Luto por el accidente del Mar Menor: "¿Cómo pudieron permitir que esta hermosa laguna terminara así?" |  Ecología  Clima y medio ambiente

Luto por el accidente del Mar Menor: “¿Cómo pudieron permitir que esta hermosa laguna terminara así?” | Ecología Clima y medio ambiente

Muere Mar Menor. Este es el sentimiento de vecinos y turistas, que no pueden creer que se estén replanteando cómo miles de peces se asfixian en las orillas de esas playas que conocen y aman. “Era agua clara, una laguna costera, sin nutrientes, y mira ahora”, se queja Eulalia Rubio al ingresar al Golfo de El Pino para mostrar el color verdoso del agua, que casi de inmediato esconde sus piernas. a lo lejos, porque es uno de los siete arenales de la cuenca sur del Mar Menor, perteneciente al municipio de Cartagena, en Murcia, donde ondea la bandera roja debido al desastre ecológico que ha experimentado la laguna de agua salada desde entonces. la semana pasada. Los operadores han sacado, canasta por canasta, 4.5 toneladas de pescado de diversas especies, especialmente jóvenes y viejos de algunos que viven en el fondo de la laguna. La falta de oxígeno en un mar ahogado en nutrientes, principalmente por la agricultura intensiva, los ha matado.

Más información

El día, un poco nublado, y el agua tranquila me invitó a darme un baño este lunes, pero los arenosos están vacíos, solo se ve uno caminando. José Juan pasea al perro, el único que se mete al agua porque no se baña en el Mar Menor desde hace “años”. Vive en esta zona desde 1985. Mientras mira la laguna, todavía con pequeños peces en el agua que se pueden atrapar en su mano porque se están muriendo, se siente incapaz de describir el estado de su espíritu. “Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. “He visto un deterioro desde el principio, comenzó en la década de 1990, cuando empezaron a aparecer los nitratos que se alimentan de nitratos”, dijo. Pidió a la gente “sentido común” y responsabilizar a los políticos regionales con su voz: “¿Cómo pudieron permitir que esta hermosa laguna terminara así?”

El episodio de la semana pasada con un pez muerto intensificó las críticas de los vecinos a los políticos. Este es el segundo más grande desde octubre de 2019, cuando se extrajeron tres toneladas de peces muertos. La gran inundación trajo entonces una masa de agua dulce y sedimentos contaminados a la laguna, lo que se sumó a las malas condiciones que ya tenía la laguna, de 17.000 hectáreas. Ya no era necesario sumar ningún elemento meteorológico al proceso de eutrofización crónica que sufría el Mar Menor: importaciones constantes de nutrientes provenientes de fertilizantes agrícolas que favorecen el crecimiento de algas y otros microorganismos que consumen oxígeno e impiden la entrada de luz. Este es el escenario en el que han aparecido 4,5 toneladas de peces muertos en los últimos días.

Ante las críticas al barrio, el presidente de Murcia, Fernando López-Miras, ha acusado enérgicamente al Gobierno central: “No podemos aceptar su inacción ni un minuto más”, dijo en rueda de prensa el pasado viernes. También reclamó los poderes de las orillas y cuencas que les permitan actuar sobre el acuífero y los bulevares que constantemente descargan agua al Menor Mar, cargada de nutrientes de los productos que se utilizan para fertilizar los cultivos. La peor rambla es la de Albuchon, que vierte 30 millones de litros de agua dulce y cinco toneladas de nutrientes todos los días. También quieren drenar el desfiladero de Marchamalo (un canal artificial que conecta la laguna con el Mediterráneo), que está lleno de lodos. Una medida a la que los expertos están respondiendo ampliamente, preguntándose qué impacto tendrá en el Mediterráneo, un mar ya muy contaminado.

Visitará la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico Teresa Ribera El miércoles, el distrito le envió una carta a López Miras, en la que extendió la mano para “tratar personalmente el asunto” con él y su asesor. En la misiva, Ribera respondió a las críticas del ejecutivo regional, destacando su “compromiso absoluto con la reconstrucción del espacio”. Pero advierte: “Ninguna de estas medidas puede ser menos efectiva si no se detiene de inmediato la sobrecarga de nitratos en el Mar Menor”. Y pidió a López Miras que autorice “de inmediato” los expedientes sancionadores emitidos por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), las inspecciones y las demandas de Sepron y la Fiscalía.

Soluciones que no llegan

Y mientras las decisiones lleguen o no, vecinos como Victoria Sánchez-Bravo, maestra de escuela en La Manga, ahora de 68 años y jubilada a los cuatro, han perdido “cualquier esperanza” de seguir en casa una villa junto a una playa alemana, otra afectada por la muerte de los peces. Estaba tan decepcionado que lo puso a la venta. “Lo compré para que lo disfrutaran mis dos hijos y 16 nietos, pero no se han bañado aquí en dos años”, explica.

Victoria tenía otra casa de poca altura en La Manga, y esta es la que usan ahora sus hijos. Allí tienen la oportunidad de bañarse en Mayor Mar. [por el Mediterráneo]”. No ve ninguna solución a la situación de la laguna. “Son muchos años de descuido y holgazanería, fue algo paulatino, se presentan denuncias y se siguen ignorando todo”, dijo. Victoria pertenece a varios grupos que se crearon para defender el Mar Menor; Su casa está decorada con pancartas y el letrero de la puerta de entrada pide firmas para asegurar que Mar Menor es una persona jurídica. Son casi 400.000, pero necesitan medio millón de apoyo antes del 28 de octubre para que el parlamento lo debata.

A pocos metros, en el chiringuito Pata Palo, su propietaria Andrea Ramírez se queja de que sus reservas han sido canceladas. “El año pasado por el virus, y ahora esto”. Hoy solo tiene una mesa. “Es una vergüenza no solo para nosotros, para el negocio, sino también para cómo está el mar”. “¿No puedes bañarte?”, Se pregunta la familia González cuando llegan a la playa. Sus nueve miembros optan por tomar una copa en el chiringuito. “Veníamos de Madrid a darnos un baño y no teníamos ni idea”, explican. También está llegando gente nueva. Pedro Salafranca y Enma Mariscal compraron un piso este año, conociendo el problema. “Siempre puedes bañarte en la ladera de Mediterráneo [muy próxima]”Ellos dicen. Para ellos, la solución es lograr un equilibrio entre la agricultura y el medio natural.

La muerte del pez ha ido avanzando desde la semana pasada como una plaga, día tras día, en las arenas de Cartagena. “Hoy fue más lejos, hasta la desembocadura del desfiladero de Venecia [una de las conexiones del mar Menor con el Mediterráneo] unos 15 kilómetros al norte de la Manga del Mar Menor ”, dijo Isabel Rubio, integrante de la plataforma cívica Pacto por el Mar Menor, que lucha por defender la laguna. El pasado lunes y martes aparecieron los primeros cadáveres en Punta Lengua de la Vaca, describió. El miércoles se encontraron un poco allí, en Cala del Pino y el jueves en la playa frente a la Isla del Siervo. Todavía no dejan de encontrarlos.

Puedes monitorear el CLIMA Y MEDIO AMBIENTE de Facebook y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *