Maduro: Desmovilización, sanciones, Biden: las piezas que nos obligan a dar pasos en la crisis de Venezuela |  Internacional

Maduro: Desmovilización, sanciones, Biden: las piezas que nos obligan a dar pasos en la crisis de Venezuela | Internacional

El oponente de Venezuela, Juan Guaidó, este miércoles en Caracas.RAYNER PENA R / EFE

El eco de las negociaciones entre el chavismo y la oposición venezolana se acerca cada vez más y ningún protagonista quiere mantenerse alejado. La certeza de que la situación actual no beneficia a nadie está cobrando impulso y obligando a todas las partes a replantearse su estrategia. En el gobierno de Nicolás Maduro, ahogado por las sanciones y expulsado de la comunidad internacional. Por el contrario, desapareció casi por completo de la vida doméstica y con un índice de popularidad muy bajo. En los propios venezolanos, la pandemia y el proceso de dolarización informal del año pasado han seguido hundiéndose en una devastadora crisis económica. Y en la comunidad internacional ya son conscientes de que la política de sanciones y el cierre de las filas de la cúpula de Juan Guaidó, a quien reconocieron como presidente interino, no han logrado socavar el poder del ejecutivo.

La salida de Donald Trump, epicentro de la estrategia para fusionar al ejecutivo venezolano con sanciones económicas, abre una nueva ventana de oportunidad para el chavismo. El gobierno de Nicolás Maduro no vive los peores momentos del país. La decisión de la oposición de no asistir a las últimas citas electorales permitió al chavismo mantener su poder bien asegurado pero esposado debido a la volátil situación económica. «La popularidad de Guido ha disminuido, al igual que la capacidad de movilización de la oposición, lo que ha permitido al chavismo entrar en el control interno y territorial», dijo Michael Penfold, investigador global del Wilson Center. Maduro no quiere correr riesgos políticos, pero tiene la certeza de que no se levantarán las sanciones si no se avanza en el proceso de democratización del país. «Estoy de acuerdo, con la ayuda del gobierno noruego, la Unión Europea, el Grupo de Contacto, cuando quieran, pero quieren reunirse con toda la oposición donde quieran», dijo este jueves.

Esta no fue la primera ni la única sorpresa en una semana en la que para algunos analistas consultados el chavismo hizo los mayores gestos y concesiones de los últimos años. Varias señales a la comunidad internacional y al interior del país, que fertilizan el campo del diálogo, que siempre ha sido estéril.

Más información

Los movimientos comenzaron a golpear la puerta del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden. Maduro permitió el ingreso de ayuda humanitaria de la ONU luego de un año de negociaciones y, entre otros gestos, cambió la prisión por el arresto domiciliario de seis empresarios petroleros con doble ciudadanía, presos en Venezuela durante tres años. «La gran pregunta es cómo reaccionará la administración Biden. Si hay una manera de estimular al régimen de Maduro a hacer más concesiones para lograr la restauración de la democracia. Dijeron que lo estaban observando muy de cerca y apoyando una solución acordada, pero que existía un riesgo si no daban ninguna señal o incentivo. [levantar alguna de las sanciones impuestas por Trump]»Maduro podría abandonar este nuevo intento de un posible descubrimiento», dijo Jeff Ramsey, director de investigación y defensa de derechos humanos de Venezuela en Wola.

Al mismo tiempo, la Asamblea Nacional controlada por el régimen nombró un nuevo Consejo Nacional Electoral – CNE, el organismo responsable de la transparencia de los procesos electorales – con tres miembros afiliados al chavismo y dos de la oposición. «Este es el mejor CNE para la oposición en 22 años», dijo el ex candidato presidencial Henrique Capriles. «Este es un primer paso», dijo un comunicado de la Cancillería española, que sigue de cerca todos los movimientos en el país. Unos días después, el nuevo organismo convocó elecciones regionales y locales para el 21 de noviembre.

Ahora los ojos están puestos en la oposición. Las imágenes de todos los dirigentes unidos en torno a la figura de Guaydo desde que fueron nombrados presidente en enero de 2019, reforzados por la multitud en las calles de Caracas y con un amplio apoyo internacional, son ahora cosa del pasado. En ese momento, el 77% de los venezolanos votaría por él en las elecciones, una cifra que cayó al 11,4%, según una encuesta de marzo de Datanálisis. «El venezolano está separado de la política, está tratando de sobrevivir, el juego ya cambió», dijo Penfold.

«Comer y salir vivo del COVID-19 es la principal preocupación de la gente», explica José Gregorio Ochoa, activista del popular sector Carapit en el occidente de Caracas, barrio que alguna vez fue bastión del chavisma. La aceleración de la hiperinflación y su recuperación en el proceso de dolarización informal han ampliado la brecha de desigualdad. La pandemia y la escasez de combustible y gas para cocinar por primera vez en el país con mayores reservas de petróleo se unen a la lucha diaria por encontrar dinero para alimentar a la familia.

La estrategia de todo o nada que la oposición y la comunidad internacional han apoyado hasta ahora contra Maduro podría cambiar a partir de ahora. Guaidó inició negociaciones con el régimen desde el principio. «Tenemos que intentar esto con todo el escepticismo y toda la desconfianza de la dictadura», dijo Freddie Guevara, uno de sus colaboradores más cercanos, quien la semana pasada construyó los primeros puentes de acercamiento con funcionarios del partido gobernante cuando se reunió con el diputado chavista, Francisco. Torrealba.

“Así como asumimos por el hecho de que en las circunstancias actuales no pudimos derrocar a Maduro, ellos también parten de la realidad de que con su plan no resuelven sus problemas. Estamos obligados a buscar una solución urgente a la crisis del pueblo, que es el Acuerdo de Salvación Nacional, porque al final la situación es peor para todos ”, agregó Guevara. El acuerdo es la propuesta que presentó Guaidó esta semana, en la que propone un pacto para lograr elecciones libres, no solo regionales y municipales, como propone el oficialismo, sino también elecciones parlamentarias y presidenciales, que permitan una transición mediada por la comunidad internacional. . «Estamos listos», dijo el líder de la oposición en una conferencia de prensa el miércoles.

La estrategia para volver a la vía electoral, popularizada principalmente por la figura de Capriles, es también un deseo de diversos sectores del país, explicaron fuentes consultadas que están ansiosas por recuperar el rol político cedido desde 2019. Pérdida única del poder del régimen en los últimos dos años, por lo que tanto en el país como a nivel internacional, es necesaria la estrategia de retomar la vía política y la aprobación paulatina del chavismo.

La unidad de la oposición, dividida en diferentes direcciones, es la gran incógnita antes de las elecciones. «Hay una mayoría silenciosa en los barrios porque hay un miedo total a los niveles de represión y la posibilidad de chantajear o extorsionar con la comida, la vivienda, la vida cotidiana», dijo Ochoa, quien también es miembro del Frente Amplio, una coalición. de organizaciones y sindicatos que apoyan a Guaidó. “La gente se da cuenta de que este es un país opresivo, pero también de que no hay alternativa al cambio a menos que haya un voto realmente secreto y la oposición esté unida. Si no, no vale la pena votar por él «, dijo.

La participación de la comunidad internacional como mediadora en las negociaciones entre el partido gobernante y la oposición y los observadores del proceso electoral es fundamental. «El papel de la comunidad internacional era presionar, ahora el dilema no es si presionarán más o menos, sino si acompañarán este proceso», agregó Penfold. En las elecciones parlamentarias del pasado mes de diciembre, la Unión Europea intentó posponer las elecciones por falta de garantías, pero el gobierno de Maduro se negó. Las elecciones en las que no participó la oposición no fueron reconocidas. Hubo un 70% de abstenciones. Algunas voces en Europa reconocen ahora que se abre una nueva oportunidad.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *