Kidane Zekarias Habtemariam, ‘uno de los traficantes de migrantes más crueles del mundo’, arrestado en Sudán

Para los migrantes de África Oriental, el comienzo del año trajo raras buenas noticias: el arresto del famoso traficante eritreo Kidane Zekarias Habtemariam, el 5 de enero en Jartum, Sudán, durante una operación policial internacional llevada a cabo por los Emiratos Árabes Unidos con Interpol. el hombre es «uno de los contrabandistas más crueles del mundo»según la policía de los Países Bajos, donde figuraba en la lista de los delincuentes más buscados.

Lea también: En Grecia, un refugiado somalí, condenado a 142 años de prisión por tráfico de migrantes, pronto será liberado

Dentro de su extensa red, que se extendía desde Somalia hasta Libia y en la que miles de jóvenes etíopes, eritreos y somalíes transitaban hacia Europa cada año, «Kidane» hizo la vida un infierno para los candidatos al exilio: torturando, violentando y brutalizando a los jóvenes migrantes para extorsionarlos. de ellos. «Es un demonio»dijo Meron Estefanos, un defensor de los derechos de los inmigrantes eritreos.

Reconocido en las calles de Addis Abeba por un migrante al que él mismo había torturado, Kidane fue arrestado por primera vez en Etiopía en 2020. Procesado por trata de personas, logró escapar de la corte del gobierno federal en Addis Abeba un año después. Con la complicidad de los policías, se había cambiado de ropa en los baños del juzgado antes de abandonar el edificio de incógnito. Meses después, Etiopía lo condenará en rebeldía a cadena perpetua.

rescates exorbitantes

Dos años, aunque a la fuga, el contrabandista continuó su tráfico casi en silencio en las rutas de contrabando que recorren los desiertos de Sudán y Libia. “Pasó la temporada de contrabando, de abril a septiembre, en Libiaexplica Meron Estefanos. El resto del tiempo estuvo haciendo negocios en los Emiratos Árabes Unidos”. donde residía. Kidane Zekarias, de 39 años, fue objeto de dos notificaciones rojas de Interpol, la máxima prioridad para la policía internacional. En su extensa red de extorsión, usó los Emiratos como centro, cargando rescates exorbitantes de familias inmigrantes en una cuenta bancaria local. La justicia emiratí lo especifica precisamente por actos de malversación.

Holanda, por su parte, exigió su extradición por trata de personas entre África y Europa. «Su arresto es una gran victoria para la justicia holandesa e internacional, el tipo de avance que hemos estado esperando durante años», asegura en el anonimato un miembro de la oficina del Fiscal General de los Países Bajos, que actualmente se encuentra decidiendo el caso de uno de sus asociados. Porque el juicio de » Welid” (nombre real Tewelde Goitom), otro contrabandista eritreo, acaba de comenzar frente a la corte de Zwolle, una ciudad ubicada a 80 km al este de Ámsterdam. El hombre está obligado por participación en una organización criminal, trata de personas, toma de rehenes, extorsión y violencia, incluida la sexual..

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores «Me arrepiento de todo, me arrepiento de venir a Europa»: en Dunkerque, prisión para contrabandistas iraníes tras un naufragio mortal

En el desierto de Libia, los dos hombres han reinado el terror durante mucho tiempo. En su base de Bani Walid, al sur de Misrata, Welid y Kidane encerraban a los migrantes a los que les colgarían el cruce del Mediterráneo para extorsionar mejor a sus familias. “Kidane estaba al frente de un campamento en Libia por donde transitan miles de migrantes. Muchos no sobreviven». dijo la policía holandesa. Epicentro del tráfico de migrantes en los últimos años, el campo de Bani Walid a veces ha sido apodado «el pueblo fantasma» por la cantidad de candidatos al exilio que allí murieron bajo el dominio de los contrabandistas.

Selam* estuvo dos años allí, en 2017 y 2018. «El infierno en la tierra», dice por teléfono desde Estados Unidos, donde ha obtenido el estatus de refugiada. A los 15 años, el adolescente quería escapar del servicio militar, obligatorio en Eritrea. En Asmara, su familia paga entonces 6.000 dólares a cambio de la promesa de llegar a la costa siciliana. Pero una vez en Libia, el camino de la joven Selam se cruza con el de Kidane, su futuro torturador, quien pide a sus familiares 7.000 dólares adicionales por la travesía. “Le dije que no podía pagar, que mi madre había muerto, que todo el dinero de la familia se había ido al funeral y me respondió: ‘Si no das el dinero, te unes pronto’. ella recuerda.

“Una hiena que se excita al ver sangre”

Esclava sexual de Kidane durante seis meses, Selam todavía se somete a una cirugía reconstructiva en los Estados Unidos. “Nos violaba a diario, nos torturaba y apagaba sistemáticamente sus cigarrillos en nuestra piel. » El hombre muestra una crueldad ilimitada, filmando la tortura usando su teléfono para asustar mejor a las familias y obtener rescates de ellas. «Es un animal, una hiena que se excita al ver sangre»dijo Selam.

Este tipo de comercio de seres humanos del Cuerno de África ha sido objeto de un documental, viaje a la barbarie (Premio Albert-Londres 2015), que describe el calvario de los jóvenes candidatos al exilio a manos de contrabandistas dispuestos a todo para rescatarlos. Kidane, Welid y la red de contrabandistas eritreos aprovecharon el colapso de la Libia posterior a Gaddafi para instalar allí su plataforma. “Hoy existen 20 centros de detención, oficiales y no oficiales, y redes clandestinas de prisiones que supuestamente son controladas por milicias », asegura Mohamed Auajjar, relator de la misión investigadora del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Libia. El año pasado, Médicos sin Fronteras (MSF) estimó en 600.000 el número de migrantes varados en Libia, entre ellos, decenas de miles son del Cuerno de África, donde intentan escapar del servicio militar en Eritrea o de la amenaza de los yihadistas de Chabab. en Somalia.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Desde el este de Libia, se reabre una ruta migratoria en el Mediterráneo

“Estos dos arrestos enviaron una fuerte señal a los hombres que pensaban que eran intocables”asegura Meron Estefanos, esperando que le pongan un «paro» trata de seres humanos desde Eritrea. En Libia, por el contrario, el tráfico se beneficia del calado creado por la guerra civil. Desde el año pasado, se han abierto nuevas rutas migratorias en Cyrenaica.

* El primer nombre ha sido cambiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *