Los cines se enfrentan a la vida o la muerte.  Cultura

Los cines se enfrentan a la vida o la muerte. Cultura

Espectadores en la sala de cine Renoir Floridablanca, este verano en Barcelona.
Espectadores en la sala de cine Renoir Floridablanca, este verano en Barcelona.Martha Pérez (EFE)

El otoño nunca ha sido más importante para los cines que el que empezó hace unos días. «Si las cosas no mejoran, realmente cerramos», dijo un expositor en el último festival de San Sebastián. Y aunque tras el final de la cárcel se reabrieron las habitaciones con goteros y pocos quedaron en la carretera, estos tres meses son cruciales: ya hay películas con tiradas de vallas publicitarias y se avecina una avalancha de primeros ministros. Ahora es el momento de que el público regrese. ¿Ocurrirá esto?

En España había, según datos de abril de 2019, 3593 pantallas pertenecientes a unos 500 complejos cinematográficos. Desde la Federación de Cines de España (FECE), principal asociación de expositores, explican que después de ERTE han sobrevivido los cines. El próximo martes, el Gobierno destinará 10 millones de euros de ayuda a la exposición, que complementa la línea aprobada en 2020 para cubrir “tanto los costes derivados de las medidas de prevención sanitaria adoptadas como los destinados a promover la reanudación de la reanudación de la salud. «: luego había 13 millones. Louis Gill, director ejecutivo de FECE, insiste: «Después de todos estos meses de restricciones y primeros ministros paralizados, es hora de tener esperanza. Las habitaciones necesitan que la gente regrese «. Pero Álvaro Postigo, director general de mk2, una cadena expositiva con 125 pantallas en 10 complejos en España, advierte: «El público Mayor No regresó. Los amigos que solían ir al cine han perdido el hábito. Y no creo que sea por las plataformas. Curiosamente, los que van quedan satisfechos. Necesitamos disgusto «.

Javier Bardem, en El buen patrón.
Javier Bardem, en El buen patrón.

El fin de semana pasado comenzó la temporada: un Duna (que ya había estado en los cines durante siete días) se unió Michaels (el drama de Isiar Bolain), El respeto (biografía de Aretha Franklin), Hombre llorando (el regreso de Clint Eastwood) y No respires 2 (El terror siempre funciona bien en España). Están llegando hoy No hay tiempo para la muerte (Última aparición de Daniel Craig como James Bond), Mediterráneo (creación de la ONG Proactiva Open Arms) y Benedetta (Paul Verhoeven investiga una relación lésbica entre monjas en el siglo XVII). Y luego, toda una catarata de títulos con tirón: Madres paralelas, de Pedro Almodóvar; ganador de la Palma de Oro Titanio, por Julia Dukurnau; Las leyes de la frontera por Daniel Monson; El buen jefe de Fernando León; La crónica francesa, por Wes Anderson; El ultimo duelo por Ridley Scott; Abajo abajo, de Jaume Balagueró; Venecia, de Alex de la Iglesia; West Side Story, de Steven Spielberg, y las nuevas entregas de Venom, Spider-man, Cazafantasmas, ¡Canta !, Resident Evil y Matriz. «Rodeamos la saturación de los títulos», dice Postigo. «No podremos absorber la cantidad de producto que saldrá de aquí a Navidad, especialmente la calidad de la distribución independiente».

Keanu Reeves, en La resurrección de Matrix.
Keanu Reeves, en La resurrección de Matrix.

El menú variado y de alta calidad fracasó estrepitosamente. El pasado fin de semana, las 20 películas más taquilleras ascendieron a 3,5 millones de euros y 528.000 espectadores, lideradas por Duna, con 1,2 millones de euros para alcanzar un total de 4,1 millones de euros desde su estreno, y Michaels, con 445.000 euros. «Entiendo que no volveremos los fines de semana cuando top20 recaudar ocho millones de euros «, dijo Gill. «Pero tenemos que llegar a los siete millones».

Una posibilidad es que los espectadores no hayan acudido antes porque esperaron los cuatro días -de lunes a jueves pasado- en los que los cines animaron el regreso a sus instalaciones con entradas por 3,5 euros. “No salió como esperábamos, porque éramos y somos optimistas, pero es cierto que algunas comunidades autónomas apoyan las restricciones. En Madrid, por ejemplo, hemos recuperado la capacidad original en salas no consumibles y en cambio seguimos teniendo un 75% de capacidad en salas de palomitas ”, explica el director de FECE, que destaca la importancia de las palomitas y los refrescos en los ingresos del cine. «Son básicos». FECE estima que la noche del jueves, al finalizar la promoción #YoVoyAlCine, sería posible superar el millón de espectadores. Postigo también quiere expresar su optimismo: «No salió tan bien como el festival de cine, y por precaución decidimos no llamarlo así desde el principio». El responsable de mk2 insistió: «Venimos de tener mucha hambre», y proporcionó cifras. En los últimos cuatro días de septiembre de 2020 se vendieron 170.000 entradas. En los mismos días de 2019 hubo 440.000 espectadores. «Tradicionalmente, las fiestas de cine de otoño han alcanzado los dos millones de entradas. Todavía estamos lejos, pero nos estamos moviendo «.

Un momento de la Crónica francesa.
Un momento de la Crónica francesa.

Para Cinesa, una de las cadenas más grandes de España, con 38 complejos y 445 pantallas, el balance de acción es, en cambio, muy positivo: «Está comprobado que la gente quiere ir al cine». Y de cara al futuro, explican: “Es cierto que venimos de un momento muy difícil, pero siempre hemos sido positivos. Y apoyaremos las iniciativas que hemos impulsado en los últimos meses: alquiler de salas para fiestas de cumpleaños o concursos juegos, eventos para empresas en nuestras salas, programación de ciclos temáticos … ”.

¿Es suficiente la ayuda de las administraciones? “Todo es pequeño debido a nuestra larga historia de dificultades. Ahora esperamos más impulso de las comunidades autónomas, que destinarán otros 17 millones. Esperamos que el Ministerio de Cultura les envíe las bases para que cada gobierno autónomo pueda aplicarlas en su propio criterio ”, dijo Gill. En el resto de Europa, los rendimientos han variado mucho. Italia vive una situación similar a la española, mientras que la larga tradición de apoyo al cine en Francia está marcada por el regreso masivo del público a los teatros y sus películas. Como dice Gil, «sí, a veces está un poco enojado». Postigo, que efectivamente confirma las dudas entre sus compañeros que se escucharon durante las reuniones durante el Festival de San Sebastián, concluye: “Aún no tenemos cuentas, pero veo la luz al final del túnel. Otra cosa es si el túnel será más largo o más corto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *