Las pruebas de autodiagnóstico se realizan un día antes de su comercialización oficial.  Comunidad

Las pruebas de autodiagnóstico se realizan un día antes de su comercialización oficial. Comunidad

Una pareja arrastra una maleta hasta una gran farmacia del barrio madrileño de Atocha. No lo piensan dos veces. “¿Tiene una prueba de autodiagnóstico?”, Preguntan en el mostrador. “Por supuesto, se lo traeré de inmediato”, respondió el farmacéutico durante un descanso de su tarea de inventario. Laila González y Joaquín Vázquez, ambos de 41 años, no han estado en contacto directo con nadie con coronavirus, pero creen que hacerlo en casa es la mejor solución para evitar la timidez. “Esta semana visitaremos a mi abuela en A Coruña. Tiene 86 años y nosotros preferimos estar tranquilos ”, dijo Vázquez. Se encuentran entre los primeros clientes del restaurante en realizar una prueba clara de autodiagnóstico sin necesidad de prescripción médica, producto que se agotó en muchas farmacias antes del día oficial de venta. El Consejo de Ministros aprobó un proyecto de real decreto por el que se regula la distribución de estas pruebas, publicado este miércoles en Boletín oficial del estado y eso entrará en vigencia este jueves.

A media mañana, el farmacéutico de Atocha tuvo en cuenta las pruebas que les quedaban ante la demanda generalizada: “Todavía tenemos 120, porque hoy compramos, pero no durarán mucho”. Al mediodía, todo el mundo estaba vendido. El farmacéutico dijo que el laboratorio donde compra los productos distribuye solo 20 unidades por farmacia por día, por lo que la demanda es limitada. Este es el problema de muchos restaurantes del centro de Madrid, que han empezado a advertir de la escasez de estas pruebas debido a la gran demanda y no pueden pedirlas en masa.

Más información

Guillermo Ion prefiere no correr riesgos. El empresario de 57 años está acostumbrado a viajar por trabajo y luego de una corta estadía en la capital planea regresar a Costa Rica, su país de origen. Se niega a volar sin antes comprar una prueba en una farmacia del centro de Madrid. “Se nos acabó esta mañana, solo tengo lotes de cinco”, dijo el farmacéutico. Ajún acepta llevarse el paquete porque para él la seguridad es lo primero. “No he estado en contacto con lo positivo, pero prefiero viajar sin miedo, sabiendo que no puedo contaminar a nadie”, dice. Un farmacéutico de la calle Preciados, que prefiere no dar su nombre, confirma que ha venido “mucha gente” a comprar pruebas, pero admite que la mayoría se marchó con las manos vacías. “Esperamos que nos traigan más”, dijo. La tendencia se repite en varias farmacias de la zona de Opera. “No esperábamos vender tanto”, dijo otro trabajador.

El caos dominó la mayor parte del día. Muchos farmacéuticos dicen que pueden vender autopruebas de covid este martes. Otros se perdieron entre documentos e instrucciones para tratar de aprender rápidamente cómo funciona. Algunos se han negado a ofrecerlos ahora, como Sylvia García, que trabaja en una farmacia cerca de la Plaza Mayor. “Todavía no podemos venderlos, es un día después de que se publicaron en BOE¿Derecha? El farmacéutico le preguntó a su socio, quien asintió. Elena Hernández dijo lo mismo detrás del mostrador de un restaurante de la calle Goya. “Si algunas farmacias ya lo están vendiendo, lo están haciendo mal”, protestó.

La saciedad llegó a muchos profesionales que decidieron no esperar. “La gente no puede necesitarlos y no podemos venderlos. Por eso decidí ofrecerlos ahora “, dijo una compañía farmacéutica que ha tenido lotes de pruebas en stock durante varias semanas. Fuentes del Consejo General de Colegios Farmacéuticos confirman que la venta de estas pruebas de venta libre sí está comenzando este jueves, y confirman que la confusión sobre la comercialización se debe a la exclusividad de la pandemia. Estamos en la quinta ola, hay muchas preocupaciones y todos han entendido que el producto se puede vender después de que sea aprobado por el Consejo de Ministros. [este martes]“Dice un portavoz de la organización, que cree que es necesario priorizar el sentido común y la necesidad de estas pruebas.

Muchas farmacias catalanas también ofrecen pruebas de venta libre a partir del martes, informa Bernat Cole. Algunos restaurantes ya los han ofrecido incluso antes. El Consejo de las Facultades de Farmacia de Cataluña no ha realizado un balance público de las pruebas vendidas, pero ha señalado que las pruebas se pueden realizar “a través de un entorno de salud, seguridad y consulta profesional” como las farmacias. La agencia lamenta que esta medida “haya tardado tanto en entrar en vigor”. “Los farmacéuticos, como profesionales de la salud, tienen la formación y los conocimientos suficientes para contextualizar las pruebas”, concluyen.

Un farmacéutico muestra el trabajo de una prueba de autodiagnóstico covid-19 en Bilbao este miércoles.Miguel Tonya / EFE

Otra herramienta de restricción

El éxito de estas pruebas, según Jesús Echarri, farmacéutico de Atocha, radica en la facilidad con la que se administran. Cualquiera puede hacerlo en casa sin necesidad de acudir a un centro médico. No es una panacea, pero es otra herramienta para tratar de controlar la pandemia ”, dijo. Las pruebas de anticuerpos y antígenos están disponibles en el mercado. Ambas son pruebas de autodiagnóstico, aunque su función es diferente: la primera detecta los anticuerpos de una persona que ha estado previamente en contacto con el virus, y la segunda determina si existe una infección activa. “La prueba de antígeno es un tipo de hisopo que se inserta un poco en las fosas nasales, se empapa en una solución y se coloca en una placa similar a la de una prueba de embarazo. Si aparece una línea junto a la letra T, la prueba es positiva ”, explica Echari. También se puede hacer con saliva. El resultado se obtiene en unos 20 minutos. La prueba de anticuerpos (mediante análisis de sangre después de un pinchazo en el dedo) está disponible en las farmacias con receta médica desde diciembre.

Los farmacéuticos son los encargados de explicar cómo funciona el producto, aunque su envase incluye instrucciones en papel y en ocasiones mediante un código QR. La Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) recuerda que estas pruebas deben tener una especificidad – la capacidad del producto para detectar la ausencia del marcador relacionado con la enfermedad – del 97% y una sensibilidad – la competencia de la prueba para detectar la presencia de este marcador – debe ser al menos del 90%. Según los farmacéuticos, el precio varía entre 7 y 10 euros y está exento de IVA.

A pesar de las buenas noticias, la asistencia sanitaria no ha especificado cómo garantizará que la población informe, por ejemplo, un resultado positivo. La falta de orientación sobre cómo se verificarán los resultados de las pruebas para su inclusión en la red de vigilancia epidemiológica es el punto que más preocupa a los farmacéuticos que desean un papel activo. “Es una herramienta muy útil, pero depende de la responsabilidad de los ciudadanos. Tememos que las personas no den a conocer los resultados y nos gustaría tener un papel activo en la comunicación de los resultados, pero somos muy limitados ”, dice la farmacéutica García. Muchos afirman estar cooperando con las administraciones para registrar infecciones. “Idealmente, podríamos informar sobre los resultados de las pruebas comercializadas, pero en este momento esa es la gran brecha que tenemos”, dijo Echarri.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *