King pide a Sánchez y Aragones que unan fuerzas en la inauguración de Mobile en Barcelona |  Cataluña

King pide a Sánchez y Aragones que unan fuerzas en la inauguración de Mobile en Barcelona | Cataluña

El rey Felipe VI, el presidente Pedro Sánchez y el consejero delegado catalán Pere Aragones cenan con Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, ​​presidenta de Fira de Barcelona, ​​Poe Relat y Mats Granrid, consejero delegado de GSMA.Francisco Gómez / EFE

“Hoy, como siempre, debemos unir fuerzas para restaurar el crecimiento económico lo antes posible. Crecimiento en todos los sectores de la economía, en todos los ámbitos de actividad, lo que beneficia a la sociedad en su conjunto. Felipe VI concluyó llamando a la unidad en la acogida del Congreso Mundial del Móvil (MWC 21), en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del presidente de la Generalitat, Pere Aragones, entre otras autoridades.

Hablando mayoritariamente en inglés, con algunas frases en castellano y catalán, el rey dijo que asistía por novena vez a la feria de telefonía móvil más grande del mundo -una forma de enfatizar que no era un invitado extranjero- y destacó que España era “un estable , sociedad flexible y dinámica “.

Más información

Sánchez, quien intervino en el evento por primera vez, también llamó a la unidad, asegurando que la cooperación entre todas las instituciones “es la forma más fértil de construir un Estado”. El presidente felicitó la presencia de los máximos responsables del gobierno, de la Generalitat o del Ayuntamiento de Barcelona, ​​destacando que simboliza “una unión por el bien supremo de todos, que es el de los ciudadanos a los que representamos y servimos”.

En su discurso, Aragonés no hizo una alusión directa o indirecta a la situación política. Se centró en la importancia de la tecnología y en el hecho de que Mobile esté teniendo lugar en Barcelona: “Creemos en el potencial transformador de la digitalización a nivel social y en ámbitos que han demostrado ser tan importantes como la salud y la educación, como la pandemia”. Para Aragonès, la digitalización y la tecnología son “una oportunidad” para la lengua catalana, no una amenaza para la estandarización dado el potencial de las lenguas y culturas globales “.

Como sucedió el día 16, cuando coincidieron en una jornada organizada por el Círculo de Economía, el presidente de la Generalitat evitó recibir al rey cuando llegó al pabellón Reina Victoria Eugenia de Montjuic, organizado para la cena previa al Congreso del Trabajo Móvil ( MWC 21). A la llegada de Felipe VI, fuera del pabellón estaban el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el presidente de Fira de Barcelona, ​​Pau Relat, y el director general de la GSMA, Mats Granrid. Una vez en la cola, fue recibido por la alcaldesa de l’Hospitalet, Nuria Marin; La vicepresidenta y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calvinho; la delegada del gobierno en Cataluña, Theresa Cunillera, varios secretarios de Estado y consejero de la GSMA, John Hoffman.

Sin embargo, inmediatamente después de las llamadas manos para un beso, la alcaldesa Ada Colau se dirigió al Rey y al presidente Sánchez, con quienes conversó durante unos segundos. Aragonés, que había entrado antes en el pabellón, se acercó progresivamente a su centro y saludó a Felipe VI con un breve intercambio de palabras. Con Sánchez, la conversación fue más directa: “Te veo el martes”. El rey compartió mesa presidencial con Sánchez, Aragonés, Colau, Relat y el director de la GSMA.

El MWC vuelve a Barcelona más de dos años y cuatro meses después de su última edición, en febrero de 2019. La edición del año pasado se suspendió por la inminente crisis sanitaria con el coronavirus, que ya avanzaba en Europa. Los organizadores del CMM acordaron entonces fijar la próxima edición para febrero de este año, que finalmente se pospuso hasta junio porque la situación de la pandemia no era óptima y la vacunación aún estaba en pañales en la mayoría de los países. Finalmente, tendrá lugar este lunes, y se considera un éxito por el hecho de que se puede celebrar en persona, un golpe inicial a la recuperación de eventos internacionales del más alto nivel.

La situación política del último MWC, el de febrero de 2019, no tiene nada que ver. La edición de este año llega cuatro días después de que el gobierno de Pedro Sánchez perdonara a los políticos encarcelados por proceso y dos días antes del primer encuentro oficial entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat, Pere Aragonès. En 2019, el MWC se celebró en pleno juicio contra políticos en el Tribunal Supremo, el presidente de la Generalitat fue Kim Tora, y en representación del gobierno a la cena asistieron los ministros Nadia Calvinho, Meritzel Battet y Pedro Duque. Este año, además del Primer Ministro, asistieron a la cena inaugural Calvinho y Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo.

La presencia de la cena inaugural del Primer Ministro también es una novedad en este número. En 2018, cuando el PP en el gobierno central -y el gobierno que se constituirá tras las elecciones convocadas por Mariano Rajoy en cumplimiento del artículo 155- la representación recayó en la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Y lo mismo sucedió en 2017, que tuvo lugar meses antes del referéndum del 1-O y el último, en el que los discursos respetaron estrictamente la importancia de la celebración del MWC en Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *