La Fábrica de la Tele, condenado a pagar 82.000 euros a Antonio David Flores por despido nulo tras la emisión del documental de Rocío Carasco |  televisor

La Fábrica de la Tele, condenado a pagar 82.000 euros a Antonio David Flores por despido nulo tras la emisión del documental de Rocío Carasco | televisor

Antonio David Flores llega al Juzgado de lo Social número 42 de Madrid el 7 de septiembre.
Antonio David Flores llega al Juzgado de lo Social número 42 de Madrid el 7 de septiembre.Ángel Díaz Brinyas / GETTY

La Fábrica de la Tele, productora de programas de cotilleos del grupo Mediaset como Sálvame o Sábado DeLuxe, fue condenado a pagar más de 82.000 euros a Antonio David Flores por despido nulo y por vulnerar su derecho a la honra al someterlo a un «juicio paralelo» tras la publicación de documentales sobre su producción. Rocio, di la verdad para seguir con vida. El Juzgado de lo Social 42 de Madrid confirmó en sentencia del 20 de septiembre del año pasado que Flores fue despedida públicamente luego de que la productora aceptara las declaraciones de Rocío Carasco de que su exmarido era un violador y estaba legitimado «para brindar justicia material, lo que según Donna A Rocío Carasco se le negó injustificadamente «. El juez destacó que el despido no se debió a la «especial sensibilidad y concienciación de la empresa sobre el flagelo social, que constituye la violencia de género», sino a un simple cálculo económico y de auditoría por parte de la empresa. Según el razonamiento de la decisión, para defender el despido en la sensibilidad social de la empresa, tuvo que despedir a Antonio David meses antes, cuando la serie documental ya estaba grabada y las acusaciones de Carasco se conocían internamente, no al día siguiente de la Se emitió documental el 21 de marzo, ante los trastornos sociales y políticos que provocó.

Antonio David Flores fue despedido públicamente, en vivo, de manera abrupta y en su ausencia del programa Sálvame un limón el 22 de marzo, justo un día después del primer capítulo de Rocio, di la verdad para seguir con vidaen el que Rocío Carasco, hija de la cantante Rocío Jurado y del boxeador Pedro Carasco, acusó a su exmarido, el propio Flores, de abusar física y psicológicamente de ella. La serie documental, y especialmente el primer capítulo, tuvo enormes consecuencias sociales y políticas y se convirtió en un estandarte contra el flagelo de la violencia machista luego de que Carasco dijera que había sido víctima de ella y no había recibido respuesta de la administración de justicia. Flores, que se dirigía a Madrid cuando lo despidieron para participar en el programa, demanda a La Fábrica de la Tele, productora del documental, y a Mediaset, propietaria de Tele 5, la cadena donde se emitió el documental sobre el despido. .él.

Más información

El juez escribió que desde que comenzó a grabarse el documental, la productora tenía que conocer el contenido y las acusaciones de Carasco y aún seguía confiando en Antonio David. En otras palabras, estaba al tanto de las acusaciones contra el exmarido de Carasso mucho antes de la transmisión del 21 de marzo. Rocio, di la verdad para seguir con vida. Según la sentencia, avanzó con El mundo, la productora logró despedir a Antonio David al enterarse de las acusaciones de Carasco, pero en cambio extendió el contrato cuando la grabación de la serie documental había avanzado y lo extendió «hasta una fecha en la que ya habrían estrenado todos los capítulos». Y esto, según el juez, indica que el despido no se debió a «una especial sensibilidad y conciencia del flagelo social, que es la violencia de género», porque entonces debió haberse hecho mucho antes.

La secuencia de hechos muestra, según la decisión, que La Fábrica de la Tele «quería mantener una relación laboral con Antonio David no solo para completar el contenido de los programas antes de la emisión del documental, sino también para asegurar la exclusividad de las declaraciones de Antonio David. tras la emisión ”. Sin embargo, “ante la pérdida de esa oportunidad por la trascendencia social y mediática de los dos primeros episodios del documental, la empresa decidió realizar un programa sobre su despido, aunque esto vulneraría el derecho al honor de su empleado. En cualquier caso, el magistrado enfatiza la necesidad de utilizar programas generalizados para visualizar y exponer la violencia machista y aumentar la sensibilidad de la ciudadanía ante este flagelo social.

El juez señala que Antonio David, a quien la productora paga 118.000 euros al año, se enteró de su despido «al mismo tiempo que todos los espectadores» de Sálvame un limón el 22 de marzo, ya que la carta de despido se recibió el mismo día después de la finalización del programa. Según el magistrado, lo que La Fábrica de la Tele quería «intencionalmente» era anunciar el despido tanto a los espectadores como al propio Antonio David «, lo que permite confirmar el objetivo del empresario de obtener ingresos comerciales del despido, manteniendo la exclusividad. de dicha información, incluso en relación con la persona interesada ».

La empresa argumenta que esta excepción se reserva a su derecho a la libertad de información y expresión, algo que el juez niega: en lo que se sabe, o como se explicará más adelante, que se utilizó para obtener, no solo mediante dicha comunicación, sino también por el hecho mismo del despido, un ingreso puramente empresarial ”.

El juez enfatizó que tras acusar a Rocío Carasco de acosar a Antonio David durante la emisión del documental, se consideró legítimo al productor «para impartir justicia material, que según dijo le fue negada injustificadamente a la señora Rocío Carasco en el juzgado»: «Realizar un proceso paralelo y presentar al actor como un matón, cuya consecuencia es su despido y expulsión del canal de televisión ”. Sálvame un limón El mismo día 22 de marzo comenzó el plató a oscuras, con seis colaboradores y extractos de declaraciones de Rocío Carasco del documental transmitido el día anterior, proyectadas en una gran pantalla.

El juez argumentó que todo esto «tenía por objeto designar al demandante como abusador», utilizar el sobreseimiento «para llevar a cabo un juicio público paralelo sobre hechos que ya habían sido objeto de sentencia firme» y «sancionar a un actor en un de manera que está a su alcance, que transmite a su audiencia (que es también aquella en la que el actor desarrolla su actividad profesional), que el demandante es un abusador y que, por tanto, está excluido de la cadena de televisión sobre la que Mediaset ha jurisdicción.

Según el magistrado, «la forma en que se anunció y anunció el sobreseimiento del demandante, la vinculación del despido con la convicción de la empresa de que el demandante era un abusador y la voluntad particularmente clara de dictar esta sentencia a la opinión pública constituyeron un acto ilegítimo». injerencia en el derecho al honor del empleado, lo que provoca en la consideración de los demás su falta de respeto, descrédito y desprecio, violación que ningún trabajador está obligado a soportar, aunque sea una figura pública y aunque se produzca dentro de un tema en el que la conciencia social es fundamental. ‘

La factoría de televisores reconoció la inadmisibilidad del despido «porque no existe un motivo legalmente justificado» y admitió que había tomado esta decisión por «estrictos motivos de estrategia empresarial». En la audiencia, la empresa afirmó que había optado por despedir para que las «consecuencias mediáticas, sociales e incluso políticas» del documental no ocasionaran daños económicos al productor. La carta de despido que recibió Antonio David enfatiza que se decidió dar por terminada su relación laboral porque, si el exmarido de Rocío Carasco estuvo en el plató luego de la transmisión, «tolerancia a ciertas actitudes que son incompatibles con la ideología de la cadena». [Mediaset, propietaria de Tele 5], a pesar de que Flores no ha sido condenado por «delito de ningún tipo».

Por todo ello, se ordenó a La Fábrica de la Tele indemnizar a Flores con 50.000 euros y abonarle 32.361 euros, que le habrían correspondido si hubiera mantenido vigente su contrato desde el día de su despido hasta el pasado mes de julio, cuando terminó … Mediaset está justificado.

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *