Los zapatistas inician su gira internacional y zarpan desde Isla Mujeres hacia Europa

Los zapatistas inician su gira internacional y zarpan desde Isla Mujeres hacia Europa

La montañaEl gran velero en el que viajarán siete zapatistas desde Isla Mujeres, en el Caribe mexicano, hacia Europa, zarpó este domingo por la tarde. Siete militantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional salieron del estado de Chiapas en camionetas el viernes y recorrieron unos mil kilómetros hasta la zona. Han estado esperando a bordo del barco desde entonces. Una veintena de personas los acompañaron en esta primera etapa del viaje. «Derribaremos puertos y fronteras», decía este domingo un cartel colocado en tierra por una mujer francófona. El viaje comienza un día antes, a pesar de que la fecha de salida prevista, el 3 de mayo, no fue elegida por casualidad: este lunes es el día de Santa Cruz, una señal que los mayas consideran milagrosa. También hace 503 años, un capitán castellano desembarcó en estas costas, enviado por el gobernador de Cuba. Un año después, a kilómetros de distancia, aterrizó Hernán Cortés.

El objetivo es hacer el viaje de regreso a lo que los conquistadores del continente americano cruzaron el Atlántico hace más de 500 años. «No conquistaremos nada, intercambiaremos», dijo Marisela Mejía, una mujer otomí, miembro del Congreso Nacional de Pueblos Indígenas que vino a acompañar a los zapatistas. La mujer esperaba en la orilla y coreó consignas como «¡Zapata vive!», Con la mano extendida y el puño levantado, a otras personas. Un hombre bronceado que salía del mar, con la piel reluciente por el agua y la toalla en el hombro, parecía confundido. Más tarde, Reuben Blades sonó tranquilo con eso de «Lo vi pasar por la esquina del casco antiguo / con el pedestal que tienen los hombres guapos cuando caminan».

A unos 100 metros del mar se balanceaba el barco que transportaría a la policía, un barco de principios de siglo, que según un trabajador de la zona estaba anclado en la isla durante la pandemia y había viajado previamente a Cuba o Colombia. «Trotamundos» se define por un hombre que tiene una silueta tatuada en la isla de su brazo, donde nació hace 32 años. El viento soplaba más que el día anterior, a 13 nudos al mediodía, y las previsiones apuntan a que el lunes soplará aún más, a las 17. Quizás por eso el tráfico ha decidido continuar la travesía. «Que dirijan nuestra batalla, que lleguen sanos y salvos», dijo Joaquina Paulino, otra mujer otomí. Y Mehija, por su parte, exigió que «se tengan en cuenta las comunidades». La activista dio un ejemplo con dos declaraciones: «Los megaproyectos son una enfermedad para la Madre Tierra, ¿de qué viviremos?» y «Pocas comunidades conservan su ropa o su lengua».

Las mujeres otomíes viajan desde la Ciudad de México para mostrar su apoyo al EZLN.
Las mujeres otomíes viajan desde la Ciudad de México para mostrar su apoyo al EZLN.Gladys Serrano

El movimiento espera que una delegación de siete zapatistas de entre 19 y 57 años llegue a Europa a mediados de junio. Si se les permite aterrizar en las costas de Galicia, la delegación visitará más de 20 países «por mar y aire» en España. «Hablemos de nuestras historias mutuas, dolor, rabia, logros y fracasos», se lee en un comunicado publicado en el sitio web del movimiento, los medios a través de los cuales realizan prácticamente todos sus mensajes. La carta está firmada por el Subcomandante Moisés, primer local al frente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quien tomó el mando después del histórico Subcomandante Marcos y acompañó a la delegación. Este domingo, horas antes de zarpar el barco, se le vio de pie con firmeza en el muelle, pero no habló. “¡Gracias!”, Vino de la orilla, y el subcomandante del zapatista barrió el aire con la palma, como si transmitiera las palabras al destacamento que estaría viajando.

Comenzaron con un caracol zapatista – una unidad autónoma – en Chiapas, suroeste de México, hace una semana; Los recibieron en diferentes puntos del estado de Yucatán y siguieron la ruta planificada hacia el este hasta Quintana Roo. El viernes tomaron un ferry a Isla Mujeres, una zona donde el agua es tan azul como el cielo, la arena es casi blanca y los pájaros parecen deslizarse sin esfuerzo, colgando a 30 grados al mediodía. Desde la cubierta de La montaña, saludaron algunos zapatistas con sus rostros enmascarados y una máscara transparente que protege contra el coronavirus, en lugar de los pasamontañas negros anónimos que le dan un rostro común al movimiento.

Algunos trabajadores de Isla Mujeres han notado que en la pequeña área frente a la costa de Cancún, hay visitantes que evitan el estereotipo de turistas que aún llegan en una pandemia. «¿Los zapatistas?» Estuvieron en el puerto ayer «, dijo el sábado un marinero que llevaba una camiseta de color amarillo limón al volante de un pequeño bote. Frente al club náutico Isla Mujeres, el barco se ha quedado desde entonces, donde al mediodía y con la salida de más y más turistas, la vanidad aumenta. Un artista ofreció muestras gratuitas de destilado en inglés para tentar a los extranjeros «.¡Muestras gratis de tequila!”. Y la promoción en español continuó: «Tenemos strippers Dos mujeres yacían en el agua frente a la cámara: un bikini, gafas y una máscara. Está marcado «Zapatisti».

El EZLN ha revelado las desigualdades en las que vivía la mayoría de la población indígena del país hace casi tres décadas. En 1994, rebeldes enmascarados se alzaron en armas en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (PRI). Luego de meses de negociaciones con el gobierno mexicano, la organización sucumbió al desarme. Desde entonces, han optado por la vía política sin excluir al ejército. El Sucomandante Marcos siempre ha sido un profesor de mestizo, identificado por las autoridades mexicanas, que mezcla en su discurso un sentido del humor, leyendas mayas y parábolas de la Biblia. Pero en 2014, Marcos cambió su identidad – tomó el nombre de Subcomandante Galeano – y le dio el mando a Moisés.

Aparte de los mensajes publicados, los personajes principales no han dicho nada más sobre este viaje. Son siete: Lupita, 19 años; Carolina, 26; Ximena, 25; Julio, 37; Bernal, 57; Felipe, 49, que reemplazó a otro zapatista de última hora, y Marioze, 39. Cuatro mujeres, dos hombres y un hombre de género no identificado: Destacamento 421. Voluntarios con pasaporte que se prepararon para este viaje durante seis meses, que hablan tzotzil, cho ‘ ol o tojolabal, además de español, y según EZLN tienen experiencia «en bote y kayak». En las últimas semanas se han aislado para evitar ser atrapados por el covid-19 y han vivido juntos en una réplica de un barco real en las montañas de Chiapas. La tripulación estaba formada por cuatro alemanes, incluido el capitán y un colombiano.

Puerto de Isla Mujeres, donde se puede ver el velero
Puerto de Isla Mujeres, donde se puede ver el velero «La Montaña», el día antes de su salida hacia Europa.Gladys Serrano

En los más de mil kilómetros que ha recorrido la escuadra para llegar a Isla Mujeres, han tenido poco contacto con la prensa, según los periodistas y fotógrafos de medios nacionales e internacionales que acompañan a la delegación esta semana, atraídos por la hazaña que esperan lograr. los zapatistas, un productividad transatlántica, cuyo propósito no es «amenazar, insultar o reprender o exigir» su perdón. El anuncio va en contra de una solicitud realizada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en 2019, cuando pidió al Rey de España y a la Iglesia que se disculpen por los abusos cometidos durante la conquista. Este lunes, el mandatario organizó un acto para sí mismo, «para pedir disculpas al pueblo maya». El camino de los zapatistas, como aseguraron, «tiene muchos desafíos y ningún reproche».

Junto a ellos, llevan cuatro kayaks, que tallaron y pintaron como homenaje. Los más grandes conmemoran a sus antepasados ​​mayas; el siguiente celebra a los pueblos «en resistencia y rebelión»; el tercero rinde homenaje a los «caídos» tras el levantamiento de 1994, y los más jóvenes glorifican la «infancia zapatista». Pero no está claro qué beneficio les harán. Una de las últimas declaraciones, firmada por el subcomandante Galeano -conocido por su discurso de parodia- dice que si logran bajar, «habrá fiestas, bailes, cantos y cumbia». Pero si no, se lee, están preparados: “Llevamos cuatro canoas con sus respectivos remos y comenzaremos nuestro regreso. Por supuesto, llevará algún tiempo volver a ver los extremos de la casa de Ikshel «.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *