Los principales accionistas de Naturgy, con el 71% del capital, y los consejeros confirman que no acudirán a la oferta de adquisición de IFM |  Ciencias económicas

Los principales accionistas de Naturgy, con el 71% del capital, y los consejeros confirman que no acudirán a la oferta de adquisición de IFM | Ciencias económicas

Logotipo de Naturgy.
Logotipo de Naturgy.REUTERS

No hubo ninguna sorpresa. Ningún miembro del consejo de administración de Naturgy, tanto instituciones como accionistas individuales, asistirá a la licitación anunciada por el fondo australiano IFM. Los fondos CVC y GIP, que tienen un 20,72% y un 20,64% respectivamente, ya lo han anunciado desde el anuncio de la operación. El mayor accionista, Criteria La Caixa, también ha decidido aumentar su participación del 24,8% al 30% (sin superar el 26%), mientras que el socio industrial, el grupo soberano argelino Sonatrach, se mantendrá en el 4%. A ellos se unieron accionistas individuales. Otro accionista de referencia es Norges Bank, que no está a bordo, con una participación del 1,143%.

Más información

De esta forma, el fondo australiano dispone de algo más del 25% de las acciones para conseguir su objetivo de incorporarse a la compañía energética que preside Francisco Reynes. La OPA está dirigida al 22,69% de las acciones con un mínimo del 17%. El pago total a un precio de 22,07 euros asciende a 5.060 millones de euros. Asimismo, su solicitud, una vez finalizada con éxito la OPA y el fondo entre en el capital, es ocupar los puestos que les correspondan en el directorio. Según la división actual, serían dos asesores, al igual que los otros dos fondos.

En un comunicado enviado a la CNMV, el consejo, además de informar que ningún miembro asistiría a la OPA, realizó una serie de avisos. Entre ellos, se destaca que “debido a las especificidades de esta oferta, existen importantes aspectos no financieros que los accionistas deben tener en cuenta en su decisión, incluidas las condiciones contenidas en la autorización del gobierno español. Es especialmente importante recordar el posicionamiento público de los tres principales accionistas de la compañía, que representan más del 67% del capital.

También advierte «de los posibles impactos derivados de las decisiones regulatorias adoptadas tras el Consejo de Ministros el 14 de septiembre de 2021 y que son de carácter material». El gobierno ha clasificado estas medidas como urgentes y temporales y ha cuantificado el impacto de una de las medidas (reducción de 2.600 millones de euros en los ingresos de generación de electricidad del sector en su conjunto). También enfatizó que “está sujeto a trámite regulatorio que podría afectar su alcance y algunas medidas requieren mayor desarrollo, y su vigencia puede ser revisada por los tribunales”.

El directorio dijo que la compañía estaba analizando los efectos y posibles impactos económicos, contables y de otro tipo de estas medidas, aunque reconoció que «no es práctico medirlo debido a las incertidumbres mencionadas anteriormente y la dificultad de seguir modelando el impacto comercial». »

Según él, todo esto podría afectar a la efectiva implementación del Plan Estratégico 2021-25, aprobado por unanimidad por el Ayuntamiento el 27 de julio, es decir, sin esperar a que el Gobierno se pronuncie sobre la OPA. Según la declaración, el plan en su conjunto está sujeto, como cualquier plan, a la materialización del escenario y las hipótesis regulatorias y sus previsiones, así como a la implementación de las medidas previstas en la forma y plazos previstos.

En conclusión, hay que tener en cuenta que “el informe es un conjunto de consideraciones realizadas por el Ayuntamiento, pero se recomienda leer atentamente toda la documentación de la Oferta, especialmente el prospecto, para tomar una decisión debidamente informada”.

Las acciones de Naturgy cerraron este jueves en 21,81, tras verse afectadas por las medidas de choque aprobadas por el gobierno. El día en que se anunció la OPA, el 26 de enero, se cotizaba a 21,04 euros y durante este período el precio de la oferta fluctuó. El pico más alto se alcanzó el 27 de julio con 22,26 euros, en vísperas de su aprobación por parte del gobierno el 3 de agosto. Posteriormente, la CNMV dio su aprobación el 8 de septiembre. La adquisición comenzó al día siguiente y finalizó el 8 de octubre.

El consejo, que tuvo lugar ayer, consideró exigir a IFM que suba el precio, ya que cotizaba a más de 24 € antes de la pandemia, y por la potencialidad del plan estratégico presentado en julio, que incluye un incremento de inversión de 14.000 € millones y un incremento del beneficio operativo bruto (ebitda) del 5% anual, por lo que los analistas elevan la valoración de la compañía hasta los 24,7 euros. Fue la presentación del plan estratégico, sin esperar a que se resolviera la viabilidad de la OPA, lo que provocó las críticas del mercado. La empresa afirma que no puede esperar más porque genera tiempo de inactividad.

La toma de control está condicionada a las medidas anunciadas por el gobierno para bajar el precio de la electricidad, lo que tendrá un impacto de 275 millones en el beneficio operativo del grupo. Naturgy forma parte del núcleo de las empresas energéticas consideradas dominantes y, por tanto, está obligada a licitar en países independientes junto con Iberdrola, Endesa y EDP. De la misma forma, deberá devolver los beneficios que se consideren extraordinarios por la venta de energía no contaminante al precio del gas. En el mercado de valores, sin embargo, es el menos penalizado.

Fuentes cercanas a IFM aseguraron que no creen que haya problemas para lograr sus metas y menos de un mínimo del 17%. Estas fuentes también afirman que la actitud de los actuales accionistas refuerza su compromiso, que también debe permanecer en la participación accionaria. IFM, que tiene una importante presencia en España a través de Aqualia y Aleática, anunció que su objetivo es a largo plazo y participar en la gestión de la compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *