Las aulas esperan una mayor disminución en la incidencia del coronavirus para dejar atrás las máscaras Educación

Las aulas esperan una mayor disminución en la incidencia del coronavirus para dejar atrás las máscaras Educación

Si es cómodo para los niños llevar una máscara en clase es una cuestión que apenas ha ocupado su lugar en el grupo de familias de WhatsApp de segunda clase del Colegio Público Les Bases de Manresa, Barcelona. Pero para Luis Calvet, padre de un estudiante de siete años, es una «desconexión». «Hay reuniones familiares en el interior, bares abiertos y ahora vida nocturna … Tal vez sea el momento de liberar a los más pequeños», dijo el empleado bancario de 44 años.

Al inicio del curso, Calvet envió una carta al Ministerio de Educación exponiendo sus motivos para flexibilizar las medidas, como que la portabilidad se reducía a estas edades y que no existía evidencia que lo demostrara en niños (de tres a seis años exentos). .por usar mascarilla) hay más infecciones que en la escuela primaria (seis a doce). «Mi hija usa anteojos, se ven borrosos y no puede ver bien y tiene problemas para respirar, sin mencionar lo importante que es la comunicación no verbal», dijo.

En el camino que se abre tras la peor pandemia, el uso de máscaras en los centros educativos se perfila como uno de los últimos grandes problemas a abordar en los próximos meses. El desafío es saber cuándo y cómo hacerlo para evitar la propagación de infecciones entre la única población no vacunada y que esto esté provocando una nueva ola en el peor de los casos. Sin que los más pequeños se den cuenta, el gesto rutinario de cubrirse la boca con ellos se ha convertido en un obstáculo simbólico pero importante para la vuelta definitiva a la normalidad.

Clara Pratts, investigadora en biología computacional de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), divide el problema en tres pasos sucesivos a considerar: la entrada del virus en las escuelas, la transmisión que llega al interior y la posibilidad de que estos menores se conviertan en una fuente de infección para el resto de la población.

En primer lugar, Pratts explica que «el 70% de los estudiantes se infectan fuera de la escuela, por lo que la variable más importante es lograr una baja frecuencia entre la población». Durante la mayor parte del año pasado, la frecuencia de 14 días se ha mantenido por encima de 200 casos por 100.000 habitantes, con dos meses durante la segunda y tercera oleadas superando los 500.

Alumnos del colegio Raimundo Lulio de la ciudad sevillana de Camas, el 23 de septiembre.
Alumnos del colegio Raimundo Lulio de la ciudad sevillana de Camas, el 23 de septiembre.PACO PUENTES (EL ESTADO)

La reducción de infecciones que ahora se logra con las vacunas ha reducido esta cifra a menos de 60 casos. Quique Bassat, epidemiólogo e investigador ICREA de ISGlobal en Barcelona, ​​dijo que lo «conveniente» sería quitar las mascarillas de las aulas cuando el parámetro esté por debajo de 25. «La baja frecuencia garantiza pocos casos e infecciones, aunque los niños no. han sido vacunados «, agregó.

España fue uno de los pocos países que mantuvo las aulas abiertas a pesar de la gran cantidad de incidentes el año pasado, un logro que fue posible gracias a la adición de grupos de globos, máscaras, detección temprana y cuarentena. «Esto mantuvo bajo el nivel de transmisión en las escuelas, a pesar de la alta frecuencia en el extranjero», recordó Pratts.

Aunque los expertos reconocen que es difícil saber en qué medida cada una de estas medidas ha contribuido al éxito individualmente, los estudios publicados en Estados Unidos muestran que las escuelas que no requieren que los estudiantes usen una máscara son 3,5 veces más propensas a sufrir brotes que los que lo hacen.

El hecho de que los niños sean menos contagiosos que los adultos también ha ayudado a mantener bajos niveles de transmisión, un colchón sobre el que la llegada de la variante delta ha extendido un velo de incertidumbre. «Los datos no muestran que las infecciones estén aumentando en las escuelas. No hay clases más limitadas ahora que hace un año. Es cierto que es más contagioso, pero las medidas para evitar su propagación son las mismas y están funcionando bien de nuevo ”, explica Basat.

Los expertos coinciden en descartar que con alrededor del 80% de la población inmunizada, las escuelas podrían convertirse en el foco de una nueva ola, incluso si la eliminación de las máscaras conlleva un aumento de la matrícula escolar. «Tenemos la ventaja de que los brotes entre los niños son pequeños y, con un seguimiento adecuado, será posible detectarlos y detenerlos a tiempo», dijo Basat.

En este escenario, la consolidación de la tendencia a la baja en España parece ser el factor más importante en el retiro de las máscaras en las escuelas. «Tenemos que esperar otras dos o tres semanas para que la vuelta a la educación y al trabajo no cambie la tendencia. Lo hizo el año pasado, pero todavía no teníamos las vacunas «, recuerda Pratts.

La incidencia de COVID en niños menores de 12 años, a pesar de los temores, ha seguido disminuyendo desde el inicio del curso. Este viernes, fueron 102 casos por cada 100.000 habitantes, 25 en menos de dos semanas. «Esta es una información importante, porque se están realizando muchas más pruebas en este grupo ahora que durante las vacaciones. «Cada resultado positivo en clase conduce a la prueba de todos los miembros del grupo del globo y esto permite la detección de casos asintomáticos que pasaron desapercibidos durante las vacaciones», confirmaron los expertos.

Pratts también prevé que otras medidas, como la cuarentena, se reduzcan lo más tarde posible. Por hora «. Una medida más molesta para los menores por muestreo, pero que evita el gran impacto familiar, educativo y social que llevan los 10 días sin poder salir de casa.

Santiago Moreno, responsable de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal (Madrid), propone esperar a que se aprueben las vacunas para niños antes de quitarse las mascarillas. «Deben mantenerse hasta que estemos seguros de que los beneficios de la abstinencia superan los riesgos que pueden causar. Es cierto que en ocasiones pueden resultar molestos, pero no provocan ningún daño. Por otro lado, corremos el riesgo de incrementar la transmisión del virus entre ellos, y en algunos casos infecta a personas vulnerables cuyas vidas pueden estar en riesgo ”, describió.

La espera para que se dejen las máscaras es cada vez más larga para la mayoría de las familias. El cansancio de la pandemia y las molestias que ocasiona hacen que las familias y los centros educativos estén ansiosos por conocer la noticia. Durante todo este tiempo, y aunque las quejas fueron frecuentes, no hubo un fuerte movimiento en España contra su uso en los centros educativos.

Lluís Calvet no estaba contento con la respuesta que Enseñanza dio a sus demandas, le dijeron que era la responsabilidad de la asistencia sanitaria y que la entregarían a este departamento, pero nunca pensó que su hija debía dejar de ir al colegio. Desde el inicio del curso en España se han producido cinco casos de baja por este motivo: dos en Baleares, dos en Extremadura y uno en Andalucía. Los cuatro primeros se resolvieron mediante la mediación de los centros, y el último está en curso.

La Consejería de Educación de las Illes Balears explica que la única forma de acceder a un centro educativo sin mascarilla es con un certificado médico, que acredite la imposibilidad de llevarla. «En caso de que la familia se niegue a llevar a su hijo a clase, se abre un informe de ausencia, se notifica a la policía y si continúa la negativa se informa a la fiscalía», dijo.

Clase en el Instituto Pare Vitòria de Alcoy en marzo.
Clase en el Instituto Pare Vitòria de Alcoy en marzo.Joaquín de Haro

En la Federación de Directores de Guarderías Públicas y Escuelas Primarias -con más de 7.000 empleados de seis comunidades autónomas- no han aparecido este año las denuncias por el uso de mascarillas. Vicent Manes, presidente de la organización, destacó que a todos les gustaría que desaparecieran, pero «prevalecen los criterios de salud». En su centro, en Valencia, todos los profesores pagaron por un pequeño altavoz conectado a un micrófono sujeto a una diadema (unos 15 euros).

“Dejamos nuestras voces, las máscaras transparentes no están del todo aprobadas, y a estas edades es fundamental que los estudiantes nos vean vocalizar”, dice. En su caso, es aún más grave: «Soy profesor de inglés, necesitan ver cómo emito ciertos fonemas». A pesar de las deficiencias, tienen otras prioridades. «Sí, discutimos si los fondos europeos de Covid deberían haber sido finalistas para obligar a todas las autonomías a mantener el apoyo de los profesores», añadió.

En la mayoría de la Asociación Nacional de Familiares de Estudiantes (CEAPA), su presidenta, Leticia Cardenal, dijo que si bien la mayoría de los padres comparten el deseo de retirarse de la escuela primaria, prevalece la cautela y la confianza en las autoridades de salud. Mantienen la misma posición en la línea de educación de UGT.

Otras organizaciones autonómicas, como la catalana AFFAC, son más militantes. “Le hemos pedido a Enseñanza que revise la medida, al igual que lo harán países vecinos como Francia. [la ha anunciado para este próximo lunes]Se sabe que la frecuencia en los niños es muy baja y esto es más una medida para la galería ”, dijo Lydon Gasul, vocera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *