Más de 24.000 personas eligen 259 puestos administrativos este fin de semana: "Estoy aquí porque quiero una vida mejor" |  Madrid

Más de 24.000 personas eligen 259 puestos administrativos este fin de semana: «Estoy aquí porque quiero una vida mejor» | Madrid

Christina Blandidia tiene las ideas muy claras. Tiene 23 años y se licenció en Dirección y Administración Pública el año pasado y lleva un año preparando la oposición contra una empleada del Ayuntamiento de Madrid. Ella es solo una de las 24.044 candidatas que fueron convocadas a Ifema este fin de semana para elegir una de las 259 posiciones como asistente administrativa. Es decir, solo el 1.07% de los candidatos lograrán el puesto. «Es muy difícil, pero ahora el trabajo es demasiado precario, las condiciones y el salario no son buenos», dijo Blandidia, que compagina la formación de la oposición con el trabajo en Carrefour. «Estoy aquí porque quiero una vida mejor», dijo.

Los candidatos comenzaron a llegar a las 9 a.m. de este sábado para el primer turno. Tienen 73 minutos para responder las preguntas de opción múltiple de la primera prueba. Para asegurar la distancia de seguridad de las medidas de combate al COVID -19, el Ayuntamiento alquiló tres pabellones de Ifema -4, 6 y 8, con una superficie total de 43.000 metros cuadrados- y los distribuyó a los candidatos en tres turnos: dos el sábado por la mañana y por la tarde y uno el domingo por la mañana. En esta última jugada, se presentarán los oponentes con un grado de discapacidad igual o superior al 33%. 28 de las plazas del concurso están reservadas para ellos.

Más información

En las largas colas de la mañana, los candidatos matan la ansiedad lo mejor que pueden. Muchos de ellos revisan frenéticamente notas, hojean libros de texto o repiten en voz alta argumentos sobre una agenda amplia. Las preguntas del test hacen referencia a la Constitución, la organización territorial, la organización política y administrativa del Ayuntamiento de Madrid o las leyes de igualdad entre hombres y mujeres, entre otras cuestiones. También hay quienes no pierden la oportunidad de hacer negocios y repartir folletos a la academia, donde pueden preparar la segunda reseña de la oposición.

Algunos oponentes, llamados para el turno de la tarde, miran por las ventanas del Pabellón 8 mientras se lleva a cabo la prueba de la mañana.
Algunos oponentes, llamados para el turno de la tarde, miran por las ventanas del Pabellón 8 mientras se lleva a cabo la prueba de la mañana. Santi Burgos

Francisco Canas, de 30 años, lleva cinco años estudiando. Ya ha probado otros concursos del Ayuntamiento, de la Comunidad de Madrid e incluso de la administración central. Nunca ha tenido suerte, pero no pierde la esperanza. «Debido a las condiciones económicas y laborales, es seguro tener un lugar fijo hoy», dijo. Las garantías económicas y las comodidades que ofrece trabajar en una institución pública son el mayor atractivo. Luis Carrillo tiene 42 años y este sábado viaja a Madrid con su pareja de Guadalajara. Se incorporó por primera vez a la oposición y lo hizo porque estaba cansado de trabajar en Telepizza. «Quiero poder descansar el fin de semana», dice riendo.

Sandra Galán, de 25 años, lleva dos años intentando trabajar en el sector audiovisual, carrera que cursó en la Universidad de Alcalá de Henares. «Nada salió de la nada, no es una práctica», se queja. Es una recién llegada a la oposición, que se ha estado preparando desde el inicio de la pandemia. No le gusta la idea de trabajar en algo tan diferente al suyo, pero «eso es lo que es», dice resignada.

Tras la prueba estos días, los candidatos deberán afrontar un ejercicio práctico e informatizado. Después de seis meses, el afortunado 1,07% de los candidatos que aprueben las pruebas podrán incorporarse a su nuevo trabajo.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *