Los próximos frentes judiciales de la ministra Grande-Marlasca  España

Los próximos frentes judiciales de la ministra Grande-Marlasca España

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlasca, durante una sesión de control de gobierno en el Congreso este miércoles.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlasca, durante una sesión de control de gobierno en el Congreso este miércoles.Juan Carlos Hidalgo / EFE

La decisión, adoptada por la Audiencia Nacional este miércoles, de aprobar la decisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlasca, de despedir al coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Guardia Civil de Madrid por «pérdida de confianza». La decisión del panel administrativo recurrente, que anuló la decisión del juez de primera instancia, aún puede apelarse ante la Corte Suprema. Fuentes cercanas al Alto Mando de la Guardia Civil, adscrito a la Inspección de Armas y Explosivos tras su destitución, aseguran que está estudiando esto. Tiene 30 días para presentar una queja. El veredicto, que confirmó el recurso de apelación del Ministerio del Interior, fue la conclusión de que la destitución del Comando Supremo estuvo debidamente motivada y cumplió con las normas que rigen para los agentes del instituto armado.

Más información

El coronel Manuel Sánchez Corby también siguió el mismo camino, despedido con el mismo argumento en agosto de 2018 como jefe de la Unidad Central de Operaciones (UCO), la principal unidad de investigación de la Guardia Civil en la lucha contra la corrupción y el crimen. Organizado: luego la prensa filtró un correo interno criticando la falta de fondos reservados. Esta decisión, tomada por Grande-Marlaska semanas después de la adopción de la cartera, también fue apoyada por los juzgados de primera y segunda instancia, dado que es conforme a derecho y que no existe la motivación personal alegada por Sánchez Corby. Sin embargo, el Mando Supremo de la Guardia Civil apeló esta decisión ante el Tribunal Supremo. A un año de interpuesto el recurso de apelación, la Corte Suprema aún no se ha pronunciado sobre si permite su tramitación, según informaron fuentes en los detalles de la Guardia Civil a este diario. Sánchez Corby dejó su trabajo activo a fines de enero y se fue a trabajar en una empresa privada.

El próximo viernes, la atención del interior estará en los patios de la Plaza de Castilla, en Madrid. Ese día, los seis policías que irrumpieron por la fuerza en un piso de la calle de Lagasca de Madrid el 21 de marzo, donde se estaba realizando una fiesta en violación del estado de alarma actual, fueron llamados a declarar como acusados. Los seis agentes fueron acusados ​​por el inquilino de la casa de violación y daños. La reunión terminó después de que un juzgado provincial de Madrid ordenara en junio a otro juez que abriera una causa abierta contra los nueve jóvenes detenidos esa noche en la casa e indicara en su coche que la policía podía cometer «extralimitación de poder». Esta intervención policial provocó una gran polémica luego de que las imágenes grabadas por uno de los ocupantes de la casa fueran difundidas en las redes sociales, días después del hecho. Grande-Marlasca salió entonces a la defensa de la actuación de los agentes, que formuló en el marco de la legalidad, y para ello llegó a cuestionar la inviolabilidad de los apartamentos turísticos, por considerar que no son viviendas a pesar de la jurisprudencia de el Tribunal Constitucional en el sentido contrario.

La reciente repatriación de inmigrantes menores de edad no acompañados de Ceuta a Marruecos también ha causado quebraderos de cabeza legales en el interior. Además, en dos frentes: el Juzgado de la Ciudad Autónoma y la Audiencia Nacional, a los que acudieron varias ONG para suspender la medida para devolver al Magreb, un gran número de 1.500 menores que, durante la crisis, migraron en mayo del año pasado, entraron en la ciudad del norte de África de forma irregular. Un juez de Ceuta suspendió la medida en agosto, cuando iba a ser aplicada a nueve menores en un automóvil que no aceptó una denuncia en la que creía que se había «probado» la supuesta irregularidad en el procedimiento.

Posteriormente, el Ministerio del Interior y el gobierno de Ceuta se identificaron como responsables de la designación del operativo. Según la documentación aportada por cada una de las partes, Interior iniciaría el trámite a solicitud del ejecutivo autonómico. El juez concluyó que la delegación del gobierno debe iniciar – abrir – los expedientes, si los hubiere, y por lo tanto asignar la responsabilidad al Ministerio del Interior. La decisión, que afectó solo a los niños nuevos, paralizó todo el proceso. Luego. Marlaska defendió públicamente el mecanismo utilizado: «Lo que se ha decidido es reagruparlos de manera asistida, para regresar a nuestro entorno social y con nuestra familia, tal y como establece la Convención de la Niñez», subrayó la ministra, asegurando que «la legalidad El sistema como un agujero ”. Ante la Audiencia Nacional, el interior también se refugió en el hecho de que la iniciativa de la medida fue el Poder Ejecutivo de Ceuta y en sus alegatos confirmó que ninguna orden o acto administrativo salió del departamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *