La noche de insomnio de los atacantes de Samuel Lewis  Comunidad

La noche de insomnio de los atacantes de Samuel Lewis Comunidad

La madrugada del 3 de julio fue muy larga para los presuntos atacantes de Samuel Louise. A las 3.04, cuando se enteraron de que se acercaba un coche policial, los principales acusados ​​dejaron al joven mortalmente herido en la acera del paseo marítimo de A Coruña y huyeron del lugar, primero juntos y después por separado. La preocupación por lo sucedido los llevó a reunirse dos veces por la noche, reconstruidos por la policía a través de cámaras distribuidas por toda la ciudad. En la primera reunión, en presencia de testigos distintos al linchamiento, algunos de los imputados comentaron con desprecio la brutal golpiza y el hombre que golpeó a Louis, llamándolo “bastardo”, repitió insultos homofóbicos. Cuando supieron que el joven de 24 años acababa de morir en el hospital, los seis detenidos improvisaron otro encuentro, pero esta vez solos. La policía sospecha que destruyeron pruebas.

Queda pendiente el avance de la investigación judicial, que se está llevando a cabo en el juzgado con instrucción número 8 de A Coruña, para demostrar qué hicieron los imputados por el atentado mortal en la última reunión. Los investigadores ya han comenzado a deshacerse de los teléfonos móviles de los seis presuntos asesinos, vital para demostrar qué mensajes acusatorios han podido borrar. Este trabajo se complica por los miles de archivos que contienen los terminales y los resultados aún no se han obtenido.

Más información

Los testimonios y registros contenidos en el resumen confirman que Samuel Lewis y sus presuntos agresores, una pandilla de amigos de entre 16 y 25 años, no se conocían en absoluto y que comenzaron los seis minutos de linchamiento (entre el 2.58 y el 3.04). en un fatal malentendido con uno de ellos, quien ya ha mostrado signos previos de agresión, explican fuentes de la investigación. Diego MM, entonces sin antecedentes penales y ahora en prisión, se encontraba afuera del pub El Anden con su novia Catherine SB, también bajo investigación por encubrimiento, luego de participar en varios enfrentamientos en el local. Uno le sucedió a su propia pareja, y el otro a otros clientes del local que resultaron ser amigos de Louise. Los investigadores restan importancia a este último incidente, en el que no estuvo involucrado el joven fallecido, y descartan que esté relacionado con la golpiza posterior.

Diego MM vio a la víctima y su amiga Lina apuntándole con su teléfono móvil y pensó que lo estaban grabando. “Me estás grabando, pedo” y “deja de grabar, a ver si te mato, pedo” son los insultos y amenazas que el acusado, según testigos, hizo clic en contra de Louise, de cara a él. Ignorando sus explicaciones de que estaba haciendo una videollamada, Diego MM empezó a golpear a Luis, sin que su novia Lina pudiera siquiera intentar esquivarlo. Dijo que así lo confirmaron otros testigos que la novia del primer agresor, a quien la fiscalía acusa de homicidio como los demás investigadores, la repugnó diciéndole que “allí no pintó nada” y la tiró al suelo.

El segundo agresor en sumarse a la golpiza fue Alejandro FG, quien es llamado Yumba. Le advirtieron que su amigo Diego estaba involucrado en una “pelea” y salió del pub con una botella escondida, según lo registrado por las cámaras de El Anden y reportado en el diario. La opinión de A Coruña, que ha adelantado los detalles del resumen. Fue directamente hacia Louise y practicó una clave llamada mataleon, dicen los investigadores, apretándole el cuello por detrás y tirándolo al suelo. La policía cree que Yumba usó el recipiente que tomó del lugar donde bebieron como arma porque la policía encontró vidrios rotos con su ADN en la escena del crimen.

Los senegaleses Ibrahima y Magat pasaron junto a la escena poco después de que comenzara el ataque y notaron los golpes que estaba recibiendo Louise. De la multitud que se apresuraba por el paseo de A Coruña esta mañana, fueron los únicos que se apresuraron a defender al chico. “Le pegaron a un niño indefenso”, dijo Ibrahima en sus conocidos días después de la tragedia. Con estas palabras explicó por qué no dudó en intervenir entre los agresores y la víctima, a pesar de que en su caso estuvo expuesto a más riesgos que los demás presentes: era un inmigrante indocumentado y corría el riesgo de ser expulsado si llegaba la policía.

Ibrahima defiende a Louise con su cuerpo hasta el final y recibe muchas patadas y puñetazos. El juez ahora acusa a los cinco acusados ​​del delito de intentar asesinar al joven senegalés. Inicialmente logró sacar al niño de la multitud, que se unió a los dos principales imputados, Diego MM y Alejandro FG, lo alejó lo más que pudo de sus atacantes, cruzando la calle, con la ayuda de su compatriota Magath. Pero nada detuvo a la multitud, que se dispersó solo cuando estaba a punto de aparecer el auto de la Policía Local, el primero en llegar luego de las llamadas de varios testigos.

Más insultos homofóbicos

Los seis acusados, cuatro de ellos adultos y dos menores, abandonaron la escena del crimen primero juntos y luego por separado. Kaio ASC se llevó el teléfono móvil de la víctima, que estaba tirado en la calle. Este comportamiento le valió la imputación del delito de malversación, junto con el de homicidio, que el juez atribuyó a los otros cuatro que fueron enviados a prisión o encarcelados en un centro de detención. En toda la instrucción o incluso ya en el proceso, que se llevará a cabo con jurados populares, se verá si son responsables del agravamiento del odio o de un delito de este tipo, las dos opciones incluidas en el Código Penal para sancionar la homofobia. .

A las cuatro y media de la mañana, hora y media después de la golpiza, algunos de los atacantes se reencontraron en Europa Park, a dos kilómetros de la calle, donde los servicios de emergencia intentaron sin éxito revivir a Louise. Además de algunos de los imputados y sus amigos, al encuentro asistió una mujer que, tras la fatal golpiza, se encontró con Diego MM y su novia, muy alterados, en un punto de la ciudad, alejado del paseo marítimo de Riazor.

Según fuentes de la investigación, este testigo creyó que el imputado estaba abusando de la niña, por lo que los siguió por si necesitaba ayuda e incluso se unió a la reunión en el parque. Allí escuchó al compañero del primer agresor decirle: “Cómo lo dejaste, un día te lo darán los anfitriones”. Diego MM, con manchas de sangre en la ropa, respondió a Catherine WB: “Maldita sea si era un puto maricón”. Las mismas fuentes agregaron que luego de que uno de los presentes dijera que era lesbiana, Diego MM confirmó: “.

Esta no fue la última vez que los acusados ​​se reunieron en esa fatídica noche. Kaio ASC, aún con el teléfono de la víctima, acudió al Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) porque allí estaba atendiendo a un amigo por un coma alcohólico. En el hospital, se enteró de que Louise había muerto a causa de la golpiza e informó a los demás. Luego, los seis acusados ​​improvisaron otra reunión, esta vez solos y sin testigos, dijo la policía. Los agentes están convencidos de que, al darse cuenta de lo que les espera, han decidido eliminar los mensajes incriminatorios de sus teléfonos móviles.

El comisionado Pedro Agudo, que lidera la investigación, estima que una decena de personas están involucradas de alguna manera en la turba salvaje que persigue a Louise por unos 150 metros, aunque solo seis han sido detenidas. De Diego MM y Alejandro. También se encontraron restos de ADN de FG en el cuerpo y la ropa de la víctima. La policía aún no ha encontrado pruebas incriminatorias para los demás, pero está a la espera de los resultados de un análisis más detallado y del vertido de los teléfonos móviles de los acusados, por lo que no se descartan más arrestos. El número de teléfono de Louise, tomado de Kaio ASC, no ha sido restaurado. La defensa del imputado, la única que accedió a declarar ante el juez, alega que lo tiró a la basura porque tenía miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *