La odisea de rescatar a un familiar del covid-19 en Perú  Planeta del futuro

La odisea de rescatar a un familiar del covid-19 en Perú Planeta del futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección «Planeta del futuro» por su aporte informativo diario y global a la Agenda 2030. Si quieren apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

«Lo que sea necesario» no es una metáfora a la hora de buscar una unidad de cuidados intensivos en el Perú. En un país que ya superó su récord de muertes diarias por covid-19, tratar de salvar a un familiar puede costar lo mismo que un automóvil, una casa o incluso un riñón. Y cuando aún así, el sistema de salud colapsa sin un tratamiento intensivo, el último salvavidas para las familias es recurrir al contacto contundente, ya sea a través de conocidos o redes sociales. Un privilegio al que, por supuesto, no todo el mundo tiene acceso.

Más información

“Es un dolor indescriptible cuando te dicen que necesitas una cama para una unidad de cuidados intensivos y ves que no hay absolutamente nada, pero puedes conseguirlo si eres amigo de no sé de quién es el primo. No tenía nada de eso «, dijo Mabel Velarde, cuya hermana de 29 años contrajo el virus en marzo. Cuando la neumonía ya le había afectado el 80% de sus pulmones, la llevó a un hospital de Lima. Hágalo a la mitad de una de las semanas cuando no había camas para adultos en la capitalIncluso en clínicas privadas.

Velarde llamó a todos sus amigos para contactar con el sistema de salud. Recorrió todas las clínicas de la ciudad, habló con la prensa y lanzó una campaña en las redes sociales que pronto se volvió viral. «Habíamos buscado tanto que sabíamos que no había cama en ningún lado», recordó. «Realmente estábamos esperando a que alguien se fuera o fuera dado de alta para que ella pudiera irse a la cama».

Imágenes de mensajes en redes sociales buscando cama de unidad de cuidados intensivos para María Alejandra Velarde.

48 horas después de su ingreso en el hospital, ingresó en la unidad de cuidados intensivos. «En ese momento estaba celebrando como si me hubiera levantado», admite Velarde, que iba a pagar unos 90.000 soles (19.000 euros) como fianza por una cama desocupada ese día en una clínica. «¿Quién celebra cuando su familiar ingresa a la unidad de cuidados intensivos?»

Pero esta celebración es un síntoma de lo que están sufriendo los peruanos por un grave familiar del nuevo coronavirus. Esta segunda ola, en la que predomina la versión brasileña, ha dejado a cientos de personas en el país sin un tratamiento intensivo. Por ejemplo, el pasado viernes 21 de mayo, cuando la curva de contagio dio cierta tregua, solo 135 de las 2.796 camas de la unidad de cuidados intensivos de la zona covid-19 quedaron desocupadas. 23 de ellos están en la capital Lima y ninguno en las regiones de Ucayali y Anchash.

Por ello, en los posts de familiares en redes sociales, siguen más o menos el mismo modelo: «Necesito urgentemente una cama para una unidad de cuidados intensivos, por favor contacto o información». Algunos etiquetan las cuentas oficiales de las autoridades influyentes, los medios de comunicación o las personas. Otros solo quieren que se comparta para llegar a más personas. Incluso hay quienes han creado grupos en Facebook para intercambiar información sobre la cama y comprar oxígeno. En uno de esos grupos, el 28 de abril, un hijo ofreció su riñón a cambio de un tratamiento intensivo para su madre. Unos días después, otros dos jóvenes hicieron lo mismo.

Un hombre ofrece sus riñones a cambio de una cama para una unidad de cuidados intensivos en Perú.
Un hombre ofrece sus riñones a cambio de una cama para una unidad de cuidados intensivos en Perú.

«Estos informes muestran cómo está configurado nuestro sistema de atención médica», dijo Camilla Janella, psicóloga y experta en salud pública. Por un lado, «se sabe que aquí no tienes derecho a la salud, pero siempre existe la posibilidad de saltarte la línea si tienes contacto». Por otro lado, «se normaliza que la sociedad debe abastecerse».

Para el epidemiólogo Antonio Quispe, esto ha creado un «sistema alternativo de atención de la salud» en el que quienes tienen más recursos contratan una «rotación de médicos y enfermeras en casa y no tienen que hacer cola para recibir oxígeno». En cuanto a los más pobres, «van a un hospital que les cierra la puerta en la cara si no llegan con su tanque de oxígeno».

Dada la gravedad de la ola, el país carece de al menos 110 toneladas de oxígeno al día, según cifras oficiales. Déficit que literalmente asfixia a los más pobres, pues durante la escasez de oxígeno el repostaje de 10 cilindros cúbicos ha superado los 1500 soles (340 euros), algo más que el salario mínimo. Y se estima que un paciente levemente enfermo consume hasta dos tanques al día, según el Seguro Social de Salud.

Estas desigualdades hacen que el coronavirus sea más mortal para unos que para otros. “Todo se ha convertido en un negocio, los médicos se tratan por adelantado solo con pago. Si tu familiar empeora, desaparece ”, dijo Cynthia Bahamonde, cuyo padre murió a los 52 años mientras esperaba en la cama de la unidad de cuidados intensivos en marzo. Aunque la familia podía pagar los medicamentos y el oxígeno en casa, la saciedad de su padre seguía disminuyendo. Luego lo llevó a un hospital, donde no se le permitió ingresar a menos que trajera sus propios globos de oxígeno. Siguió la misma historia que destrozó a muchas familias peruanas. «Si no conoces a alguien que trabaje en el área de kovid, te dejan atrás y mueres», dijo.

Según datos oficiales, Perú carece de al menos 110 toneladas de oxígeno al día

Para la investigadora Janella, estas muertes dejan la impresión de que si se hubieran hecho los contactos, podrían haberse salvado. «También te dejan sin esperanza porque, aunque hagas lo mejor que puedas, alguien a quien amas muere», advierte.

A principios de abril, el presidente interino Francisco Sagasti se disculpó con quienes habían perdido a un «ser querido o conocido en esta pandemia», al tiempo que reconoció que el Estado peruano había fracasado. “El crecimiento económico que hemos tenido desde hace varios años no se ha utilizado para invertir adecuadamente en el sistema de salud pública, que es muy débil y fragmentado con una escasez de recursos humanos que está pasando factura”, dijo.

Ese mismo mes, Perú superó la cifra diaria de muertos por pandemia. Según el Ministerio de Salud, 9.627 personas murieron de covid-19 en abril pasado, lo que significa que el virus mató a una persona en el país cada cinco minutos.

«Todos conocen ahora a un familiar o amigo que murió de covid-19 cuando anteriormente era la peor noticia del mundo», dijo Quispe, quien también destacó el subregistro de muertes. «Hemos llegado a las 1.200 muertes al día y esa parece ser nuestra nueva norma».

Esta alta tasa de mortalidad impregna «la forma en que la sociedad entiende y ve», dice la experta Janella. «Hemos perdido a demasiadas personas que podrían salvarse. Y lo peor es que esa desconfianza de que el Estado es inútil quedará impregnada. Entonces, ¿por qué seguiría las reglas si eventualmente me dejaría morir solo?

Lo que publican en las redes sociales quienes han perdido a un familiar sin cuidados intensivos es un ejemplo de esta sospecha. «Mi hermano se está ahogando en la indiferencia de las autoridades». «Es el sistema de salud el que, en lugar de protegernos, nos castiga». «No olvidaré que logramos salvarlo, pero la burocracia hizo todo lo imposible por nosotros».

Según Janella, esta división requiere que Perú considere cómo escribir su propia historia de la pandemia. «¿Cómo explicamos a las generaciones futuras lo que pasó aquí?» ¿Por qué el virus afectó a unos más que a otros? Por tanto, esta historia no puede limitarse a «la historia de una minoría privilegiada».

Se trata entonces de repensar esta desigualdad, que el epidemiólogo Quispe resume a partir de su experiencia brindando teleconsulta gratuita, de la siguiente manera: “Mientras algunas personas me preguntan qué vacuna tomar en Estados Unidos; por otro lado, tengo a alguien con menos recursos pidiéndome ayuda para salvar su vida. «

En este relato de la desigualdad, Janella señala que también hay espacio para hablar de solidaridad y «que nos cuidamos cuando el sistema no lo hace». Es decir, Mabel Valverde fue testigo de «esa preocupación real por el bienestar del otro que no es nadie para ti». Y aunque reconoce que «la corrupción y los atajos dañan todo», es esta solidaridad la que le ha devuelto la «fe que ha perdido» en su país. Finalmente, su hermana ingresó en la unidad de cuidados intensivos y fue rescatada.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo,, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro boletín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *