La Unión Europea enviará una misión de observación a las elecciones de noviembre en Venezuela  Internacional

La Unión Europea enviará una misión de observación a las elecciones de noviembre en Venezuela Internacional

Josep Borrell en una rueda de prensa en Nueva York en septiembre.
Josep Borrell en una rueda de prensa en Nueva York en septiembre.DAVID DI DELGADO / Reuters

La Unión Europea (UE) ha aceptado una invitación del Consejo Nacional Electoral de Venezuela para participar como observadores en las próximas elecciones autonómicas y locales, que se celebrarán el próximo 21 de noviembre. El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, aseguró que «se llevará a cabo un proceso electoral sin precedentes con la participación conjunta de la mayoría de las fuerzas políticas por primera vez en los últimos años, con el fin de elegir a más de 3.000 representantes regionales y municipales en Venezuela». En un comunicado, Borrell recordó que la UE no ha tenido una misión de observación electoral en Venezuela durante los últimos 15 años.

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) anunció en mayo que las elecciones para gobernadores y alcaldes se realizarían el 21 de noviembre. El anuncio abrió el debate entre los partidos de oposición que no se han presentado a las elecciones del país de 2017 para condenar la falta de transparencia. El 31 de agosto, la oposición confirmó su participación en las elecciones, unida en una sola lista. La formación del nuevo CNE, el árbitro electoral del país que incluye por primera vez a dos aliados no chavismo, y el diálogo abierto entre el gobierno y la oposición en México han estimulado la participación de la oposición y también son clave en la respuesta de la UE ahora.

La Unión Europea envió misiones de observación electoral a Venezuela en 2005 y 2006, pero se negó a participar en las siguientes. En las elecciones legislativas de 2020, en las que Maduro tomó el control del parlamento, Bruselas no reconoció los resultados. Borrell dijo el miércoles que la Misión de la UE haría una evaluación técnica independiente de todos los aspectos del proceso electoral y haría recomendaciones para mejorar las elecciones futuras. «Creo que este trabajo puede ser una contribución importante en apoyo de una solución pacífica a la crisis y un camino hacia elecciones creíbles, inclusivas y transparentes», agregó.

La jefa de la Misión de la UE será la eurodiputada socialista portuguesa Isabel Santos. «Espero trabajar con agencias gubernamentales, partidos políticos, candidatos, organizaciones de la sociedad civil y otras partes interesadas para proteger los valores democráticos y promover un proceso creíble, inclusivo y transparente», dijo Santos.

El equipo de la UE estará formado por 11 expertos electorales que llegarán a Caracas en octubre, sumándose a la jornada mensual a 62 observadores, que estarán estacionados en el resto del país. La misión permanecerá en Venezuela hasta el final del proceso electoral y emitirá un informe sobre el desarrollo del proceso. El acuerdo firmado entre la UE y el Consejo Nacional Electoral garantiza la libertad de expresión y circulación de los observadores europeos.

El gobierno de Nicolás Maduro, ahogado en sanciones y expulsado de la comunidad internacional, lleva meses enviando débiles señales de apertura al exterior e interior del país, como la formación del nuevo CNE. La falta de oposición en las elecciones de los últimos años ha beneficiado al chavismo, permitiéndole expandir su poder, pero la severa crisis económica que azota al país ha obligado al líder chavista a trasladarse. El objetivo de Maduro es levantar las sanciones internacionales, pero sabe que no sucederán sin avances en el proceso de democratización del país.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

Maduro siempre ha sido más sensible a la opinión europea que a la de Estados Unidos, y en varias ocasiones ha tratado de persuadir a los funcionarios europeos de la legitimidad de las elecciones organizadas por el chavismo. Las relaciones entre los dos comenzaron a deteriorarse gradualmente alrededor de 2015, luego de que la oposición ganara la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional, con una victoria que se volvió ineficaz, impidiendo que el Parlamento aprobara leyes.

El enfriamiento total entre Venezuela y Europa se produjo en mayo de 2018, cuando el régimen bolivariano organizó unilateralmente elecciones presidenciales, lo que impidió la participación de los principales partidos de oposición y candidatos y pospuso ocho meses la fecha de su celebración. La falta de transparencia en estas elecciones también ha sido cuestionada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y los Estados Unidos.

Luego de las tormentas políticas de 2014, 2017 y 2019, Borrell fue uno de los políticos dispuestos a restaurar el espacio de consenso progresista con el chavismo, que permite la consolidación de avances hacia la estabilidad democrática del país.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y obtenga todas las claves de información de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *