La batalla por las parcelas: otras tierras polémicas en Madrid ajenas al proyecto de Nacho Kano  Madrid

La batalla por las parcelas: otras tierras polémicas en Madrid ajenas al proyecto de Nacho Kano Madrid

Se han levantado varias carpas blancas en el suelo entre las líneas de ferrocarril de la estación de Delicias, en Madrid, y el museo del ferrocarril. En tan solo unas semanas, un nuevo espacio de ocio patrocinado por Ibercaja se alojará en estas estructuras. Abrirá a finales de septiembre para traer un musical y una exposición de Van Gogh al barrio. A pocos metros, unos 200 vecinos se dan cita al ritmo de las bandas de música con un mensaje claro: «Queremos donaciones públicas». “La trama de Nacho Kano es mediática, pero aquí también tenemos una lucha”, explica Miguel Martínez, uno de los ponentes de Stop Espacio Delicias, la plataforma que montó un grupo de vecinos para exigir la construcción de las instalaciones del barrio. Lleva años y no son un lugar para musicales.

Más información

Para entender por qué el espacio de recreación llegó frente a la biblioteca o al centro de ancianos, es necesario tener en cuenta a todos los actores involucrados en la historia. El terreno está dividido en dos parcelas de 31 926 y 26 923 metros cuadrados, separadas por una zona verde. Pertenecen a Adif. El plan urbanístico general de 1997 ya contempla la construcción de equipamientos para el barrio en este enclave. Pero no fue hasta 2018 que el Ayuntamiento de Madrid, Adif y el Instituto Nacional de Artes Escénicas y Música (INAEM) firmaron un Protocolo de Actuación Conjunta para activar el uso de las parcelas. En 2019, hubo dos reuniones entre todas las partes para intentar avanzar, y en la última acordaron que el consistorio prepararía un informe sobre las necesidades de la región.

Previo a la última reunión, el operador ferroviario ya había anunciado un concurso público para la explotación del espacio de uso cultural. Adif destaca que el pliego de condiciones establece explícitamente que esta operación será temporal y siempre depende de la marcha del protocolo de actuación en el que han trabajado las tres partes implicadas en la historia. El concurso lo ganó Iñaki Fernández, un conocido empresario que ya ha traído espectáculos como El Agujero a Madrid y que también gestiona las instalaciones de la antigua estación de Principio Pio.

¿Por qué Adif anunció el uso de la tierra en una subasta cuando se estaban llevando a cabo negociaciones trilaterales para desbloquear finalmente la situación? “El objetivo principal de esta acción no es generar ingresos, sino beneficiar estas tierras y, sobre todo, evitar su mal uso”, señalaron. El abuso mencionado por el operador ferroviario son los asentamientos ilegales que prosperan en las parcelas a lo largo de los años de parálisis. Se erigieron unos cincuenta cuarteles. «Crearon un problema con el orden público y la salud», dijo Martínez, un portavoz del vecindario. “Somos conscientes de que, gracias a la vigilancia de este inquilino y la colaboración en el barrio, hasta ahora se ha podido evitar el regreso de estos ocupantes irregulares”, dijeron desde Adif.

Vecinos de Delicias durante una manifestación contra el funcionamiento de una parcela vecinal este viernes.
Vecinos de Delicias durante una manifestación contra el funcionamiento de una parcela vecinal este viernes.
David Exposito

El documento municipal con las necesidades básicas del barrio fue enviado en julio de 2020. «Después protestamos», dijo Martínez. El informe del Ayuntamiento prevé la construcción de un centro para personas mayores, un instituto de formación profesional (FP) y un centro multicultural con biblioteca. «Por estos motivos, la posibilidad de extender el eje cultural Recoletos-Prado a Mendes Álvaro, Delisias y Legaspi, cerca de la estación de Delisias, también está muy disponible para Madrid», señalaron fuentes municipales. La asesora del PP Cayetana Hernández de la Riva, encabezada por Argansuela, mostró en una entrevista en julio en 20 minutos su deseo de convertir la zona en el «Music Hall of London».

No es la primera vez que el uso de parcelas gratuitas en Madrid ha llevado a ciudadanos impacientes a los equipamientos públicos en las calles. Los vecinos de Ortaleza llevan años luchando por la instalación de un macroparque de 400 plazas en la zona de Mar de Crystal, a pocos metros de la pirámide azteca que pretende construir Nacho Kano. En mayo, los latinos se opusieron a la subasta de algunas tierras por parte del Ministerio de Defensa, dado que hay objetivos especulativos detrás de la operación. Los vecinos de Chamberí llevan años luchando en los tribunales para que se declare ilegal el campo de golf construido por Esperanza Aguirre en el corazón de la zona. Ganaron y ahora ven cómo avanza el trabajo de sus instalaciones deportivas.

Estos ingredientes despertaron las dudas y temores de los vecinos. Aparte de oponerse a este proyecto, lo que está en el fondo de las protestas ciudadanas es la decepción de ver cómo ha progresado una iniciativa privada frente a sus tan esperadas instalaciones. “El ayuntamiento y Adif ignoran y boicotean el proyecto. «Nuestros niños no verán construida su biblioteca porque están posponiendo las necesidades de un vecindario», dijo Martínez. Según datos municipales, 158.420 personas viven en Argansuela. El distrito tiene dos institutos públicos, de los cuales solo uno tiene formación VET. Madrid adolece de falta de plazas para estos estudiantes, cuestión que está siendo investigada por la Defensoría del Pueblo. En el último año, 7.000 jóvenes perdieron su empleo.

Adif destaca el «carácter temporal» del arrendamiento de estos terrenos al empresario para su ocio. Algo que los vecinos críticos no creen, que creen que se utilizarán trucos urbanos para perpetuar las instalaciones. Inyaki Fernández, el empresario a cargo del espacio, dice entender los motivos de las protestas, pero quiere un voto de confianza después de un año difícil para el sector cultural. «Sé que quieren más donaciones, yo también, porque soy un vecino del barrio, pero hemos creado algunas estructuras efímeras, ganamos un concurso y estamos dentro de la ley», dijo. El empresario destaca los acuerdos que ha alcanzado con las agencias de trabajo temporal de la zona para contratar residentes en la zona cuando se ponga en funcionamiento, que mostrarán en su web el local comercial al que acudir en las inmediaciones de la zona y que envía a tus clientes un código de buenas prácticas para no molestar a los vecinos. «Vamos a ganarnos tu confianza. «Cuando el vecindario vea lo que traen estos programas, estarán felices», dijo. Fernández no oculta que les gustaría que esta fuera su ubicación fija, «pero por ahora es lo que es», dijo.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *