LeBaron abre la puerta para retomar el "caso Cienfuegos"

LeBaron abre la puerta para retomar el «caso Cienfuegos»

General Salvador Cienfuegos, durante un acto militar en 2016Henry Romero / Reuters

Un juez federal ha abierto una vía fluvial para reabrir el caso contra el general Salvador Cienfuegos, exministro de Defensa durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, acusado en Estados Unidos de narcotráfico y blanqueo de capitales el pasado mes de noviembre. Luego de una cruzada diplomática inusual, el general fue trasladado a México y absuelto de todos los cargos solo dos meses después por la Fiscalía General de la Nación (FGR). Un tribunal administrativo aceptó ahora un recurso de defensa que cuestiona la actuación de la fiscalía mexicana y pide acceso a todo el expediente y reapertura del caso. Hasta ahora, el avance del llamamiento se ha visto paralizado por un desafío presentado tanto por la presidencia como por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Más información

El amparo fue promovido por la familia LeBaron, víctimas de una brutal masacre hace dos años en Sonora y veteranos activistas anti-violencia. Los dos pilares de su denuncia son, por un lado, que la fiscalía publicó sólo una parte del expediente de forma sesgada para justificar la absolución. Por otro lado, la resolución que concluye el caso tampoco está suficientemente fundamentada. El juez administrativo aceptó ambas preguntas y, de continuar, podría dar lugar a una orden de la Fiscalía para reabrir la investigación contra el general y entregar el expediente completo a los abogados del clan LeBaron.

En todo caso, esos avances se ven paralizados por el desafío planteado por el Gobierno mexicano, que alega que los demandantes no tienen legitimidad para promover el amparo porque no son víctimas directas en el proceso antimilitar. “Nuestra posición es que en los delitos contra el crimen organizado, todos somos víctimas como sociedad y tenemos derecho a acudir a los tribunales. Esto es algo que ya ha sido reconocido de forma civil o medioambiental. Buscamos que sea aceptado en el ámbito penal como un instrumento contra la arbitrariedad de la fiscalía ”, apunta el abogado de familia Carlos Azim. Una audiencia de apelación, una vez que se resuelva la disputa, está programada para junio.

La absolución del jefe del ejército mexicano a mediados de enero estuvo rodeada de una gran polémica y ensombrecida por una fuerte presión política para salvar el nombre de la institución, a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador otorgó un poder casi omnipresente tras su llegada al poder.

Operación Padrino

La acusación de Estados Unidos contra Cienfuegos se basa en una investigación de más de seis años por parte de la Agencia Federal de Control de Drogas (DEA). La operación del llamado Padrino, como se le llamaba en el hampa, que fue ministro de Defensa de México hasta hace poco menos de tres años. Cienfuegos fue acusado de crimen organizado; por traficar miles de kilogramos de heroína, cocaína, marihuana y metanfetaminas; por protección y cooperación con un cártel específico (Beltrán Leyva) y por lavado de dinero por sobornos millonarios. El expediente de la DEA fue respaldado por la Fiscalía Federal y un juez de Nueva York, que está procesando oficialmente al general.

En negociaciones sin precedentes, la artillería diplomática mexicana logró retirar cinco cargos contra Cienfuegos para sorpresa de los jueces federales en Brooklyn, donde se iba a llevar a cabo el juicio. El argumento de la Cancillería fue una grave violación de los acuerdos bilaterales de seguridad por la comunicación nula y la actividad unilateral de las autoridades estadounidenses en la investigación, detención y acusación del general. El propio López Obrador subió al escenario amenazando con expulsar a los agentes estadounidenses que trabajaban en México cuando consideró El caso Cienfuegos como un insulto a la soberanía. A cambio del traslado del general, se comprometió a iniciar una investigación en profundidad por parte de la FGR.

La investigación de las autoridades mexicanas duró solo dos meses, terminando el caso con el argumento de que “el general Salvador Cienfuegos Zepeda nunca se ha reunido con miembros de la organización criminal que están investigando las autoridades norteamericanas; y no ha mantenido comunicación con ellos ni ha realizado ninguna acción encaminada a proteger o asistir a dichas personas «. Durante la investigación, el Ministerio de Relaciones Exteriores dio a conocer parte del expediente de la DEA. Más de 700 páginas de miles de mensajes de teléfonos móviles interceptados por miembros del cartel de Beltrán Leyva entre diciembre de 2015 y febrero de 2017, alegando que militares estaban involucrados en el negocio del narcotráfico.

La defensa de LeBaron considera que la filtración de estos documentos es una de las irregularidades que justifica la reapertura de las investigaciones. «La fiscalía no cumplió con los protocolos legales para establecer en qué medida se pueden hacer públicas las pruebas. Publicó lo que quería para justificar la excusa ”, agregó el abogado Azeem. La publicación de parte del expediente ya ha sido cuestionada por abogados y académicos, quienes destacaron que se trata de material preliminar y parcial que evita todo trabajo posterior de los fiscales estadounidenses y del juez que formuló la acusación. Todos estos documentos fueron enviados por las autoridades estadounidenses en el marco de negociaciones diplomáticas.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información de la situación actual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *