La comunidad jurídica se pregunta si ahora es necesario declarar el estado de emergencia en La Palma  España

La comunidad jurídica se pregunta si ahora es necesario declarar el estado de emergencia en La Palma España

El delta formado por la liberación de lava al mar el pasado miércoles a orillas de Tazacorte, en La Palma.
El delta formado por la liberación de lava al mar el pasado miércoles a orillas de Tazacorte, en La Palma.Samuel Sánchez

La erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma ha reavivado el debate sobre la utilidad o no de una legislación de emergencia y, en particular, sobre la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional el pasado mes de julio sobre el estado preocupante. En ese fallo, el tribunal dictaminó, por seis votos contra cinco, que el decreto aprobado por el gobierno no era la respuesta adecuada a la pandemia porque presuponía medidas como la contención de la población y, por lo tanto, la supresión de derechos fundamentales, como la libre circulación. Para el derecho constitucional, lo que es debido y necesario sería pedir al Congreso que declare un estado de emergencia que permita suspender estos derechos.

La Palma ha ordenado el cierre de barrios enteros, esta vez en caso de una emergencia de otra índole -la lava y los gases que produce y emite un volcán- y podría afectar también a la salud y seguridad de los ciudadanos, pidiendo medidas urgentes y extrema precaución. ., especialmente en función de su desarrollo. El efecto que esto tuvo en la comunidad jurídica fue reconsiderar si la reciente sentencia de la Corte Constitucional a favor del estado de emergencia, junto con la experiencia del combate a la pandemia, habían proporcionado los instrumentos legales adecuados para enfrentar desastres naturales o emergencias de cualquier tipo. Y el criterio más común es que la Sentencia Constitucional no solo no cerró el debate, sino que también reveló las deficiencias en las respuestas dadas por el tribunal en su decisión, así como las lagunas que sigue teniendo la legislación en situaciones críticas.

Juan María Bilbao, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid, confirma que “según la doctrina de la decisión del pasado mes de julio, podemos concluir que estamos ante una suspensión de un derecho fundamental que solo encaja bajo el paraguas. Bilbao cree, sin embargo, que la «alternativa más adecuada» en La Palma es el estado de alarma, aunque signifique ordenar el cierre de locales. Y recuerda que en los primeros días de la pandemia, fueron las autoridades canarias las que acordaron aislar a miles de personas. personas en un hotel en Adeje.

Para el magistrado Ignacio González Vega, la decisión constitucional ha complicado las cosas. Según la doctrina de este tribunal -dice- «estas restricciones internas deben acordarse declarando el estado de emergencia». Y esto se debe a que «en estado de alarma sólo es posible la restricción de derechos, y no es posible suspenderlos, lo cual es característico de los estados de exclusión y asedio». Añadió que sorprende que, dada la necesidad de respetar las decisiones constitucionales, «no se haya alzado ninguna voz crítica reclamando un estatus tan exclusivo».

Las preguntas que surgieron tras esta decisión llevaron a Xavier Arbos, catedrático de derecho constitucional de la Universidad de Barcelona, ​​a plantearse estas preguntas sobre La Palma: «¿Las autoridades que ordenaron la detención discreparon? ¿Tuvieron que esperar a que el Congreso aprobara el estado de emergencia? Y la respuesta es que ‘han cumplido con su deber’ de proteger la salud de los ciudadanos. Pero enfatiza que la pandemia y la erupción del volcán exigen ‘actualizar la legislación de emergencia’ luego de que la Corte Constitucional ‘acotara el marco’.

Javier López Basaguren, catedrático de derecho constitucional de la Universidad del País Vasco, dijo que la decisión era «profundamente contraproducente para esclarecer el sistema» y que el panorama que quedaba era «tal lío que no podemos saber cuáles son las bases legales». estamos en? La consecuencia es «pura y simple, desactivando el estado de ansiedad para enfrentar emergencias generales, como una pandemia».

Otro experto constitucional, el catedrático Javier Tahadura, dijo que en el caso de La Palma se trató de un «desastre natural localizado» y que la detención pactada fue «como lo que ocurre en un incendio». Esto le lleva a confirmar que la medida adoptada no debe ser considerada una «suspensión sino una restricción» de los derechos fundamentales.

Para Eloy García, también catedrático de constitucionalismo, en su caso en la Complutense de Madrid, la confusión es que «se actúa sin referencia a ninguna norma, se actúa de facto», en el contexto de «deslealtad a la Constitución». Maldad que surge de una «falta de consenso político». Al respecto, está convencido de que si bien el gobierno puede declarar el estado de emergencia en la zona afectada, ya que tiene la potestad para hacerlo, «no lo hará». El motivo de esta decisión sería que «la oposición y el Tribunal Constitucional tendrán miedo de declarar posteriormente la insuficiencia constitucional de la medida».

Al mismo tiempo, Carlos Vidal, cuyo presidente constitucional está en la UNED, cree que La Palma es «un caso claro de estado de alarma en una parte de la comunidad, en este caso Canarias, y la autoridad delegada competente puede ser la presidente de la comunidad «. Reafirmó que incluso teniendo en cuenta la decisión constitucional sobre el estado de alarma, la situación en La Palma no obligaría a las Cortes a declarar el estado de emergencia. Y eso es porque «no creo que en este caso haya sido una suspensión, sino una restricción de derechos, que también es específica, por un tiempo limitado y para un área muy limitada directamente afectada por la erupción».

Vidal reconoce, en cualquier caso, que persiste la incertidumbre sobre el marco legal. Explica que “la legislación sanitaria no me parece suficiente para cubrir este tipo de decisiones, ya que afecta a un número importante de personas y la intensidad y extensión de las medidas es superior a lo que la propia Corte Suprema reconoció en su reciente jurisprudencia. . para situaciones de detención nocturna en algunos municipios debido a la pandemia de coronavirus ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *