Las 30 horas que dudó el gobierno de Castillo  Internacional

Las 30 horas que dudó el gobierno de Castillo Internacional

Más información

El día anterior fue su inauguración oficial como presidente. La bomba del Congreso. Solemnidad militar. Mármol como testigo del momento. Ahora, sin embargo, Pedro Castillo miraba el horizonte infinito de los Andes. Fue en la zona de Ayacucho, rodeado de montañas y pájaros volando sobre una vasta llanura. Llevaba el cinturón presidencial y el sombrero de palma con el que nació. En ese momento, se acercó a una mesa posada sobre un mantel rojo. Un pequeño crucifijo y una Biblia encima. Luego Castillo tragó.

– Señor Guido Belido Ugarte, ¿jura por Dios y por estos santos evangelios cumplir con lealtad y fidelidad el cargo de Primer Ministro, en quien confío?

“¡Sí, lo juro!”, Resumió un hombre con un traje azul marino.

“Si haces eso, deja que Dios y tu país te recompensen”. Y si no, el país lo requiere.

La gente aplaudió. No es casualidad que Castillo eligiera esta situación para tomar su primera gran decisión como presidente. En esta llanura, los rebeldes locales derrotaron a las tropas de la monarquía española y sellaron la independencia del Perú hace dos siglos. El maestro vio su decisión como una continuación del pasado.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

Sin embargo, en Lima, la capital, se frotaron los ojos. Castillo acababa de elegir a un político conocido, marxista, ya Castro como el hombre más fuerte de su gobierno, del ala más dura y radical del partido Perú Libre, bajo cuyas siglas se había presentado en las elecciones. La moderación con la que se había acercado a la segunda vuelta de las elecciones, donde contaba con políticos más centrados y mesurados, desapareció. Luego comenzaron 30 horas de incertidumbre, que sacudieron su gabinete incluso antes de que se formara.

Los más sorprendidos fueron los más cercanos a Castillo. Entre ellos se encuentran dos héroes que fueron llamados a ser figuras clave en su gobierno. Pedro Franke, afamado economista y Anibal Torres, prestigioso abogado. Uno iba a ser su ministro de Economía, el otro juez. Ambos sintieron que el nombramiento de Belido era una traición. Esto significó darle el poder a Vladimir Serón, el líder de Perú Libre. Belido actúa como una figura decorativa, está ahí para ser los ojos de Seron. Es un marxista-leninista atascado en el castrismo, como si el mundo estuviera anclado en los años sesenta.

Después de la ceremonia en Ayacucho poco después del mediodía, Castillo voló de regreso a Lima. La presidencia emitió un comunicado informando que el nombre de los ministros se haría público en unas horas. El nuevo presidente no esperaba encontrar una revuelta. Franke y Torres renunciaron para hacerse cargo de sus ministerios. Los moderados, que representan la izquierda más centrada, se sintieron ofendidos al ver a un radical, el pueblo de Serón, en una posición de mayor poder. El vacío dejado por quienes se negaron a unirse al gobierno tuvo que ser llenado en cuestión de horas. Según la prensa peruana, el entorno de Castillo ha puesto a prueba a una decena de candidatos alternativos. Chocaron contra una pared. Pocos querían meterse en tales circunstancias.

Mientras tanto, Perú se deprimió. Los medios locales nunca han sido amables con Castillo. Con la cabeza gacha. La misión electoral de la Unión Europea observó la elección y finalmente escribió un informe que decía: “Esta fue una cobertura claramente sesgada de la mayoría de los medios privados que favoreció al FP (el partido de Keiko Fujimori, rival de De Castillo) y socavó la información equilibrada. El dolor en ese momento, sin embargo, era común. El diálogo con la mayoría que la gente espera después de las elecciones que destrozaron el país ya no parecía posible. Solo Seron celebra lo que está sucediendo en Twitter.

En estas horas, todos quieren saber quién es realmente Belido, el nuevo primer ministro. Resulta que nunca ocupó cargos relevantes de responsabilidad. Medio marco clásico de un fósforo. Su expediente universitario no brillaba, era uno de esos eternos estudiantes. En el debate negó que Cuba fuera una dictadura y que el Camino Luminoso tuviera algo que ver con el terrorismo. Este último le valió una investigación de elevación. Su perfil en las redes sociales no es nada agradable.

En una publicación de Facebook, copió algunas de las palabras de Fidel Castro de 1963, diciendo que el “hombre nuevo” no podía ser un “maricón”. Uno de sus contactos le advierte que se trata de un pensamiento reaccionario de hace 60 años. Responde en una frase confusa, sin puntos, comas ni preguntas, pero llega a decir lo siguiente: ¿Cuál es la diferencia? El maricón de los 60 se comió las garras. El actual es el mismo “. En otro caso, se refirió a un empresario y exministro peruano con los términos “cerdo gay”. Luego se pregunta sobre la noticia: “¿Por qué quieren derrotar a los peruanos a toda costa?” Serón le da un tal como a esta publicación. Sobre el suicidio de un hombre que dijo que no podía ver a sus hijos debido a la discapacidad de su madre, escribió: “Una mujer es tan destructiva y despiadada cuando se trata de mezclar sus quejas y su egoísmo. No veo a ninguna lesbiana o gay organizando una movilización “.

Se preparó el escenario para la juramentación de los ministros. Televisores retransmitidos desde el lugar. El problema es que no había nombres para todas las carteras. La ceremonia se pospuso dos horas y media. El país estaba en tensión. Francke abandonó el lugar, devastado. No quiso entrar a la oficina, se negó. El que se reunió con empresarios y embajadores para asegurarles que no habría expropiaciones ni injerencias monetarias en este gobierno, como alguna vez sugirió Castillo en sus mítines. Su sola presencia había calmado los mercados. Franke tiene influencia y reconocimiento en Lima, donde se toman las principales decisiones comerciales del país. Sin él, la confianza en el gobierno estaba en duda.

Pero el equipo de Castillo tenía que continuar. Dos horas y media tarde, el presidente subió al escenario y tomó juramento a más de una docena de ministros. Solo dos mujeres. Las carteras clave de Economía y Justicia quedaron vacías. Castillo finalmente se fue a descansar al departamento donde había vivido durante varios meses. Fue un largo día. Comenzó con euforia en Ayacucho y terminó con decepción en Lima. Nubes oscuras acechaban al presidente.

Sin embargo, al amanecer apareció Franke en el apartamento. Cuando todo termine. Las cámaras lo registran entrando después de la medianoche y saliendo dos horas después. No dijo una palabra.

A la mañana siguiente, el pesimismo fue absoluto. Las portadas de los periódicos y editoriales fueron devastadoras. Sin matices. Los analistas políticos de todos los lados parecían desconcertados. Las críticas cayeron sobre Castillo de todos lados, incluso de sus aliados. La improvisación y algún swing que había dado el maestro de escuela en el acto levantaron dudas sobre su toma de decisiones, pero nadie esperaba tal escenario 48 horas después de asumir el cargo. El mercado ha sufrido. El mercado de valores cayó un 6%. El dólar alcanzó un récord en Perú. Las casas de cambio fijaron un precio nunca antes visto: “Cuatro soles por dólar”.

Castillo, a la izquierda, prestará juramento como Pedro Franke como ministro de Finanzas el viernes por la noche.SECCIÓN PRESIDENCIAL PERUANA / EFE

Seron celebra el “armario nuevo”. Pero Castillo tenía que estar bien. Los partidos de oposición ya le han advertido que Belido no aprobará la votación en el Congreso el próximo jueves. La cámara debe aprobar el nuevo equipo por mayoría simple, que el presidente y sus aliados no tienen actualmente solos. Castillo luego se acercó a los puestos con Franke, quien exigió condiciones para su regreso. Primero, que Seron no asistió a ninguna de las reuniones ejecutivas. En segundo lugar, que cesen los comentarios de odio de Belido. Aníbal Torres exigió condiciones similares. No parecían fáciles de relajarse, asumió que Seron y sus hombres se rendirían. Fueron horas de negociación e incertidumbre. Los moderados exigen un gesto público y violento de los radicales. Y fue una sorpresa.

Bellido tuiteó en claro apoyo al catedrático universitario: “Pedro Franke cuenta con todo nuestro apoyo para la implementación de la política de estabilidad económica”. Posteriormente firmó una declaración en la que se firma él mismo como presidente del Consejo de Ministros. Allí ratificó su compromiso con la democracia, la gobernabilidad y los derechos humanos, todo lo cual fue cuestionado al revisar su expediente. Añadió: “Rechazo categóricamente todas las formas de violencia y terrorismo en todos sus extremos”. Allí, se entiende que está desvinculado de las sospechas de Shining Road, el grupo terrorista de inspiración comunista que causó pánico en la década de los noventa. La sola mención de él en Perú es incómoda. La palabra camino está desterrada del lenguaje común incluso para nombrar un camino.

Pero volvamos a la declaración de Belido, porque hay más. Allí dijo que era hijo de aldeanos quechuas que habían experimentado discriminación de primera mano y ciertamente tenía razón. También hay mucho racismo en el rechazo a Castillo y su gobierno. La población de Los Andes a menudo se considera y se trata como secundaria. Un sector radicalizado en el otro extremo cree que el mando está en consonancia con el mandato natural de las clases acomodadas de Lima. Este fue el fondo que polarizó la elección entre Castillo y Fujimori. Belido, como pidió Frank, también corrigió sus comentarios en las redes sociales: “Juntos superaremos el racismo, el clasicismo, el machismo y la homofobia profundamente arraigados”.

Se dio el primer paso. Los moderados estaban complacidos. Los radicales habían marcado el primer gol poniendo a un primer ministro contra las cuerdas, pero tenían que corregirse en público. El viernes por la noche, Franke y Torres prestaron juramento como ministros. Esta fue una forma de cerrar la crisis. Fue un día y medio de tensión, una ruptura que incluso puso en tela de juicio al gobierno de Pedro Castillo. El profesor experimentó la confusión del poder en sus primeros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *