La Junta de Andalucía resucita el "ladrillo" de Barbata con una "macrourbanización" que triplicará su suelo urbano |  España

La Junta de Andalucía resucita el “ladrillo” de Barbata con una “macrourbanización” que triplicará su suelo urbano | España

Barbate, rodeado de espacios naturales protegidos, con solo el 17% de su mandato intacto: se prevé un “balneario” de Seguesal en parte de este terreno.puentes paco

Si el macroproyecto de campo de golf y urbanización que la Junta de Andalucía intenta impulsar en Barbata sale a la luz, este municipio gaditano triplicará todo su suelo urbano. Bajo el nombre de Següesal Golf Resort se encuentra un gigante de 467 hectáreas – o 4,67 kilómetros cuadrados, más de 4,4 de la superficie total edificada de la capital gaditana – con cerca de 900 apartamentos, 400 habitaciones de hotel y más de 300 viviendas. lo que aterroriza a los ecologistas y seduce al Ayuntamiento de Barcelona de las oportunidades económicas para un municipio con más del 30% de paro. “No esperaba tanta controversia porque seguimos la ley”, dijo el alcalde Miguel Molina. Pero el activista ambiental Juan Clavero no lo tiene tan claro: “Este suelo es rural y con especial protección. No se puede desclasificar arbitrariamente “.

La gran promoción está lejos de ser un evento nuevo. Todavía está en desarrollo, ya que en 2011 la Junta de Andalucía – entonces socialista – anunció el plan de Bogaris Residencial 7 SL con interés turístico. la actual administración andaluza -ahora del PP y de la ciudadanía- lo ha incluido en su Mecanismo de Proyectos Estratégicos de Andalucía, una oficina creada para agilizar los trámites burocráticos. La macrourbanización es una de las casi 20 iniciativas que el Ministerio de la Presidencia pretende asesorar y acompañar en toda la región, incluyendo un hospital y varios parques empresariales, ciudades de la justicia u hoteles. En Cádiz está la ampliación de la refinería que Cepsa tiene en San Roque, otro campo de golf en Castellar y recurso barbatenyo. “La investigación y el desarrollo en Cádiz parecen ser chozas y campos de golf, ¿no hay algo más?”, Se pregunta Clavero con ironía.

Este gran campo de golf de 18 hoyos, salpicado de casas, apartamentos turísticos y dos hoteles, está llamado a aterrizar en una zona a cinco kilómetros de la ciudad, alejada de la costa, pero próxima al Parque Natural de La Brenne y Las Marche. Necesitará un plan especial para hacer urbano el enorme terreno. Molina se queja de que los ambientalistas presentan solo datos cuantitativos de superficie, sin tener en cuenta que “en las obras de construcción será solo una extensión de unas dos canchas de fútbol, ​​un poco más de tres hectáreas”. “Tiene una densidad de 1,4 viviendas por hectárea. Esto es lo que seguirá siendo urbano con una densidad mínima ”, se justifica el propio concejal. Pero Clavero cree que todo es trampantojo: “Se exageran demasiado para que parezcan más pequeños”.

El ecologista cree que el proyecto tiene pocas perspectivas de ver la luz, debido a las supuestas irregularidades que encontrará en el proceso de legalización: “Següesal por ley tiene pocos sitios comerciales. Pero lo intentan, porque si se cuela, se cuela “. Los ecologistas en acción ya han acumulado 101 denuncias contra el campo de golf y Clavero asegura que se enfrenta a normativas municipales como el Plan de Andalucía (POTA) por su ubicación cerca de un parque natural, por su sencilla configuración como recurso alejarse del casco urbano de Barbata o incrementar un crecimiento mayor que el de su población. Sin embargo, Molina aclaró que la declaración en ese momento como proyecto de interés turístico lo dejó fuera de POTA.

El enfrentamiento por parte de Següesal esconde un debate clandestino sobre una ciudad con un rico patrimonio natural -el 83% de su territorio municipal está protegido por su valor ambiental- pero que ha sido castigada durante años por el desempleo, la pobreza y la falta de oportunidades. “Quiero invertir ese dinero [el que generará en impuestos municipales] a la hora de reparar la ciudad ”, apunta Molina, antes de enumerar la necesidad de conectar chozas irregulares a la red de alcantarillado, la obligación de transformar la planta de tratamiento de ciclo secundario a terciario. Todas estas carencias contradicen la realidad de la histórica escasez de recursos. “Debíamos 63 millones de euros a la seguridad social y al fisco. Esto es tres veces el presupuesto municipal, que nunca se ha pagado durante 40 años. Se trataba de un baile permanente, que ahora hemos concertado con un préstamo a interés cero ”, ilustró el alcalde. A ello se suma el eterno problema social de la reestructuración de la pesca en 1996, que dejó a más de 3.000 desocupados estructuralmente en una ciudad que desde hace años intenta cambiar su destino con el turismo.

Clavero conoce, apoya y está de acuerdo con la consejera en todos estos temas, pero aboga por un desenlace diferente: “El debate no es que Barbate necesite hoteles, sino dónde”. La activista apuesta por impulsar proyectos en las zonas urbanas o en las inmediaciones. a ellos, como la orilla del río o cerca del puerto, para crear áreas turísticas que generen empleo. “El que va a un balneario no pondrá un pie en la ciudad. Entendemos la situación del Concejo Municipal, pero deben ver que deben tener una visión de más de cuatro años. No pueden estar con el eterno sacrificio de no tener nada cuando tienen oportunidades ”, rechazó el ecologista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *