La Justicia declara inadmisible el despido de un empleado que ha insultado a su jefe  Legal

La Justicia declara inadmisible el despido de un empleado que ha insultado a su jefe Legal

La pena máxima durante el trabajo es el despido. Entonces, para que una empresa utilice el despido disciplinario, debe estar plenamente justificado y deben tenerse en cuenta todos los parámetros y condiciones del contexto.

Así lo entiende el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, declarando inadmisible el despido de un ayudante de carnes que insultó gravemente y trató de agredir a su gerente cuando lo acusó de llegar tarde después de un descanso. Los magistrados dictaminaron que no hubo suficiente seriedad, dado el estado de ánimo del empleado (acceda al texto de la sentencia aquí).

El artículo 54.2 (c) de los Estatutos Sociales justifica el despido cuando se hayan producido infracciones verbales o físicas contra el empleador, las personas que laboran en la empresa o los familiares que convivan con ellos. Pero según la explicación en la sentencia, para sancionar algunos actos como delito muy grave se deben cumplir dos requisitos básicos: gravedad de los hechos cometidos y culpa. Además, deben evaluarse todas las circunstancias concomitantes.

Los hechos probados muestran que el operador regresó a su puesto (después de una pausa a la que tenía derecho), más tarde de lo debido. Su jefe lo culpó por este comportamiento y el trabajador tiró al suelo un trozo de tocino de la fábrica. Previo a este gesto, el gerente se asombró y le preguntó el motivo de su comportamiento, y sin otra respuesta, y sin otra respuesta, el empleado lo empujó y lo insultó con las palabras «hijo de puta, soy una mierda en tu maldita madre, me follé a tus muertos «. Incluso intentó atacarlo arrojándole dos torres de cajas de plástico a sus compañeros. Todos los testigos confirmaron que si no lo hubieran capturado, el ataque se habría completado.

Por tanto, la sentencia demuestra que el daño al empresario está plenamente probado, aunque para determinar si el despido está justificado o no se deben tener en cuenta todos los parámetros.

Estado animico

TSJ basa su decisión en el hecho de que el trabajador fue eclipsado. Acababa de recibir la noticia de la muerte de un familiar, y la acusación de retrasar su reenlace fue un detonante. Su situación personal tuvo una influencia trascendental en el transcurso de los acontecimientos y por eso fue tan terco y agresivo con su jefe.

Por lo tanto, Falta uno de los requisitos esenciales para ser un delito muy grave: la culpa. El empleado es culpable de sus acciones, pero su culpa debe ser mitigada porque quedó impactado por la noticia.

Se reduce la gravedad

Una cuestión similar llevó al TSJ Andalucía a declarar inadmisible el despido de un trabajador que insultó y agredió a su jefe con golpes de kárate, que éste arrojó al aire, lo que incluso le hizo perder el equilibrio y caer sobre una mesa de cristal. Los magistrados tomaron en cuenta que estaba muy molesto porque le entregarían la carta de despido por mal desempeño, y consideraron que sus acciones «no justificaron su comportamiento, sino que mitigaron su gravedad» (acceda al texto de la sentencia aquí). .

El TSJ de Extremadura también dictaminó que era inadmisible el despido de un empleado que publicó comentarios insultantes a la empresa y a sus compañeros en Facebook después de que se le negara el día libre por la muerte de un familiar. Este hecho lo insinuó en la red social con esta expresión: «Esta vida se vive una sola vez y hay que ser humilde y no ser un HIJO PERRA». Los magistrados consideraron esta expresión como un «alivio», ya que el empresario no le había dado el día, ni sus compañeros querían sustituirlo (acceda al texto de la sentencia aquí).

En definitiva, el ayudante de fábrica despedido no fue el único culpable de sus actos, o al menos su responsabilidad se ve debilitada por el contexto en el que sucedió, y por tanto los hechos no son de la gravedad necesaria para su despido, pues actuó horrorizado por la triste noticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *