Las Bahamas crea la primera moneda digital oficial  Blog de alterconsumismo

Las Bahamas crea la primera moneda digital oficial Blog de alterconsumismo

Esta vez tengo que empezar por admitir un pase: hay un país donde un Moneda digital del Banco Central, es decir. moneda digital emitida por el banco central. Se trata de las Bahamas (norte de Cuba y este de Florida), una nación insular con unos 400.000 habitantes repartidos en una treintena de islas.

La moneda, denominada Sand Dollar, fue introducida por el propio Banco Central a través de diversas instituciones financieras (banca privada) y tiene como objetivo “promover un acceso más inclusivo a pagos regulados y otros servicios financieros para comunidades y grupos. Socioeconómico sin servicios bancarios (suficientes) “.

Un S $ equivale a un dólar de las Bahamas, que también mantiene su paridad con el dólar estadounidense, y cada S $ se considera un pasivo del Banco Central respaldado por sus reservas de divisas. Luego de la implementación exitosa del proyecto piloto en Gran Exuma y Ábaco, el Banco Central lo expandió en todo el país el 20 de octubre de 2020. Los cuatro objetivos del dólar de arena son:

Otros estados de EE. UU. Podrían hacer lo mismo y permitir así a los ciudadanos el acceso universal a los servicios financieros.

  • Aumente la eficiencia de los sistemas de pago de las Bahamas mediante transacciones más seguras y tasas de liquidación más rápidas.
  • Brinda acceso no discriminatorio a los sistemas de pago, independientemente de la edad, el estado migratorio o la residencia.
  • Lograr una mayor inclusión financiera, rentabilidad y mayor acceso a los sistemas financieros de todas las Bahamas.
  • Fortalecer la protección nacional contra el lavado de dinero, la falsificación y otros fines ilegales reduciendo los efectos nocivos del uso de efectivo.

Una ventaja muy importante para algunos bahameños es el servicio bancario. en línea. El 20% de las Bahamas no tiene una cuenta bancaria (y a esta población se unen otras que no pueden utilizar el servicio de banca electrónica). Tienen que viajar a otra isla en bote para poder realizar pagos en efectivo, pero estos trámites se vuelven imposibles cuando el servicio de transporte público se detiene debido a un huracán, por ejemplo.

Si bien la utilidad de la banca es obvia en líneaAdemás, los que tienen que desplazarse entre las islas, en función de la disponibilidad de embarcaciones para solucionar problemas económicos.




El 20% de las Bahamas no tiene cuenta bancaria y tiene que viajar a otras islas para pagar en efectivo.

Otro aspecto importante es que esta moneda digital solo es válida para transacciones nacionales. Por lo tanto, no puede pagar en S $ si desea comprar libros de Amazon en los Estados Unidos. El banco central explica las siguientes ventajas de esta moneda digital:

  • No puede robar S $ porque los saldos están en la computadora del Banco Central.
  • El historial de entradas y salidas será un buen apoyo a la hora de solicitar microcréditos en los bancos.
  • Falta el precio de la transacción.
  • Oportunidad para que los particulares aumenten el saldo y los gastos mensuales máximos, así como vincular la cuenta de S $ con la del banco privado (con permiso del gobierno: en el caso de negocios la conexión es obligatoria).

En la actualidad, hay dos países de América Latina (Ecuador y El Salvador) que utilizan el dólar estadounidense como moneda oficial, además de Panamá, que se encuentra en un estado de dolarización muy avanzado. Este ejemplo de las Bahamas podría ayudar a otros países a adoptar un modelo similar que permita a los ciudadanos el acceso universal a los servicios financieros.

Otra opción interesante para España sería que el Banco de España implantara un sistema similar, pero sin posibilidad de realizar pagos internacionales (incluso dentro de la eurozona), con el fin de fortalecer la economía española. Christian Gelleri, fundador de la moneda regional Chiemgauer en Alemania, ya ha realizado una propuesta similar para ayudar a los países más afectados por la crisis de 2007, y sería muy interesante examinar la viabilidad de la misma idea en el contexto actual de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *