"Mata Mua" debe regresar cuatro días después de la firma del contrato con Carmen Cervera  Cultura

“Mata Mua” debe regresar cuatro días después de la firma del contrato con Carmen Cervera Cultura

El cuadro “Mata Mua” durante la exposición “Gauguin, un viaje a lo exótico” en 2012 en el Museo Thyssen de Madrid.Bernardo se movió

La Mata a Mua de Paul Gauguin, el cuadro más representativo de la colección de Carmen Cervera, que sacó del museo el pasado mes de junio para llevárselo a Andorra, debe volver a la Fundación Thyssen-Bornemisza en los cuatro días siguientes a la firma del contrato. entre el Ministerio de Cultura, la Baronesa, su hijo Borja y las empresas que los representan. Según fuentes cercanas a la baronesa, esto está previsto en el pacto. La operación recibió el apoyo del Consejo de Ministros el martes, aprobando un marco legal que permitiría firmas entre las partes, lo que podría tener lugar esta semana, según estimaciones de los involucrados. Este miércoles, el diario oficial del estado publicó un real decreto que da vigencia al acuerdo. La cuenta atrás ha comenzado.

Son 429 obras por las que el Estado pagará 6,5 millones de euros anuales de alquiler durante 15 años. Al final de este plazo, la familia del recaudador recaudará 97,5 millones de euros, cantidad que se descontará del precio final de venta si, como es de esperar, se completa. El contrato no especifica el precio al que se sellará la eventual compra. Se decidirá cuando hayan pasado estos 15 años. La baronesa tiene actualmente una estimación, que atribuye a “Christie’s y Sotheby’s”, de 1.300 millones de euros para el conjunto. Dada la tendencia en el mercado del arte, esta cantidad será previsiblemente mucho mayor en 2036. Mientras tanto, el estado se hará cargo del mantenimiento del complejo y del seguro, como se indica en la publicación de BOE. La colección de la baronesa estará protegida por el estado en caso de daños por destrucción, pérdida o robo cuando estos riesgos surjan en el museo.

La protección de la colección, en principio 425 obras según BOE, aunque este número de piezas protegidas se puede ampliar, siempre que se depositen nuevas incorporaciones en la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, será de aplicación desde el momento de formalización del contrato. Parte de esta colección, unas 180 obras, estará expuesta en ocho salas de la Fundación Thyssen, en el primer piso, donde los visitantes podían encontrar previamente la parte correspondiente al siglo XX.

Más información

En cuanto al convenio entre Carmen Cervera y el Ministerio de Cultura, se añaden modificaciones a dos leyes: la de sucesiones de 1985 y la de contratos del sector público, según se lee en el BOE. Ángel Acebes y José María Mihavila, abogados de Cervera y exministros del PP, aseguraron la abolición de los contratos quinquenales. En este caso, Cervera y Cultura ya habían acordado de antemano que serían 15. Además, se agregó que “también es necesario liberar el régimen simple de revisión de precios así como las condiciones de pago y ejecución”. El valor económico de las obras protegidas será actualizado anualmente por Kultura. El Comité Mixto será el encargado de resolver las “controversias relativas a los efectos y rescisión del contrato, asegurando que todas las discrepancias sean difundidas sin necesidad de acudir a los tribunales”. Es decir, se crea una agencia para evitar apelaciones.

BOE también aclara que este decreto, que a partir del miércoles se convertirá en marco regulatorio para futuros alquileres de colecciones de arte, implica que las cláusulas administrativas ya no se utilizan y los detalles del convenio están sujetos a la letra del contrato. Es decir, se aplican las reglas del derecho privado. Si los bienes a alquilar pertenecen a varias personas, como es el caso, por ser la colección de Cervera y su hijo Borja Thyssen, todas las partes pueden firmar la oferta.

Este decreto no especifica si la baronesa puede disponer de alguna de las obras de su colección. En su entorno, creen que este sería un momento de negociación en el contrato, pero que no se ha considerado la posibilidad de su abono o venta.

El valor de la colección

Las citadas fuentes cercanas a la baronesa recuerdan que en el año en que tuvo el cuadro en Andorra “recibió ofertas de hasta 250 millones por Mata Mua, por lo que las cantidades que procesamos no son irrazonables ”. Además de la obra maestra de Paul Gauguin, Carmen Cervera también la ha tomado recientemente Puente de Charing Cross, de Claude Monet; Caballos de carreras en el paisaje, por Edgar Degas y “Martha McKeen” de Wellfleet, por Edward Hopper. En mayo pasado, la marina de Monet, idéntica a la de Cervera en composición e incluso en marco, apareció en una exposición en el Louvre de Abu Dhabi, atribuida a una colección privada en el Emirato. En declaraciones a este diario, la baronesa aseguró que no ha tirado la lona.

Las medidas de transporte y seguridad se preparan según las fuentes anteriores, por lo que Mata a Mua Salir del búnker de Andorra, adonde llegaste tras dejar el museo el pasado mes de junio y trasladarte a Madrid. El museo ya le ha reservado un lugar especial, como corresponde a la joya de la corona de las ocho salas en las que se exhibirá la colección de la baronesa Thyssen. Su regreso marcará un año desde que salió del Palacio de Villahermosa, donde se exhibe desde 2004. Lo hizo en medio de una pandemia y sin hacer escándalo hasta que el diario reveló su salida. Regresará como un ícono de mucho mayor significado que antes, debido a la exhibición mediática de un cuadro pintado por Gauguin en 1892, que ahora es uno de los objetos más importantes del museo, también en comparación con las joyas de su esposo, el barón Thyssen. 775 obras que el estado adquirió en 1993 por 350 millones de dólares (288 millones de euros).

El real decreto justificaba la urgencia de esta medida, que entró en vigor de inmediato y solo necesitaba ser aprobada por el Congreso por “la importancia de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza”. Una serie de apartados recuerda el contrato de adjudicación que el Estado suscribió con el barón Thyssen-Bornemisza en 1988 durante nueve años, cuya renovación finalizó el 15 de julio de 2021, “arriesgando a los propietarios de la colección a retirar las obras en caso de que hubiera se ha alcanzado para su exhibición estable a través del contrato de arrendamiento correspondiente ‘. Además, el Gobierno cree que la presencia de esta colección tendrá “la capacidad de atraer visitantes y en definitiva la figura misma del turismo cultural, lo que posibilita que la contribución del sector al PIB y al propio PIB sea igual. más corto en los niveles prepandémicos ‘.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *