La OTAN busca elegir al primer secretario general de la historia en la cumbre de Madrid  Internacional

La OTAN busca elegir al primer secretario general de la historia en la cumbre de Madrid Internacional

Pedro Sánchez con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, al final de la cumbre de la OTAN en Bruselas en junio.
Pedro Sánchez con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, al final de la cumbre de la OTAN en Bruselas en junio.HorstWagner.eu / EFE

¡Mira a la mujer! La OTAN busca una mujer secretaria general. Aún no se sabe quién reemplazará al noruego Jens Stoltenberg, quien finaliza su mandato el 30 de septiembre de 2022 y no puede ser reelegido. Pero existe un amplio consenso en que su diputada, que será elegida en la cumbre prevista para la próxima primavera en Madrid, es una mujer. Así, por primera vez en sus 73 años de historia, una mujer ocupará el puesto político más alto en la principal alianza militar del mundo.

Las negociaciones para encontrar un sustituto de Stoltenberg comenzarán en otoño y se celebrarán elecciones oficiales en Madrid, pero los nombres ya han comenzado a difundirse en las capitales aliadas y todas tienen una cosa en común: además de europeas. comando militar, estadounidense) son mujeres. «Existe la creencia generalizada de que ha llegado el momento de que una mujer lidere la OTAN», dijeron fuentes diplomáticas.

El nombre que resuena más en los círculos aliados es el de la ex primera ministra británica Theresa May. May, conservadora de 63 años, sucedió a David Cameron en el número 10 de Downing Street después de ganar el referéndum del Brexit en 2016 y se vio obligada a renunciar casi tres años después por no lograr que su partido aprobara el principio de conformidad con la UE. Salida organizada de Gran Bretaña.

La candidatura informal de May tiene la ventaja de ser primera ministra (como Stoltenberg), y la desventaja para algunos socios es que su país no pertenece a la UE, lo que podría generar fricciones en un momento en que los 27 quieren desarrollar una seguridad común. y política de defensa.

Este no es el único nombre utilizado: también están los de la italiana Federica Mogherini, 48, alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de 2014 a 2019; y la alemana Annegret Kramp-Karenbauer, de 59 años, más conocida como ACC, ministra de Defensa desde 2019 y ex presidenta de HDZ. Contra Mogherini, juegan las críticas que su administración ha recibido de la política exterior de la UE; y contra la ACC el hecho de que otra mujer alemana, Ursula von der Leyen, presida la Comisión Europea. Tampoco lo fue el primer ministro.

Los países del Este, que nunca han tenido un Secretario General de la OTAN, también están jugando a las cartas y ya se están circulando los nombres de los candidatos, siempre mujeres, como Dalia Grybauskaitė, 65, Presidenta de Lituania entre 2009 y 2019 y Comisaria de la UE de 2004 a 2009..; La presidenta de Estonia, Kersti Kalulai, de 51 años; o Kolinda Grabar-Kitarovic, de 53 años, presidenta de Croacia entre 2015 y 2020. Si una mujer no sale al final, no será porque no hay dónde elegir.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

Más información

Si bien el Secretario General puede parecer secundario a una organización donde las decisiones se toman por consenso de los gobiernos y Estados Unidos ejerce una hegemonía innegable, su figura es crucial a la hora de organizar y canalizar debates, por lo que su peso no es ese.Es insignificante, según fuentes relacionadas. Es por ello que la cooperación con Stoltenberg será fundamental para asegurar el éxito de la Cumbre de Madrid, que será su despedida.

España no tiene candidato y aún no ha elegido ninguno de los nombres implicados, pero el gobierno de Pedro Sánchez se alegra de que la primera secretaria general de la OTAN asista a la cumbre de Madrid, ya que esto refuerza el carácter feminista de haber impreso el extranjero su política.

Además del relevo de Stoltenberg, la cumbre de Madrid debería dar luz verde al nuevo concepto estratégico, hoja de ruta de la OTAN para la próxima década, que sustituirá a la aprobada en Lisboa en 2010. La alianza ya ha incluido la denominada “Vision 360”, que reemplaza una defensa centrada casi exclusivamente en la amenaza del Este (Rusia), por otra que considera múltiples riesgos (militares, terroristas, económicos, tecnológicos o ambientales) desde todas las direcciones (incluido el espacio y el ciberespacio).

El desafío para España, dicen los expertos, es lograr que la OTAN mire hacia el sur en la cumbre de Madrid. En un comunicado en la cumbre de Bruselas del pasado mes de junio, la Alianza prometió poner fin a su política en el flanco sur, con base en su centro en Nápoles (Italia); y mejorar la capacidad antiterrorista de los países del banco del sur, lo que ya está haciendo con Jordania y Túnez, incluso instalando un centro de formación en el Magreb como Kuwait.

Pero la mayor preocupación está en la región del Sahel, la principal fuente de inestabilidad de Europa con su cóctel de yihadismo, tráfico de armas y drogas e inmigración ilegal. Después de derrotar a Siria e Irak, el Estado Islámico está tratando de establecerse en la vasta franja que va desde Mauritania hasta Somalia, donde ha llevado a cabo casi la mitad de sus ataques en el último año y compite con otros grupos fundamentalistas como Al Qaeda. Boko Haram o Al Shabab.

Hasta ahora, la OTAN se ha resistido a unirse al Sahel además de asesorar a Mauritania, pero Francia, la ONU y la UE, en apoyo del G-5 (Mauritania, Mali, Níger, Burkina Faso y Chad), han demostrado que no pueden estabilización de la región, por lo que se abre la intervención aliada no con tropas en tierra, sino con apoyo logístico, mando y control e inteligencia. En la cumbre de Bruselas, la OTAN estaba lista «a pedido de considerar nuevos compromisos» en el Sahel.

Además de reunir a los 30 líderes de la OTAN, España puede organizar, como es habitual en las cumbres aliadas, una reunión más amplia con los países socios. En línea con sus esfuerzos por orientar la brújula de la OTAN hacia el sur, se está discutiendo una cumbre con los socios de la denominada Diálogo mediterráneo, que incluye a Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Egipto, Israel y Jordania.

Sin embargo, la prioridad es asegurar la presencia del presidente Joe Biden en su primera visita a España. Aunque se espera que el presidente estadounidense asista a este tipo de cumbres, la proximidad de las decisivas elecciones de mitad de período en Estados Unidos (noviembre de 2022) puede requerir esfuerzos adicionales de la diplomacia española y Stoltenberg para asegurarse de que esté en Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *