La violencia del narcotráfico estalla en Zacatecas, dejando al menos 18 muertos en enfrentamiento entre cárteles

La violencia del narcotráfico estalla en Zacatecas, dejando al menos 18 muertos en enfrentamiento entre cárteles

La violencia contra las drogas no ha cesado en Zacatecas, donde esta semana las ejecuciones y el fuego cruzado entre organizaciones criminales han dejado cerca de 30 muertos. Este viernes, al menos 18 personas murieron en el municipio de Valparaíso en el incontable enfrentamiento entre los cárteles, según confirmaron las autoridades. El país es escenario de una guerra cada vez más sangrienta entre las redes de narcotráfico más poderosas de México, Jalisco Nueva Generación y Sinaloa, que buscan hacerse con el control del territorio.

El enfrentamiento se produjo en la comunidad de San Juan Capistrano, en una zona aislada y muy cercana a las fronteras con los estados de Jalisco y Nayarit. Miembros del Ministerio de Defensa Nacional, la Guardia Nacional y la Fiscalía, que acudieron al lugar, encontraron tres vehículos baleados. El secretario de Seguridad de Zacatecas, Arturo López, aseguró que según las investigaciones estarían involucrados miembros del cartel Jalisco Nueva Generación y del Cartel de Sinaloa. Otras fuentes recopiladas por los medios locales han aumentado el número de muertos a más de treinta.

Más información

Este es solo el último episodio de una guerra que baña cadáveres y subyuga comunidades. El pasado fin de semana en Frenillo, el municipio donde más prevalece el miedo entre los vecinos, según datos difundidos en abril por el Instituto Nacional de Estadística, se contabilizaron al menos cuatro hombres colgados de puentes. Esta semana sufrió el asesinato a sangre fría de siete personas en una casa. El mismo día miércoles, el terror golpeó Zacatecas, la capital del estado, donde dos policías de San Luis Potosí fueron ejecutados y sacados colgados de otro viaducto.

Interior de uno de los autos dañado durante el enfrentamiento. Cortesía

Otra de las zonas más afectadas por la violencia que se ha apoderado de las autoridades y gobierno de Andrés Manuel López Obrador es el estado fronterizo de Tamaulipas. Reynosa, una de sus capitales, sufrió el temor de una de las lógicas perversas del crimen organizado: la demostración de fuerza de grupos de hombres armados que sembraron el terror al matar a quince personas, albañiles, enfermeras, estudiantes y familias.

La masacre derrocó un pueblo fronterizo acostumbrado a vivir con violencia, y el presidente habló sobre los asesinatos. “La información que les quiero dar va en el sentido de que los lamentables hechos en Reynosa, Tamaulipas, costaron la vida a inocentes, 14 personas inocentes, porque todo demuestra que esto no es un enfrentamiento, sino que este es un equipo que dispara a la gente. , que no estaba en un plan de enfrentamiento ”, se quejó.

Casquillos de bala encontrados en el lugar del choque.
Casquillos de bala encontrados en el lugar del choque.Cortesía

Además de este episodio, el discurso del gobierno busca reducir la dimensión de la violencia que atraviesa México, y el presidente insiste en que el país está en paz y que las ejecuciones son una excepción. Sin embargo, el control social ejercido por los cárteles de la droga ha llevado a la desesperación a miles de aldeanos y comunidades rurales enteras. Cerca de 3,000 productores de aguacate se han levantado en armas contra los criminales de Jalisco Nueva Generación, liderados por El Mencho, y otros grupos menores como Los Viagras. “Quieren una gran cuota para nosotros y no tenemos con quién quejarnos. No hay gobierno en Michoacán ”, dijo este viernes José Luis Mata, productor de Uruapan, en un comunicado a EL PAÍS.

Estos trabajadores afirman que el estado no los ha protegido de las redes del narcotráfico. Sin embargo, el presidente rechaza categóricamente la formación de este tipo de milicias. “No apoyo a la gente que se arma y crea grupos criminales. Porque no funciona ya veces los delincuentes se infiltran en estos grupos ”, se defendió durante su rueda de prensa matutina. “No debe haber guardias blancos, no debe haber grupos de autodefensa”, enfatizó.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *