Los bomberos estabilizan un incendio en el Parque Natural del Cap de Creus  Cataluña

Los bomberos estabilizan un incendio en el Parque Natural del Cap de Creus Cataluña

El incendio en el Parque Natural del Cap de Creus, entre Port de la Selva y Llançà (Girona), se está estabilizando desde la mañana del domingo. Las optimistas previsiones del cuerpo de bomberos de la Generalitat se cumplieron y las llamas no reaparecieron durante la noche. Las horas nocturnas volvieron a ser críticas para contener el incendio, que quemó 415 hectáreas de bosque entre el viernes y el sábado y obligó al desalojo de 350 personas.

La mayoría de los residentes que fueron evacuados el viernes pudieron regresar a sus hogares a la medianoche. En ese momento se abre la carretera que une Llançà y El Port de la Selva. Agentes de Mossos d’Esquadra, la policía comarcal que bloqueaba el acceso a El Port de la Selva, dijeron a EL PAÍS este sábado que habían recibido críticas de vecinos que querían volver a sus casas a pesar del incendio. no ha desaparecido. El Ministerio del Interior emitió este sábado varios comunicados para advertir que aunque no hubo llamas, el fuego se mantuvo activo por el riesgo de nuevos brotes.

Más información

Controlar el fuego es el próximo objetivo de los bomberos antes de declararlo. Ochenta tripulaciones de tierra y quince unidades aéreas han estado involucradas en la operación desde el viernes. El ataque aéreo fue decisivo, ya que la geografía montañosa de la zona dificultaba especialmente el acceso de las tripulaciones de tierra. Los bomberos mantendrán a 155 soldados en tierra este domingo con 55 vehículos terrestres. “Este es un incendio intermitente, con un perímetro inestable y muchos puntos en el interior, donde habrá que prestar especial atención”, dijo el Ministerio del Interior en un comunicado de prensa. Para estabilizarlo, dijeron los bomberos, “se rastreará el perímetro y se regarán los puntos calientes para evitar la reanudación. [del fuego]”.

El director del Parque Natural del Cap de Creus, Ponch Feliu, ha explicado a este diario que el impacto en este espacio protegido es menor de lo que uno podría temer, ya que las zonas verdes del monte se han quemado más rápido para recuperarse. Feliu recordó que en 2000 se produjo un incendio que quemó 6.000 de las 11.000 hectáreas del parque natural. Feliu advirtió que la visita al parque natural está prohibida en la fase actual de peligro de incendio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *