Luis Lacale Poe: La Rebelión de Uruguay ha tensado al máximo al Mercosur  Ciencias económicas

Luis Lacale Poe: La Rebelión de Uruguay ha tensado al máximo al Mercosur Ciencias económicas

Uruguay patea el tablero y Mercosur vive quizás la peor crisis desde su nacimiento en 1991. Su presidente, Luis Lacale Poe, defendió este jueves ante sus pares la decisión de firmar acuerdos comerciales fuera del bloque, algo que está prohibido por ley. “El mundo no nos esperará. Por eso, con tranquilidad queremos decirles que Uruguay va para allá, esperamos que vayamos todos juntos “, advirtió Lacale Poe a sus socios vía videoconferencia. El levantamiento uruguayo está dirigido a Argentina, que defiende los estándares acordados hace 30 años. a toda costa, en Asunción, y la mirada de Brasil, que acepta “flexibilizar el Mercosur” pero sin destruir la unidad, mientras Paraguay apoya tácitamente la posición de Montevideo.

Más información

Las demandas de todos los miembros, con excepción de Argentina, de poder negociar acuerdos con países distintos al Mercosur son antiguas. Uruguay y, en menor medida, Paraguay lideran la protesta. Si bien Argentina y Brasil representan la mayor parte del comercio intrazona y están negociando con terceros países, los dos socios más pequeños creen que no están recibiendo los beneficios esperados. El 26 de mayo, en una cumbre de emergencia que marcaba el 30 aniversario del Mercosur, Lacale Poe dijo que el Mercosur era un retraso en la apertura económica de su país. El argentino Alberto Fernández le dijo entonces que si pensaba que el Mercosur era “una carga demasiado pesada”, podía “cambiar de barco” cuando quisiera.

Uruguay pareció recoger el guante arrojado por el argentino. En vísperas de la cumbre del jueves, el canciller uruguayo Francisco Bustillo informó a sus pares que su país “iniciará conversaciones con terceros países para negociar acuerdos comerciales fuera de la zona”. Lacale Poe dijo en un discurso que no significaba romper con el Mercosur, porque la decisión “no significa violar o violar la regla del consenso” que rige las decisiones del bloque. “El objetivo final es pertenecer al bloque”, dijo. Sin nombrar a Lacale Poe, el argentino Alberto Fernández recordó que el Tratado de Asunción, la fundación del Mercosur, estableció “por un lado que las negociaciones deben comenzar y terminar juntas”. En segundo lugar, cualquier propuesta debe basarse en la regla del consenso “.

No es solo la “flexibilidad” lo que divide a los socios. Brasil, al igual que Uruguay, también están impulsando una drástica reducción del Arancel Externo Común (AEC), que regula el ingreso de productos fuera de la zona con una sanción promedio del 14%. Bolsonaro asiste a la cumbre brasileña. La estrategia de Brasil siempre ha sido promover acuerdos comerciales bilaterales y reducir el AEC, pero dentro de las reglas del bloque. Nótese que Argentina es su principal socio comercial, gracias al comercio intrazona. También ejerce presión sobre los grandes industriales. La poderosa Confederación Nacional Industrial de Brasil (CAI) emitió un comunicado advirtiendo que la estrategia destructiva de Uruguay no estaba ayudando al progreso del bloque. “El Mercosur necesita ajustes y mejoras, pero sigue siendo el que brinda más resultados económicos y sociales a Brasil”, dijo el comunicado, destacando el reciente acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

Por todo esto, el presidente Bolsonaro no dio indicios el jueves de que seguiría los pasos de Lacale Poe. Incluso dijo en broma que la única rivalidad con sus vecinos sudamericanos era con Argentina, por el fútbol. “Ganaremos 5-0 en Maracaná el domingo”, dijo, alcanzando la cámara para la final de la Copa América, que se jugará el sábado en el mítico estadio brasileño.

Sí, Bolsonaro enfatizó que la prioridad debe ser “revisar el tipo arancelario común y adoptar flexibilidad en la negociación de acuerdos comerciales con socios externos”. Y lamenta que en los últimos seis meses, el período en el que Argentina fue presidente pro tempore del bloque, “las expectativas del Mercosur y las necesidades de modernización” que los socios no han cumplido. Pero no pateó el tablero. “No podemos permitir que el Mercosur sea visto como sinónimo de ineficiencia, oportunidades desperdiciadas y restricciones comerciales”, dijo. La presidencia pro tempore de Brasil, que comienza este jueves y finaliza a fines de año, se enfocará en modernizar el programa económico.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *