La propiedad de Sandra Ortega se depreció en 100 millones el año pasado  Ciencias económicas

La propiedad de Sandra Ortega se depreció en 100 millones el año pasado Ciencias económicas

Sandra Ortega, en archivo.Imágenes falsas

2020 no fue precisamente el mejor año para Rosp Coruña, el grupo financiero de Sandra Ortega, la mayor de los fundadores de Zara, Amancio Ortega y Rosalía Mera. El Oficina familiar de la mujer más rica de España (con una fortuna estimada en 5.600 millones de euros, según la lista Forbes en noviembre pasado) terminó el año pasado con una pérdida de 91 millones, frente a ganancias de más de 117 millones en 2019.

El resultado se vio muy afectado por la pandemia, que ahogó los ingresos por el dividendo recibido por Inditex (responsable de Zara y otras marcas) y empeoró el negocio inmobiliario, que cayó en más de 100 millones. El otro gran revuelo en la empresa es interno: José Leyte, el hombre que dirigió Rosp casi desde la fundación de Mera en 2000, ha sido despedido. Este movimiento, del que apenas hay rastro en los proyectos de ley presentados al Registro Mercantil, terminó en una encarnizada batalla en los tribunales.

Más información

Las cuentas se presentan como un grupo consolidado, ya que Rosp Corunna es la sociedad matriz con la que Ortega controla otras dos sociedades, Rosp Corunna Participaciones Empresariales y Ferrado Inmuebles, a través de las cuales posee más de una decena de sociedades en España, Portugal y Estados Unidos. , Luxemburgo y Reino Unido. A través de Rosp, el segundo hombre más rico de España (solo por detrás de su padre), gestiona sus acciones, un 5,05% en Inditex y un 5% en Pharmamar, y muchas propiedades inmobiliarias, principalmente edificios de oficinas, hoteles y locales comerciales.

El balance del año pasado reflejó precisamente las dificultades en el funcionamiento del negocio inmobiliario debido a la pandemia, que lo obligó a “afrontar la renegociación” de algunos arrendamientos ya conceder “periodos de gracia a determinados inquilinos”. Estos dos motivos, junto con el cierre del negocio hotelero y la “ralentización en la evolución de algunos de sus proyectos que se encontraban en fase de desarrollo”, son, según informes anuales, el motivo de las pérdidas de 91 millones. La facturación en 2020 disminuyó en aproximadamente un 24%, de 209,4 millones en 2019 a 159,6 millones.

Sin embargo, el principal descenso de la facturación no provino del segmento inmobiliario (que pasó de 37,5 millones a más de 73 millones), sino de la parte financiera. Como pasa en Oficina familiar De su padre, la principal fuente de ingresos de Sandra Ortega suele provenir de los dividendos que recibe de Inditex. Pero el año pasado, el grupo textil, debido a la pandemia, decidió hacer una sola distribución en lugar de las dos habituales. Como resultado, Rosp Corunna recibió 55,1 millones por este concepto, frente a 138,6 millones en 2019. Esto redujo el dividendo total a unos 74 millones (frente a los casi 162 millones del año anterior).

Nuevo edificio en Londres

El coronavirus también afectó el valor de la propiedad de Rosp Koruna. El grupo los estimó a finales de 2020 en 468,7 millones a precios de mercado. Un año antes eran 576,6 millones, casi 108 millones menos. La mayoría de estos activos, 311 millones, son edificios de oficinas, seguidos de hoteles (casi 120 millones), propiedades residenciales y comerciales (30 millones) y otro tipo. Casi todos los edificios equivalentes a 412 millones se encuentran fuera de España. Durante el año la compañía compró un edificio de oficinas en Londres, para lo que instaló una nueva filial en Reino Unido, y vendió dos inmuebles en Alemania, por los que obtuvo un beneficio de unos 36 millones, lo que ayuda a explicar el incremento de Rotación de bienes raíces.

El resto del dinero recibido de los inmuebles proviene principalmente de la recaudación de ingresos por alquileres. El impacto de la pandemia se notó en los ingresos que Rosp Koruna esperaba recibir por este concepto en el corto plazo, que cayeron de 29,7 millones en 2019 a 23,3 millones el año pasado. Y es que los dos edificios vendidos en Alemania fueron exactamente dos de los más rentables. Una es una propiedad en Múnich con varias habitaciones, por cuyo alquiler cobró casi 3,8 millones el año pasado. La otra, también con pocos locales alquilados pero ubicada en la Colonia, tuvo unos ingresos de 2,7 millones. El inmueble que más aporta a los ingresos por alquiler y aún se mantiene es un edificio en Nueva York, por el que recibió unos 4 millones de euros en 2020.

En el capítulo de personal, las cuentas muestran que las nóminas aumentaron en 3,9 millones el año pasado, en comparación con los 5,5 millones del año anterior. La disminución se produjo a pesar de que la plantilla aumentó en cinco personas (de 25 a 30) debido a la menor retribución del equipo directivo. Pasaron de 2,1 millones hace dos años a 771.000 euros el año pasado, en el que la gestión también pasó de cuatro a tres.

Despido del director ejecutivo

Esta es una de las pocas referencias que hacen los proyectos de ley a un hecho que ha llevado a la compañía a ser noticia en los últimos tiempos. El que se marchó fue José Leyte, quien dirige la empresa casi desde sus inicios, luego de que fuera despedido en noviembre de 2020 por perder la confianza en Sandra Ortega. El despido desató un primer pleito en los juzgados de Leyte, que exigió más indemnizaciones de las que recibió y por el que no dan idea en las cuentas anuales, pues afirman que se calculan como gastos del año.

Posteriormente, Ortega demandará a Leyte por malversación, falsificación y administración injusta, levantando exponencialmente una demanda en la que ambas partes guardan silencio. Como publicado eldiario.es, la polémica surge de la relación de Rosp Koruna con la cadena hotelera Room Mate, en la que, según los informes anuales del año pasado, tenía una participación del 30,67%. Se trata de una antigua inversión, de la época en que aún vivía Rosalía Mera, fallecida hace ocho años, que luego se amplió a su tamaño actual. Room Mate vive años de apuros económicos, y Ortega acusa a Leyte de usar su firma sin permiso para asegurar algunos de los préstamos solicitados por la cadena hotelera Kike Sarasola.

Como avanzado Cinco días, Rosp Corunna busca comprador para su participación del 31% en Room Mate, con la que no está unida solo por esta conexión. También es la casera Ortega, que alquila algunos de los hoteles de la cadena, que el año pasado le pagó un contrato de arrendamiento, según un informe anual de algo más de 5 millones de euros. Se encuentra entre las empresas con las que tiene conexiones, posiblemente su mayor inquilino, muy por delante de los 294.000 euros que recibió por alquilar un local de Zara, o 255.000 alquileres pagados por Massimo Dutti, dos de las marcas de Inditex. También le prestó dinero, confirmado por 298.000 euros, que Room Mate le pagó el año pasado con intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *