que ellos, mejores y más honestos. Somos gente pacífica, decente y ordenada “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *