Los fideos Udon llegan a Estados Unidos  Negocio

Los fideos Udon llegan a Estados Unidos Negocio

Restaurante Udon, que abrió su primer local en 2004.

Daruma es una figura japonesa sin extremidades, ya que es un maestro que lleva años sentado en una cueva meditando y cuyos pies se han secado por no usarlas. Tiene dos ojos vacíos que le sirven de amuleto: cuando uno tiene un propósito, pinta un ojo, y si logra lograrlo en el momento señalado, puede dibujar el otro. Esta figura, tan extendida en Japón como la afortunada, es muy común en los círculos empresariales como motivación para lograr resultados. Jordi Vidal y Jordi Pascual, fundadores de la cadena alimentaria asiática Udon, tienen uno en sus oficinas de Barcelona. “Pintamos el primer ojo durante la pandemia y pintaremos el otro cuando termine el año, si lo logramos”, explica Pascual. La previsión que tienen es alcanzar el objetivo con facilidad, porque no solo esperan salir de la crisis de la que han salido con éxito, sino también cumplir con su plan de expansión internacional, que ya ha comenzado: la cadena de restaurantes, que fue nace en Barcelona En 2004 abrirá su primera ubicación en Estados Unidos, en Miami, y abrirá dos más en Puerto Rico y República Dominicana.

Udon nació como una idea de cooperación entre las dos familias. Un día, el padre de Jordi Pascual, importador y distribuidor de productos de tecnología Honda, regresó de un viaje de negocios a Japón y llamó a su hijo. De forma espontánea, explica, le dijo que en lugar de buscar trabajo, debería abrir un restaurante con fideos, fideos japoneses que hay en cada esquina de la calle para llevárselos o recogerlos rápidamente en un bar. El padre de Pascual tenía un amigo de ascenso de Esade Business School, cuyo hijo trabajaba en la hostelería. Los cuatro se reunieron para cenar juntos. “Decidimos que valía la pena estudiar y Jordi y yo empezamos a hacer un plan de negocio. Siempre pensamos en ella como una cadena de restaurantes, no solo como uno. “Jordi siempre decía que nunca abriría un restaurante por lo sacrificado que era, y mira, acabó creando una cadena”, explica Pascual.

Más información

Tras investigar el mercado y la viabilidad del negocio, en 2004 abren el primer restaurante en el barrio del Born de Barcelona. En los años siguientes abren cinco tiendas propias más y en 2010 firman la primera franquicia. Actualmente, la cadena está formada por 67 restaurantes, 6 de los cuales son propios y el resto son franquiciados. Hay un total de 850 empleados. “Necesitamos algunas de nuestras propias instalaciones porque son como laboratorios de ideas donde probamos si los nuevos productos funcionan. Pero trabajamos muy bien con los franquiciados ”, explica Pascual.

El modelo de franquicia es exactamente el que se utilizará en la expansión internacional. Udon tiene restaurantes en las principales ciudades españolas, así como en Portugal y Andorra. Pero es el salto a América lo que, según Pascual, los motiva y al mismo tiempo los marea. “En el futuro, veremos si éramos visionarios o kamikazes”, dijo, aunque las franquicias planeadas en algunos países comenzaron a tomar forma antes de la pandemia. El plan estratégico de la compañía se enfoca en el crecimiento internacional en Estados Unidos, México, Panamá, Colombia y Chile, con el objetivo de llegar a 100 tiendas en todo el mundo para 2024.

Jordi Pascual, cofundador de la cadena de fideos Udon.
Jordi Pascual, cofundador de la cadena de fideos Udon.© Consuelo Bautista

La internacionalización de la empresa es una “página en blanco” que abren con el objetivo final de “ser un referente en los restaurantes de temática asiática”. El gran activo de Udon es el producto centrado en los fideos y sus variantes. Pascual insiste en que esta no es cocina tradicional japonesa, aunque está inspirada en ella, sino que construyen una carta basada en varios elementos de la cocina asiática. “Es muy reconocible en todas las cocinas. “La cocina asiática es la nueva cocina italiana, es muy fácil de exportar”, explica. La ventaja sobre sus competidores es, según Pascual, la innovación y sostenibilidad de su cocina. Sin embargo, reconoce que dos tópicos pesan sobre Udon: el primero es que el concepto de cadena o franquicia es menos valorado que el de restaurante; la segunda es que como hay muchas tiendas en los centros comerciales, se percibe como una cadena de comida rápida, aunque hay un ticket medio en el menú de unos 18 euros por persona (el menú diario es de 10,95). “Estamos trabajando para transmitir mejor nuestros valores y evitar estos prejuicios”, agregó Pascual.

Sin deuda

A pesar de la nueva etapa, excluyen un cambio en la composición de accionistas o la venta del negocio, que es igual entre las dos familias. Tampoco tienen planes de adeudar. “Aguantamos sin deuda por el producto que se opone a todo, y por nuestra red de multi-franquiciados, que es muy sólida”, explica Pascual. Udon tuvo un notorio conflicto laboral en 2015, cuando los trabajadores exigieron el cumplimiento del acuerdo y alentaron un boicot a los restaurantes. “Fue mucho menor que el impacto”, dijo. Desde entonces, dicen que no han tenido nuevos conflictos.

Pasquale está muy orgulloso de que en medio de una pandemia pueda dar buenas noticias para el crecimiento. La crisis sanitaria y las restricciones han afectado gravemente a los restaurantes que han estado cerrados o cerrados durante meses en muchas ciudades. En 2019, Udon facturó 40,5 millones de euros, y en 2020, año de la pandemia, las ventas cayeron hasta los 24,5 millones de euros. “Ha sido un año muy difícil y, aunque nuestro producto es ideal para la entrega a domicilio, que ha crecido mucho, la facturación global se ha visto muy afectada. El elemento clave para la supervivencia es la capacidad financiera, ya que las ayudas públicas son muy escasas ”, dijo el fundador. Su previsión para este año es una lenta recuperación de las ventas: “No es muy complicado porque venimos de donde venimos, pero es un proceso muy lento. Poco a poco se van abriendo las restricciones y la llegada del turismo y la vacunación ayudarán ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *