La Isla del Rey de Mahón se abre al público como un refugio sostenible para el arte contemporáneo  Cultura

La Isla del Rey de Mahón se abre al público como un refugio sostenible para el arte contemporáneo Cultura

El puerto natural de Mahón tiene cuatro islas. En uno de ellos desembarcó Alfonso III de Aragón durante su conquista de Menorca en el siglo XIII, por lo que recibió el nombre de Isla del Rey. Los británicos construyeron allí un hospital militar en el siglo XVIII, que luego cayó en el olvido hasta que hace una década y media, un grupo de voluntarios menorquines prestaron atención a su abandono y comenzaron a regenerar la isla. Los galeristas suizos Manuela e Ivan Wirth lo notaron, y hoy este enclave privilegiado se ha convertido en un paraíso para el arte contemporáneo, abriéndose al público el próximo lunes con la llamativa obra abstracta del afroamericano Mark Bradford como su primera bandera.

Más información

Los barcos se han multiplicado para visitar esta extraña galería, nacida de la colaboración público-privada de forma gratuita. El ex militar Luis Alejandre, presidente del Hospital Illa del Rey, que une a los voluntarios, expresó ayer “satisfacción” por el hecho de que el complejo proyecto se haya llevado a cabo, salvándose las dificultades administrativas y la pandemia anual.

El ayuntamiento, que posee 41.000 metros cuadrados de la isla, ha utilizado la fundación y esta, a su vez, parte del espacio de Hauser & Wirth, miembro de regalías de galerías internacionales de arte contemporáneo, desde hace 15 años, con la posibilidad de extensión con cinco. Fórmula acordada a petición de la galería para agilizar los trámites. El consejo municipal debe dar su aprobación para cada operación. La empresa suiza, que actualmente está a cargo de Chillida Leku en España, ha invertido cerca de cuatro millones para renovar las antiguas instalaciones anexas al hospital que una vez albergó el quirófano y remodelarlas en hermosas habitaciones de piedra y madera con vistas al mar y al Jardín mediterráneo, que ofrece 1500 metros cuadrados de espacio expositivo.

Mark Bradford, en la presentación de su exposición en Hauser & Wirth Menorca. Síntesis de David Arkimbau / EFE

El alcalde de Mahón (30.000 habitantes), el socialista Héctor Pons, que corre en coalición con Ara Maó (también estuvo en acción la ex alcaldesa Conxa Juanola), ha incidido en el equilibrio de la propuesta preservando el medio natural, restaurando el patrimonio cultural y volviendo Mahón en un destino de arte diversificando su oferta ”. Las dudas que el proyecto podría generar inicialmente se disiparon cuando la galería concertó una visita a su santuario inglés en Somerset, una antigua granja residencial donde el arte convive con la agricultura y los animales.

El principal valor de Menorca, reserva de la biosfera de la UNESCO, es que ha sabido preservar su forma de vida, preservando su naturaleza (y sus preciosas bahías), coincidieron los participantes en la presentación de Hauser & Wirth Menorca este jueves en un viaje organizado y costeado por la galería con la asistencia de periodistas españoles e internacionales.

Una de las entradas a Hauser & Wirth Menorca.
Una de las entradas a Hauser & Wirth Menorca.

Mar Men Rescalvo, directora de espacio, destacó la importancia de integrar el proyecto en la comunidad de Mahón. Un proceso en el que ella jugó un papel clave, según el propio Ivan Wirth. El dueño de la galería explicó que buscan “lugares inspiradores” para ampliar su oferta. “El cubo blanco como espacio de galería es muy limitado. Esto es mucho más emocionante. Somos una galería comercial, pero nos interesa un trabajo mucho más amplio ”, dijo. Su esposa, Manuela Hauser, destacó la importancia del proyecto educativo, elogiando la “cooperación con las escuelas de Menorca”, como se puede apreciar en un tercio de la exposición en Bradford, en la que trabajaron. La pareja suele vivir en Somerset, un condado del suroeste de Inglaterra, pero tiene una casa en las Islas Baleares.

“El cubo blanco como espacio de galería es muy limitado. Esto es mucho más emocionante “, dijo el propietario de la galería suiza, Ivan Wirth.

El arquitecto argentino Luis Laplace, responsable de la restauración, destacó el respeto por el medio ambiente y el “increíble valor de Menorca”, la piedra, la madera y la arquitectura popular. “Lo más importante es adaptarse, aceptar y comprender el tono y el edificio”, agregó. Describió su papel de “arquitecto silencioso” que trabaja con el paisajista Piet Udolph, quien ha realzado la naturaleza mediterránea del entorno con olivos y flora local.

Además de las salas de exposición, las nuevas instalaciones incluyen un comedor y una tienda. Todos ellos estarán cerrados al público el 31 de octubre, cuando finalice la exposición. La isla y el jardín de esculturas, con obras de Eduardo Chilida o Louise Bourgeois, permanecerán abiertos todo el año, al igual que la parte visible del hospital, que está en rehabilitación (“quedan unos cuatro años”, sugirió Alejandre). La demanda debe reabrirse en mayo del próximo año. Este verano, un barco partirá regularmente del muelle central del puerto de Mahón para llegar a la restaurada Isla del Rey, ubicada entre la Isla Pinto (para uso marítimo) y las de Lazareto y Cuarentena, que han albergado enfermos de lepra y otros. infecciones.

Christian Bradford en la presentación, explicando una de sus obras.
Christian Bradford en la presentación, explicando una de sus obras. Síntesis de David Arkimbau / EFE

Ya hay lista de espera para ver la exposición de Bradford (Los Ángeles, 60), artista muy valorado del catálogo de la galería. Las obras producidas en su estudio de Los Ángeles ahora se venden prácticamente a coleccionistas e instituciones. Entonces las habitaciones funcionan como sala de exposición o espacio expositivo. Destacan las pinturas, inspiradas en un mapamundi antiguo del siglo XVI, quizás la primera en la que está escrito el nombre de América, así como los frescos y sus globos terráqueos.

Mensajes y movimientos Se trata de la primera gran exposición monográfica dedicada a Bradford en España, que muestra las diferentes capas que componen sus pinturas, variedad que se extiende a su interpretación. Sin embargo, es evidente su interés por las relaciones entre África y Estados Unidos, por la inmigración y por la topografía física de “y la memoria personal”. El artista ha estado produciendo las obras durante los últimos años en su estudio de Los Ángeles, pensando que formarán parte de la primera exposición temporal de Hauser & Wirth Menorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *