Liberados octavos soldados venezolanos secuestrados por disidentes de las FARC  Internacional

Liberados octavos soldados venezolanos secuestrados por disidentes de las FARC Internacional

Llegada de militares venezolanos rescatados tras más de un mes de cautiverio a manos de grupos disidentes de las FARC.Ministerio de Defensa de Venezuela

Después de más de un mes de secuestro, ocho soldados venezolanos fueron liberados por disidentes de las FARC. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, emitió un comunicado en la madrugada de este martes, diciendo que a través de un operativo denominado Águila Centenaria, «ocho profesionales secuestrados por grupos armados irregulares colombianos han sido rescatados», reclamando la liberación. En un comunicado, Padrino reconoció que otros dos oficiales seguían desaparecidos luego de que los familiares de los sargentos Danny Vázquez y Abraham Belizario los hubieran estado exponiendo durante semanas.

El fin del secuestro marca un hito en el conflicto, que ha dejado importantes bajas en las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela desde el inicio de la ofensiva militar el 21 de marzo. La liberación de los militares estuvo condicionada por la retirada de las fuerzas militares del lugar, que se viene produciendo en los últimos días, según las organizaciones que trabajan en la zona. El gobierno venezolano ha desplegado varios contingentes militares de todos los componentes de las fuerzas armadas e incluso policiales, y ha movilizado tanques y aviones de combate en la denominada operación Escudo Bolivariano para combatir a los grupos irregulares que se instalan en Venezuela.

Más información

Los militares fueron capturados como «prisioneros de guerra» luego de cuatro emboscadas ocurridas entre el 23 y el 24 de abril en la vereda La Capilla, una de las ciudades del sur de Apure en la frontera del río con Colombia. Además, hubo al menos ocho bajas en tropas venezolanas y varios bombardeos contra puestos militares. Estas escaramuzas aumentaron la proporción de militares muertos en batalla a 20, con 32 heridos. La noticia del secuestro la dio un grupo de disidentes de las FARC en un comunicado en el que solicitaron a la Cruz Roja Internacional que interviniera para liberarlos. “Desde el 21 de marzo se han librado hostilidades ofensivas contra nosotros, las cuales se han desplegado en la región Apur del estado bolivariano. En estas acciones se desplegó un desembarco de fuerzas especiales de la FANB ”, dicen los disidentes.

El gobierno venezolano tardó más de dos semanas en reconocer la situación e informar sobre los esfuerzos de rescate. Mientras estaban en manos de la guerrilla, se enviaron dos certificados de vida instando a los rehenes a resolver el conflicto a través del diálogo. En la última de las grabaciones pidieron la mediación de Diosdado Cabello, número dos del chavismo, en las negociaciones.

El motivo de esta maniobra militar en Venezuela, dicen los analistas, es una pugna entre las distintas facciones de disidentes de las FARC -las de Gentil Duarte e Iván Márquez- y el ELN, así como otros grupos del crimen organizado cuyo territorio y control de negocios ilegales se disputa. .a ambos lados de la frontera.

En los combates, el ejército venezolano se ha puesto del lado de algunos de los grupos y combatido contra otros, dicen algunos analistas como Rocío San Miguel de Social Watch y Javier Tarazona de la ONG FundaRedes, que ha documentado la presencia de la guerrilla en Venezuela durante varios años. «Lo que ha pasado ahora es una pequeña tregua, pero continúan las operaciones de los grupos irregulares en Venezuela», dijo Tarazona en rueda de prensa este martes. “En el caso de los soldados secuestrados, hubo una capitulación controlada a cambio de la retirada de los militares de la zona y de que no participaran en los conflictos de estos grupos. Hemos perdido nuestra soberanía ”, dijo.

En medio de estas tensiones se anunció la muerte de Jesús Santrich, un excomandante de las FARC que se convirtió en miembro oficial de la Cámara de Representantes del Congreso de Colombia y que luego se unió a Iván Márquez cuando se separó de los acuerdos de paz. La facción anunció su muerte en una emboscada de un comando militar colombiano mientras conducía un camión por la Serranía de Perijá. El cuerpo aún no ha sido visto y ningún otro grupo se ha atribuido la responsabilidad del ataque. El gobierno venezolano se ha mantenido absolutamente en silencio sobre la muerte de Santrich, el partidista de ojos oscuros que mostró abiertamente su cercanía a Nicolás Maduro, como lo hizo Hugo Chávez en su tiempo con otros líderes de las FARC.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *